Despertador Online

de

del

Un equipo que no encuentra el rumbo

Por Jorge Abalo

Compartir

15 octubre, 2015

En pleno camino a Río 2016, las Leonas volvieron a cambiar de DT: entra Minadeo y sale Capurro; conflictos que no cesan.

De tan inestable, el seleccionado femenino de hockey sobre césped se convirtió en nitroglicerina: siempre a punto de explotar. Sólo el talento y la ambición deportiva de las Leonas disimuló un derrumbe mayor, pero el rumbo se extravió en los últimos tres años con contramarchas permanentes, en un triángulo de conflictos que involucró a dirigentes, cuerpos técnicos y jugadoras.

liga-mundial-de-hockey-sobre-cesped-2104954w620

Cuando todo debería estar encaminado hacia la final de la World League de Rosario (del 5 al 13 de diciembre), y fundamentalmente a los Juegos Olímpicos, se produjo el despido de Santiago Capurro, el DT, y en su reemplazo estará Gabriel Minadeo, que había tomado las riendas del equipo entre 2005 y 2008 y que actualmente se desempeñaba como coordinador general, en un trabajo en conjunto con Capurro.

Mario Galliano, el dirigente de mayor peso hoy en la Confederación Argentina de Hockey ante la licencia de Aníbal Fernández, fue tajante para explicar la salida de Capurro: “Simplemente se buscó rectificar el rumbo. Y si hay que hacerlo cada dos meses, lo haremos”. Su postura se contradice con las palabras que había vertido en un comunicado oficial de la entidad del 27 de agosto pasado: “A menos de un año de los Juegos Olímpicos y a sólo tres meses de la final de la Liga Mundial, tenemos que buscar tirar todos para adelante. En caso de que haya que realizar alguna corrección, se hará una vez finalizado el ciclo olímpico, no antes”. En verdad, estas últimas líneas estuvieron dirigidas en respuesta a las críticas del periodismo, un punto que a la CAH le preocupa especialmente y que no puede asimilar, después de tanto tiempo disfrutando de grandes conquistas.

Lo cierto es que el período de Capurro estuvo signado por resultados insuficientes y renuncias de jugadoras. Después de un arranque ideal a fines de 2014, con el título del Champions Trophy de Mendoza, todo se hizo cuesta arriba, paralelamente al retiro de Luciana Aymar. El ex delantero de Ciudad de Buenos Aires privilegió a la sangre joven y dejó de lado a varias experimentadas, como Daniela Sruoga, Mariela Scarone y últimamente a Macarena Rodríguez, que ejercía como capitana. Sin embargo, después de la frustración en los Juegos Panamericanos de Toronto, en donde a la Argentina se le escapó la medalla de oro en la final ante Estados Unidos, Capurro sorprendió al rescatar a Claudia Burkart, de 35 años, que se había retirado del seleccionado hacia cinco temporadas. Este andar zigzagueante, al que se le agregaron el fracaso de no haber conseguido el pasaje a los Juegos Olímpicos en forma directa -el equipo terminó 4° en las semifinales de la World League de Valencia- y el malestar de varias jugadoras, precipitó la salida.

Las piezas se seguirán moviendo como en un tablero de ajedrez. Es probable que Minadeo recupere alguna de las pérdidas, como en el caso de Macarena Rodríguez, aunque la mendocina no quiere generarse muchas expectativas. “La ilusión de volver está, pero no creo que Gaby me convoque”, se sinceró en Sportia. Se desconoce qué puede suceder con Rosario Luchetti y Silvina D’Elía, dos fuertes referentes que en su momento dieron el portazo. Muchos nombres suenan para reforzar el plantel, pero mientras tanto sigue la cuenta regresiva para Río 2016.

Desde abril de 2013 -fecha en que asumió Aníbal Fernández como presidente de la CAH- se sucedieron tres técnicos, Emanuel Roggero, Carlos Retegui y Santiago Capurro, y en todos los casos hubo fuertes rispideces entre el cuerpo técnico y el plantel. Esta coyuntura obliga a pensar si es necesario que los dirigentes generen un consenso con las jugadoras antes de designar a un nuevo entrenador, para evitar males mayores durante el transcurso del ciclo. Envalentonadas por los éxitos deportivos, ganados por mérito propio, las Leonas alcanzaron una porción muy grande de poder en la toma de decisiones. Así, los roles se confunden y dejan un tendal de heridos como saldo.

Ese “tirar todos para adelante” que reclama la CAH es lo que justamente no se pregona desde adentro, a juzgar por los chispazos que vienen sucediéndose puntualmente cada unos meses. La gloria reciente llegó por la cohesión de las tres partes, un atributo que parece haber de-saparecido en el deporte que logró cuatro medallas olímpicas consecutivas..


Comentarios

Mas Noticias