Despertador Online

de

del

El valor de votar en Chile, hoy

Por El Despertador

Compartir

noviembre 16, 2013

Una breve opinión personal de nuestro corresponsal en Santiago de Chile sobre la importancia del sufragio en el país trasandino.

   ELECCIONES-EN-CHILEEstamos a puertas de unas nuevas elecciones presidenciales en Chile. Los prismas por donde se observan cada punto analizable de este acto son tantos como personas hay, y es aquí donde me detengo para que lo mensajes “con efectos electorales puros” se silencien y poder oír “aquellos mensajes que quedarán de uno u otro modo en la historia”. La historia de la vida la podemos dividir en civilizaciones, estas en etapas, las etapas en sucesos, los sucesos en momentos y los momentos en actos, comprendiendo que cada acto responde a un pensamiento o una voluntad. Lo que me dice que mi acto eleccionario podrá y deberá ser considerado en la historia por mínimo que parezca. Un voto, una voz, una voluntad, expresada para decir algo en un tiempo histórico. Histórico, cuando observo que cada candidatura presidencial coincide en los temas eje de sus programas de gobierno, en aquellas áreas comunes como educación, seguridad pública, salud, desarrollo laboral, reforma constitucional, etc. Sin embargo, en una manera no tan evidente, se plantea que en esta reforma constitucional se “deben suprimir los juramentos, símbolos y libros religiosos” que han sostenido por más de doscientos años a una República. Un momento histórico, pero no nuevo, ya que cada civilización predecesora tuvo un nacimiento, un desarrollo y un fín, estando este proceso de caída de las civilizaciones, marcado por una pérdida de los valores que le dieron el nacimiento y el desarrollo. Por eso no cuesta entender que hoy sean juzgados el matrimonio y la vida, valores supremos que han visto menguados a sus defensores, los cuales sienten que hoy ese voto no puede hacer en contra de la inmensa ola política que inundará todo. ¿Qué votamos entonces?, ¿Solo por un presidente o representantes en el congreso?. No, estamos declarando nuestra voluntad en un período histórico, donde la verdad no dirá de aquellos que guardaron silencio ante la sentencia de los valores morales y espirituales de una nación, sino que reconocerá a esas voces, que apoyan o se detractan, pero nunca la historia hablará de los silentes, de quienes ven la vida pasar sin decir aquí estoy yo.

Por: Pablo Severino Estay


Comentarios

Mas Noticias