Despertador Online

de

del

Entre la espera y la esperanza

Por Jorge Abalo

Compartir

septiembre 23, 2013

 

Después de muchos años, él vuelve a ver los retazos de las películas censuradas, en las que grandes artistas sencillamente se besan. Sentado en una butaca, como antaño, los ojos comienzan a llorar y su alma a emocionarse. Es un mensaje de libertad, ni más ni menos, como el lugar que lo cobijó tanto tiempo; el cine de su barrio.

 

c3

 

 

c5

 

El cine que también existió en este pueblo, y que se vino abajo, (motivo o excusa para otro relato), pero que treinta años después apareció en forma de casa de cultura e historia, nuevamente para congregarnos.

Allí estuvieron todos, santos y demonios, ricos y pobres, oligarcas y trabajadores, jóvenes y grandes. Dicen que es el nuevo Estado, que es la presencia del Estado, que está llegando a todos lados. Yo prefiero decir, que es la fuerza del pueblo, que convirtió un pedazo de tierra salitrosa en un lugar para la cultura. Y como dijo el chango, o el negro cuando cantaron en diferentes momentos, entre el viernes y sábado pasado, ante tamaño espectáculo, como la inauguración de una simple casa de Cultura, “la memoria siempre es oportuna”.

c1
Es por eso, que la inauguración de la Casa de la Historia y la Cultura “Juanita Vera” es una gran oportunidad. Una gran conjunción entre lo nuevo y lo por venir, entre el presente y el futuro. Entre la memoria que nos llena de orgullo y la mirada hacia adelante que nos llena de esperanza.

 

c4

 

 

Y es que esta inauguración, marca un hito en la cultura del departamento y nos hace repensar a cada instante, adonde vamos, y qué estamos haciendo, porque en definitiva, somos eso, hacedores de cultura. Desde el primer trabajador rural hasta el último productor.

c2

 

Lavalle necesitaba salir de ese aislamiento al que estábamos condenados por nosotros mismos, y también por décadas de malas políticas.
Y precisamente, la cultura, a través del arte era la forma para hacerlo. También el reclamo, si saben a qué me refiero. Y en el reclamo de lo por venir, por gritar existencia, no hay nada mejor que rescatar lo nuestro, y como síntesis, lo de todos, lo que nos da identidad. Porque la casa congrega, cobija, educa y también repara.


Comentarios

Mas Noticias