Despertador Online

de

del

Deportes


12 noviembre, 2015

Llegó la mexicana Ávila para enfrentar a Yésica

  •   Por El Despertador

           

Van en la pelea de fondo del sábado. La azteca arribó este miércoles para pelear con el Bombón Asesino, en pleito sin título en juego y a 10 rounds.

 boxeo.jpg_35960795

Sólo algo le faltaba a la organización de la esperada Noche de Reinas, festival boxístico donde volverá a pelear Yésica Marcos buscando su mejor forma para defender próximamente la corona, y era la presencia de la rival para la pelea de fondo. Este miércoles se completó el “álbum de figuras” que animará la buena velada de boxeo de este sábado al arribar la mexicana Miriam Ávila.

Tras una gran demora en el avión que la traía del DF mexicano vía Chile, por la tarde la campeona superpluma de su país arribó a nuestra provincia, acompañada de su entrenador (ayudante) Alberto Segura y muy motivada para pelear con el Bombón Asesino a 10 rounds y en su categoría, las 130 libras (58,967kg), en el pleito principal del festival a realizarse en el estadio Pascual Pérez (Mitre 1771).

“Es la primera vez que salgo a combatir fuera de México y venir a Argentina es como un sueño. Me siento muy contenta además de poder pelear con una rival de tanta calidad”, comentó la mexicana Miriam Ávila, también conocida como la Patrona, o la Cuchillita.

La campeona superpluma de México, con un palmarés de 5 ganadas, dos por KO, y 5 perdidas, comentó sobre sus expectativas para el pleito: “Estrella Valverde, la esposa de mi entrenador (Daniel Domínguez) enfrentó a Yésica, y además hemos visto un par de videos de sus peleas y tenemos una idea de lo que enfrentamos. De todos modos, no te puedes confiar de los videos, ya que un peleador puede cambiar su técnica o su pegada de una pelea a otra y te puede perjudicar. Pienso que tienes que concentrarte en tu trabajo, tu preparación y condición”, expresó con su marcado acento mexicano Ávila.

Un estilo propio

Sobre su estilo boxístico, la púgil que entrena en el gimnasio Sportika del DF, aclara: “Soy una boxeadora a la que no le gusta que le peguen, trabajo bien en defensa, pero igual se que llega un momento donde todo se calienta, dejo de correr y me prendo a fajarme. He equilibrado el estilo mexicano, no voy tanto a “morir”.

Pero me gusta sentir el golpe, pegar y no rendirme”, explicó la pupila de Domínguez, quien no pudo acompañarla por otros compromisos.

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias