Despertador Online

de

del

Deportes


2 febrero, 2015

Boca se quedó con el segundo suplerclásico de forma contundente

  •   Por El Despertador

           

Los dirigidos por arruabarrena hicieron desde el primer minuto las cosas bien, desplegaron un buen fútbol que hizo dejar a river muy mal parado, sin chances de poder jugar. solo hubo un equipo que se llevo por delante al rival y dejo con ocho jugadores,  una goleada no para el olvido, si no para recordar.

0012154767 (1)

La ráfaga xeneize marcó diferencias tan grandes que la historia se cerró mucho antes del final de la primera etapa. Algo tan inusual entre ellos que costaba distinguir entre fantasía y realidad.

Se vio una paliza en apenas media hora. Fue el tiempo exacto en el que Boca midió los tiempos y dejó demasiado atrás a River: 3-0. Los méritos xeneizes fueron grandes como el mismísimo Malvinas Argentinas. Es cierto que ayudaron las distracciones de los millonarios, que, de a ratos, entre tantos desatinos, le dejaron el campo abierto al conjunto dirigido por el Vasco Arruabarrena. Entre ellas la expulsión del uruguayo Mayada, por doble amarilla, en el medio de la confusión. Y no hizo falta carteles indicadores para saber dónde quedaba el arco de Barovero. Pero fue Boca el que forzó las equivocaciones de River con una presión tan grande como eficaz.

También importaron los contextos. Por primera vez en los últimos tiempos River llegó con las defensas bajas. Lo había impresionado la derrota de la semana pasada con una formación xeneize alternativa (1-0) y, aunque ninguno lo confirmó, la palabra desquite deambuló por la mente de varios en el plantel dirigido por Gallardo.El ánimo azul y oro, en cambio, estaba al tope no sólo por el éxito en el superclásico, sino por haber salido airoso en el desempate con Vélez (1-0). Con el terreno allanado en la clasificación a la Copa Libertadores, en un grupo más accesible de lo que se imaginó, Boca empezaba a sentirse otra vez en la pole position. Hacía mucho que eso no pasaba. Y aceleró hasta quién sabe dónde, con dos laterales con mucha proyección; con Gago como volante de contención, con Pablo Pérez y Cristaldo como laderos, y con tres atacantes incansables, Palacios, Gigliotti y Chávez. Varias veces jugó 4-3-3, aunque, por características, fue más ofensivo que nunca.

Formaciones:

River: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangoni; Camilo Mayada, Matías Kranevitter, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Teófilo Gutiérrez y Rodrigo Mora, SuplentesBalanta, Pezzella y Sánchez. ‘Pity’ Martínez.  DT; Marcelo Gallardo

Boca;  Guillermo Sara; José Fuenzalida, Daniel Díaz, Marco Torsiglieri, Luciano Monzón; Pablo Pérez, Fernando Gago, Franco Cristaldo; Sebastián Palacios y Andrés Chávez.Suplentes:  Vadalá, Betancour, Castellani y Emanuel Gigliotti  . DT: Rodolfo Arruabarrena .

Estadio; Estadio Malvinas Argentinas

Arbitro;  Diego Abal

Expulsados: Camilo Mayada, Carlos Sánchez y ‘Teo’ Gutiérrez .

El fútbol es el deporte más lindo y cambiante de todos. Y sino que lo diga Boca, que arrancó el año pensando en revertir los ocho clásicos sin ganarle a River. De esa historia triste del 2014, con el agregado de la eliminación en la ‘semis’ de la Sudamericana ante el “Millonario”, a éste 2015 con triunfo 1 a 0 en Mar del Plata, clasificación ante Vélez a la Copa Libertadores y una aplastante victoria ante los de Núñez por 5 a 0 hoy, en un resultado demoledor.

Y ni siquiera hay que pensar en el 2014, porque Boca era un escándalo hace poco menos de un mes, tras ser goleado por Racing 4 a 1 en el primer amistoso de verano. Ahora, el ‘Xeneize” de Rodolfo Arruabarrena es pura felicidad y todo lo contrario River, que llegaba feliz por el 4 a 0 ante Independiente y en menos de una semana se volvió un ‘infierno’ su 2015, tras caer ante los suplentes de Boca en Mar del Plata y ser humillado hoy en Mendoza. En ambos casos, con Gallardo poniendo los titulares.

Por cómo empezó el primer tiempo, nadie imaginaba que iba a ser goleada de Boca. Primero porque el “Xeneize” arrancó dando espacios, que River no los pudo aprovechar por poco. Sin ir más lejos, Jonatan Maidana y Ramiro Funes Mori tuvieron tiempo para probar desde lejos y exigir a Guillermo Sara. No obstante, las dos atajadas del arquero fueron sólo eso, porquea partir de ahí se empezó a ver otro encuentro, que fue con los de la Ribera siendo precisos en cada ataque y con un espanto defensivo del elenco de Núñez.

El primer error finalizó en gol de Boca, debido a que Jonatan Maidana se resbaló ante un pase de Ramiro Funes Mori y el balón le quedó servido a Franco Cristaldo, el juvenil que había sido el autor del tanto del triunfo en Mar del Plata hace unos días y que ahora volvió a convertir, ya que Maidana no lo pudo alcanzar y vio como el joven mediocampista clavó el balón arriba del arco de Marcelo Barovero. Y esto no fue todo, porque lo peor estaba por venir en el conjunto de Gallardo.

Pasaron los minutos y la defensa de River era una autopista. Pase al medio para Sebastián Palacios, el joven que regresó de Arsenal por la lesión de Cristian Pavón, y 2 a 0 para el “Xeneize”, tras la gran definición del volante. Encima, como si esto fuera poco, Sara le tapó el descuento a Funes Mori y los del ‘Vasco’ Arruabarrena ampliaron el marcador con el gol de Andrés Chávez, quien entró tan solo como Palacios (el de la asistencia) para establecer una goleada inesperada.

Además, la diferencia no fue mayor porque Boca no estuvo fino en algunas acciones, en las que Chávez o Fuenzalida no tuvieron la frialdad para cerrar la jugada. Y eso que Gigliotti no tuvo acciones de gol en un equipo que se ‘divirtió’ ante un mediocampo que no paró a nadie(Kranevitter estuvo muy solo) y que en defensa mostró total lentitud, además de los espacios en el sector derecho sobre todo. Sin ir más lejos, Camilo Mayada -quien estuvo en lugar de Carlos Sánchez- tuvo muy poco retroceso y se fue expulsado por doble amonestación, dejando así a los de Núñez con diez.

En el complemento, Gallardo se mostró muy molesto por lo hecho en los 45 minutos y realizó tres cambios. Sacó a Maidana, Vangioni y Mora, quienes fueron reemplazados porBalanta, Pezzella y Sánchez. Sin embargo, al ‘Muñeco’ no le salió bien la idea, porque el uruguayo se fue expulsado por exceso verbal y así River se quedó con nueve jugadores. No obstante, el entrenador del conjunto de Núñez decidió enviar a la cancha a ‘Pity’ Martínez en lugar de Leonardo Pisculichi. Pero de mucho no sirvió el ingreso del ex Huracán, ya que el ‘Xeneize’ manejó el balón con los jugadores de más.

Arruabarrena sacó a Palacios, Cristaldo y Chávez, los autores de los goles. Y a pesar de que mandó a juveniles como Vadalá y Betancour, más el ingreso de Castellani, el conjunto de la Ribera siguió dominando con tranquilidad. Y si había diferencia 11 contra 9, ni que hablar cuando ‘Teo’ Gutiérrez cometió una falta sin pelota, vio la segunda amonestación y dejó a un River descontrolado con ocho futbolistas. Por este motivo, Boca se decidió esperar y jugó de un lado para el otro el balón, esperando la chance para acelerar. Finalmente, el que se decidió a convertir un gol más fue Jonathan Calleri, quien ingresó por Gigliotti y con una sutil definición colocó el balón al palo izquierdo de un Barovero que solamente pudo mirar.

Y eso no fue todo, porque Rodrigo Betancur se dio el gusto de anotar el quinto gol a poco del final, marcando así una goleada histórica en los ‘Superclásicos’ de verano, debido a que las máximas diferencias habían sido un 4-0. Para suerte de River, el partido finalizó a los pocos minutos, porque desde el quinto hasta el cierre, el “Xeneize” estuvo a un paso de anotar la media docena. No obstante, ya había hecho historia y el papelón de los de Núñez estaba hecho en Mendoza, donde se cerró un encuentro que será recordado por mucho tiempo.

River sigue en una zona de apagón. Las luces de antes no se encienden. El medio campo genera poco juego y los delanteros parecen en otra cosa. Además, si los defensores tienen errores tan gruesos no queda otra más que la caída. Boca todavía no tendrá la luminosidad pretendida, pero jamás se desconecta. Al menos, eso intento en todos los partidos de verano. Marca, concentración y más marca. Después, juego rápido, si puede, a un toque, como anoche, con velocidad y precisión. La idea es la misma con el equipo base o con algunas piezas de recambio. Todos intentan. Todos van y vienen. Funes Mori hizo un peligroso pase atrás, Maidana pisó en falso y Cristaldo se escapó al gol. Después, tras un córner para River, el contraataque terminó en la red con un pelotazo de Chávez para Palacios. Y, más adelante, Kranevitter se equivocó en un pase y Palacios le devolvió la gentileza a Chávez. Así de fulminante fue Boca.

River no controló los nervios. Sólo así podrá entenderse la expulsión de Sánchez, en apenas 11 minutos en el campo. Boca tocó la pelota de un lado a otro con la diferencia numérica. Los dirigidos por Gallardo hicieron lo que pudieron para no recibir más goles. Sobre todo cuando Teo también vio la tarjeta roja. Arruabarrena pidió más y más. Calleri aumentó la cuenta con un tiro a colocar. Y Bentancur, de cabeza, la cerró. Terminó por paliza.

Fuenteswww.canchallena.lanacion.com.ar  / www.infobae.com/

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Get Website Traffic

Relacionadas


Publicidad

Mas Noticias