Despertador Online

de

del

Palabrerío


3 octubre, 2013

Una reparación histórica necesaria

  •   Por El Despertador

           

Según la Real Academia Española el término “deuda” significa: “obligación que uno tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otro una cosa”. Pero cuando se le agrega al término deuda, la palabra ecológica, implica que esa deuda nace del daño ambiental.

El Departamento de Lavalle ha sufrido por años daño ambiental e, indudablemente como toda deuda exige una reparación o un pago. Así lo entiende la propia Constitución Nacional en su Artículo 41: Este artículo dice,… “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de generaciones futuras y tienen el deber de preservarlo”. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio cultural, de la diversidad biológica y a la información y educación ambientales.

 

Trataremos de realizar una breve reseña de la problemática ambiental lavallina y comenzaremos con el agua, un bien invaluable:

 

Por sus condiciones topográficas el Departamento de Lavalle, es el receptáculo natural de la mayor parte de los cursos naturales de agua, canales de riego, de drenaje y aluvionales del norte de la provincia de Mendoza. A raíz de la naturaleza de sus suelos y su escasa pendiente, el escurrimiento y percolación de los caudales que arriban a la zona es extremadamente lento, produciendo condiciones ambientales que originan crecientes problemas, tales como: la contaminación de acuíferos, ascensión de napas superficiales, salinización de suelos, problemas sanitarios como la proliferación del mosquito, etc. Coadyuvan a esto las deficiencias operativas de los sistemas de riego y el trasvasamiento a estos cauces de agua provenientes de deshechos cloacales (Plantas Depuradoras Paramillo y Campo Espejo) e industriales(Canal Pescara). A esto debemos agregarle una nueva problemática el fenómeno de Aguas Claras (Represa Potrerillos). La retención de los sólidos arrastrados y la decantación de parte de los suspendidos en el embalse puede aumentar el potencial erosivo aguas abajo. Esta erosión puede provocar problemas en el directo a la napa freática, la que inmediatamente tiende a subir su nivel provocando la asfixia radicular y el progresivo deterioro del vegetal hasta su muerte.   Las tierras afectadas por este fenómeno se vuelven totalmente improductivas.   Es alarmante para nuestro departamento ya que existen zonas que han comenzado a presentar síntomas de ésta problemática

 

 

DESAPARICIÓN DE LOS HUMEDALES: LAGUNAS DE GUANACACHE

 

“Es sabido que las lagunas de Guanacache constituyeron un importante sistema ecológico que dio sustento a una cultura indígena y fue la fuente de provisión de alimentos básicos para los primeros colonizadores. Todo este ambiente natural fue río, en los canales no revestidos y en las áreas bajo riego de cabecera de los canales.   La ausencia de sedimentos en suspensión facilitan la infiltración e los cauces y en los sistemas de riego, realizando un aporte directo a la napa freática, la que inmediatamente tiende a subir su nivel provocando la asfixia radicular y el progresivo deterioro del vegetal hasta su muerte.   Las tierras afectadas por este fenómeno se vuelven totalmente improductivas.   Es alarmante para nuestro departamento ya que existen zonas que han comenzado a presentar síntomas de ésta problemática reduciéndose en tanto el recurso hídrico era utilizado de manera creciente aguas arriba, hasta llegar a la situación actual en la cual las lagunas de Guanacache reciben agua solamente cuando existen importantes excedentes hídricos.” ( Armando Llop.”Acciones para el manejo ambiental de Lavalle” agosto 2.006)

La ley 23.919 en su artículo 4, incisos 2 y 3 hablan de fomentar la conservación y protección de los Humedales.

 

DEFORESTACIÓN

 

Estudios de historia ambiental  demuestra la degradación del bosque de algarrobo en la llanura. Este fue talado y utilizado para la conformación del oasis vitivinícola.

La deforestación alcanzó una gran dimensión a causa del trazado ferroviario. Se ha estimado que en el plazo de 35 años (1.901 – 1935) la cantidad total de productos extraídos a raíz del tren significó 198.550 hectáreas deforestadas. (Mendoza una provincia Natural 1.998).

 

Solemos olvidar que el Derecho es, precisamente, el modo en que la sociedad se organiza. Y la constitución es la primaria y más alta síntesis de los principios elegidos por un pueblo para auto-regularse. Según como normemos el uso del agua, del aire, de la energía, de la tierra y la relación del hombre con la flora y la fauna, podremos ser libres, soberanos y progresistas.

Y el modo en que nos organizamos es el espejo o la resultante de la concepción ética que tenemos como sociedad. Lo dice mejor el Licenciado Roberto Sastre “el ambiente es, a la vez, un bien ético y un bien económico que debe ser jurídicamente protegido. El derecho ambiental no puede prescindir de los valores éticos inherentes a la cultura”.(El medio ambiente en la reforma de la constitución de Mendoza)                                                                                                                                                                                                                                                                                    En lo sucesivo daremos detalles específicos respecto de cada una de las problemáticas que afectan a nuestro departamento, de manera tal que éstos inconvenientes que históricamente nos afectan sean de conocimiento de toda la población.

Cabe destacar que en la actualidad se está llevando adelante un pormenorizado estudio de todos y cada uno de los inconvenientes causados a Lavalle, y para éste trabajo colaboran con un marcado y invalorable ntas instituciones públicas, provinciales y nacionales, como así también organizaciones de la sociedad civil; entre las que podemos citar al INTA, Asociaciones de Inspecciones de Cauces, Federación de Entidades Intermedias de Lavalle, OIKOS red ambiental,  Instituto Argentino de Investigaciones en Zonas Áridas (IADIZA) perteneciente al CRICYT, Universidad Nacional de Cuyo, Instituto Nacional del Agua (INA); Legislatura Provincial, el Honorable Concejo Deliberante de Lavalle y la Municipalidad de Lavalle.

Por Gerardo Vaquer.

 

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Get Website Traffic

Relacionadas


Publicidad

Mas Noticias