Despertador Online

de

del

Desarraigo de las cepas y desarraigo de los hombres

Por El Despertador

Compartir

16 septiembre, 2015

Argentino Medina

Con la mezcla de sensaciones encontradas, bronca, dolor y despojo, siento, cuando escucho que se vende una finca tras otra del lugar donde me tocó y elijo día a día vivir. Más aumentan estas sensaciones cuando pregunto qué chacarero las compró, quien hará trabajar estas tierras fértiles, llenas de vida; y sólo escucho como respuesta, “no, las compraron para invertir, para aumentar su patrimonio”.

En fin una finca más que pierde su más valiosa función, la de dar trabajo a tantas personas del lugar las cuales lo hacen de sol a sol como sus padres le enseñaron, trabajo que arraiga al lugar de permanencia, y que es el mismo que yo elegí para vivir.

¿Hasta cuándo? Quién se hará eco de esta necesidad de que no sigan perdiéndose estas enormes fuentes de trabajo para muchas personas, la única. Hoy en día siento, que se los está olvidando dándoles como única opción la de convertirse en obreros golondrinas teniendo que abandonar sus familias por largos períodos para trabajar tierras lejanas que en otros lugares todavía cuidan y protegen. Se necesitan leyes que regulen esta situación que las tierras que sean productivas no se vendan para enriquecer patrimonios, negando o dejando de lado la posibilidad de que las personas del lugar crezcan económicamente por medio del trabajo de las mismas.

Hay que cuidar los pequeños pueblos, esos que viven en comunidad y también forman parte de la sociedad, y como principal objetivo propongo hacer foco en su fuente de trabajo madre, la agricultura.

Es por ello que se les pedimos a aquellas personas que están facultades para revertir esto que se involucren en el tema no dejándolo pasar por alto, entre ellos concejales del H.C.D, senadores y diputados tato provinciales como nacionales y todas las personas que puedan tomar cartas en el asunto, independientemente del color político al que pertenezcan.


Comentarios

Mas Noticias