Despertador Online

de

del

NI UNA MUJER MENOS DESAPARECIDA EN DEMOCRACIA

Por El Despertador

Compartir

septiembre 8, 2015

Un mensaje de todos los colectivos que han apoyado la lucha por justicia para las mujeres desaparecidas, en víspera de la sentencia por el caso de Soledad.

JOHANA sOLEDAD GISELA

 

 Soledad Olivera, Johana Chacón, Gisela Gutiérrez y todas las mujeres que nos desaparecieron…¿dónde están? No las olvidamos, seguimos luchando.

 

Son 47 meses sin Soledad, 36 meses sin Johana y 2 meses sin Gisela. ¿Ni una menos? Ni una menos es QUE ESTEMOS TODAS – VIVAS – QUE NO FALTE NINGUNA – NUNCA MÁS. Este Martes 8 de Septiembre a las 8:30 en las escalinatas del Poder Judicial de Mendoza, convocamos a todas las organizaciones sociales y políticas, y a la sociedad en su conjunto, a asistir al dictamen de la sentencia en el último día del Juicio oral por la desaparición de Soledad Olivera.

Soledad desapareció el 18 de noviembre de 2011 en el distrito Tres de Mayo, Lavalle. En ese momento, trabajaba en una finca y tenía 28 años. Tiene tres hijos. La Justicia tomó el hecho como un caso de averiguación de paradero y  no investigó hasta pasados once meses cuando, el 4 de septiembre de 2012, otra desaparición ocupó los titulares de los diarios, de la televisión y de la radio. El “caso” era Johana Chacón, una niña de trece años que desapareció al volver de la escuela “Virgen del Rosario”. Desde entonces, las movilizaciones que la escuela ha impulsado son incontables. Las respuestas, pocas e insuficientes. Gisela tiene 24 años y desapareció de su casa el día 19 de Julio de 2015 en el Barrio La Favorita. Tiene tres hijxs  y está embarazada de cinco meses. Antes de su desaparición, había vivido situaciones de violencia doméstica y  fue víctima de abuso sexual. Después de un mes y medio, no hay novedades. Gisela no aparece. Johana y Soledad, tampoco.

La falta de justicia en la vida de las mujeres pareciera que no conmueve. Menos aún si se trata de mujeres pobres, que viven en barrios populares o en zonas rurales. Mujeres que se ven expuestas a condiciones de inseguridad que instalan la violencia machista y patriarcal como una realidad cotidiana en sus vidas. Mujeres a quienes el Estado debería defender, garantizar su integridad en tanto humana; pero al contrario: las olvida, las oprime y  responde con silencio cómplice ante la vulneración de sus derechos.

Ante todas estas formas de violencia misógina, decimos BASTA y exigimos justicia.

Denunciamos la omisión y desinterés del Estado por los derechos de las mujeres y, en particular, de las mujeres  pobres.

El Estado, a través de sus instituciones, tiene responsabilidad directa en las desapariciones de mujeres en esta provincia. Su obligación, como indica la ley, es prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Cumplir con las leyes de la Nación no es una opción, es una obligación. Incumplirlas es un delito. En la actualidad, Mendoza es líder en la vulneración de los derechos de las mujeres. Una vergüenza nacional.

Mañana, la Justicia tiene la oportunidad histórica de mostrar que el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias no son sólo palabras vacías. Tiene la oportunidad histórica de mostrar a la sociedad en su conjunto que los derechos de las mujeres también son derechos humanos.

 

Jueces Roberto Uliarte, José Valerio y Mateo Bermejo, ¿qué sentencia van a dar?

No queremos más sentencias machistas.

Para Soledad, Johana y Gisela,

¡JUSTICIA YA!

NI UNA MUJER MENOS DESAPARECIDA EN DEMOCRACIA.


Comentarios

Mas Noticias