Despertador Online

de

del

Deportes


22 octubre, 2015

Un buen resultado para la vuelta

  •   Por El Despertador

           

River tuvo que batallar más de la cuenta, pero finalmente le ganó 3 a 1 a Chapecoense en el Monumental. Carlos Sánchez, en dos oportunidades, y Leonardo Pisculichi marcaron para el Millonario, mientras que Maranhao anotó para la visita. La semana que viene se jugará la revancha de la serie en Brasil.

River fue dominador claro en la primera parte por rapidez y agresividad en ataque. Al equipo de Gallardo le costó entrar en juego, pero de a poco, y mediante la pelota parada, metió al rival en su campo.

A partir de los 15 minutos, con los anticipos en el medio y con Luis González como generador de juego junto a algunas apariciones de Leonardo Pisculichi, comenzó a inclinar la balanza a su favor.

El gol se produjo con una jugada del defensor Milton Casco, en pared incluída con ‘Lucho’ González, cuya escalada generó el centro al ras del piso que conectó Sánchez con un remate preciso al ángulo inferior derecho del arquero Danilo, dubitativo en los centros que envió el Millo en jugadas previas.

Con Sánchez enchufado, González y Pisculichi participativos, Matías Kranevitter impasable, a River solo le faltó que Mora y especialmente Sebastián Driussi entraran en sintonía para aumentar la ventaja.

River pudo haber ampliado el marcador cuando Pisculichi recibió de Rodrigo Mora, quien ofició de pivote, pero su remate dio en un defensor brasileño y se perdió al córner (35min).

Chapecoense, un equipo limitado en jerarquía y técnica, era superado por River en toda la cancha, pero un error en cadena de la defensa Millonaria le sirvió un empate impensado.

El colombiano Éder Álvarez Balanta, de flojo partido, falló en el despeje fuera del área, Casco no pudo con Wiliam Barbio y éste habilitó a Maranhao, quien le ganó la espalda a Jonatan Maidana y definió de caño ante la salida de Marcelo Barovero.

A River le costó volver al partido y en la segunda parte, con el correr de los minutos, recuperó protagonismo, pero aún sin buen juego como en el primer tiempo, tuvo el segundo con el remate de Maidana, tras tiro libre de Pisculichi, que pegó en el palo derecho (14min).

Piscu apareció cuando River más lo necesitaba y como en los partidos decisivos del año pasado en este mismo certamen, apeló a su notable pegada. A los 17 minutos, de tiro libre, con pie izquierdo en una posición más apropiada para un diestro, sacó un remate que se clavó en el ángulo superior derecho del sorprendido Danilo .

 

A cinco minutos del final, cuando River se chocaba consigo mismo, con sus falencias en las creaciones y el reloj, encontró el gol con una serie de rebotes del inseguro Danilo. El mérito estuvo en Driussi, quien peleó una pelota que parecía perdida y se la cedió a Sánchez, la figura de la noche, que solo la empujó a la red para tranquilidad.

Fuente: Télam

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias