Despertador Online

de

del

Analía: una muchacha que aprendió a cosechar con sus padres

Por El Despertador

Compartir

enero 22, 2015

Analía Leveque es una de las 15 chicas que se presentaron en la fiesta de la vendimia y se acercó hasta el periódico para charlar con nosotros sobre sus ideas, su visión sobre la vendimia y el significado de su familia entre otras cosas.
Un diálogo alejado de la pintura y los oropeles que suelen regir este tipo de ceremonias. 1Analía, junto a sus padres en el Banco Credicoop, junto a El Despertador

83

85 86

Analía tiene 19 años y cursa el segundo de kinesiología, y aunque en estos últimos días, diario, radios y eventos del departamento han repetido una y cien veces estas cualidades, lo cierto es que esta bella muchacha se ha convertido en una de las más osadas a la hora de reflexionar sobre la vendimia.

“Mi padre me decía que me presentara, pero a mi madre no la convencía mucho, hasta que aceptó” sostiene con una sonrisa en los labios, ante la pregunta de por qué decidió representar a El Plumero”.

Sostiene que “la vendimia le sirve porque hay que aprender a comunicarse, aprender a hablar con la gente, y te acerca a ellos”. También a los niños, a los que dice querer mucho “imagináte que en el festival del Melón y la Sandía, una niña me dijo -SU MAJESTAD- y me encantó ese tipo de relación”.

Analía ha venido a la entrevista sin una gota de maquillaje, con la cara lavada y no ha tenido ningún problema en que le sacáramos cuanta foto quisiéramos, será tal vez porque no necesita ningún aditamento especial para marcar la belleza de su rostro.

No tuvo problemas en expresarse sobre el problema de la producción, es más, su padre que evidentemente es toda una referencia para ella, le dijo “hay que aprovechar este momento para decir lo que pasa con los productores”, con lo que Analía concuerda. Este cronista le pregunta si estas cuestiones se charlan en la mesa. “Son cosas que se charlan en la mesa familiar constantemente, imagináte que mi padre trabaja en una finca importante como lo es Orfila, que junto a Marañón y Vaieretti son las fincas que más empleo generan en El Plumero. De la finca que trabaja mi viejo dependen cincuenta familias, por lo tanto es parte cotidiana en el hogar. “Hoy los productores están atravesando una situación difícil y creo que hay que hacer esfuerzos para resolverla”.

“Cuando era chica yo también cosechaba, pero a mi padre no le gustaba mucho como lo hacía, así que terminaba entregando las fichas, por eso se fielmente lo que es la cosecha”. Sin embargo, afirma Analía “hay que agregar que Lavalle ha crecido también mucho en estos años, ha habido muchas obras que han beneficiado mucho al departamento, el hospital en Costa, la impermeabilización de los cauces en esta zona, el acueducto del secano que son millones de pesos es muy bueno, los asfaltos que se están haciendo por nombrar algunas, es muy bueno”.

Cabe destacar que Analía tiene dos hermanos, Matías y Macarena. “A Macarena la tengo que nombrar porque sino se va a enojar conmigo, Matías no se preocupa mucho por estas cosas. Cabe resaltar que esta joven estuvo acompañada por Gabriela Sotelo, que desde hace tiempo viene trabajando mucho como referente del lugar, y de la cual Analía está muy agradecida, porque la acompaña todo el tiempo.

Finalmente Analía agradeció e invitó a todos a disfrutar estas fiestas y a unirse en pos del crecimiento.

¡Salud!


Comentarios

Mas Noticias