Despertador Online

de

del

Desalojarían a una familia, a pesar de vivir hace treinta años en el lugar

Por El Despertador

Compartir

diciembre 5, 2015

En 1988, la familia Zabaleta llegó a La Superiora, localidad ubicada a 3 km de la villa cabecera de Lavalle, a una finca en completo estado de abandonado. Con esfuerzo y sacrificio la transformaron en una finca productiva, con espalderos, pasto para la cría de sus vacas, ovejas, chanchos, y parcelas para la producción de verduras que da sustento económico a las 4 las familias.

Hace tiempo José Mario Di Marco, ya fallecido, fue acercándose a esta familia diciendo que era el dueño, y con engaños logró hacerle firmar un contrato de arrendamiento, a Domingo Zabaleta, padre de estos hermanos, hombre de trabajo pero que no sabia leer y escribir. Un contrato extraño ya que nunca más apareció a cobrar el arrendamiento, y la familia Zabaleta se hizo cargo durante años de los pagos de deuda en Irrigación, de mejora en las viviendas y todo lo referido a la producción, ejerciendo la posesión y como los verdaderos dueños de la propiedad.

Di Marco, no era el dueño ni titular registral de la propiedad, y con el contrato de arrendamiento inició un juicio supletorio, para quedarse con la finca, el cual está en proceso y sin sentencia todavía. A su vez inició juicios contra la familia Zabaleta, primero por usurpación que fue ganado por los Zabaleta, y arremetió nuevamente con un juicio para desalojarlos.

Así después de años de trabajo, y con un mala defensa de su propia abogada, Mabel Vázquez, que dejó vencer los plazos teniendo un poder general para el juicio, una negligencia procesal, se llegó a una sentencia de desalojo que está firme.

Como Di Marco falleció, uno de los hijos, Maximiliano Di Marco que vive en España y dice haber venido sólo para este desalojo, se hizo presente en la finca la semana pasada con el oficial de justicia del juzgado de paz de Lavalle, Osvaldo Báez, exigiendo que se autodesalojen porque él “no va gastar en camiones ni gente para sacarlos”. Esta situación se da porque estas tierras valen millones, ya que el proceso de urbanización de Lavalle avanza sobre las tierras agrícolas y hay muchos loteos en esta zona. Además porque no se hace cumplir la Ley Nacional de Reparación Histórica a la Agricultura Familiar, que frena los desalojos a toda familia campesina.

Cabe mencionar que la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra, viene promoviendo la adhesión de la provincia de Mendoza a esta ley, y exige celeridad en esta proceso y así defender los derechos de las familias campesinas de Mendoza como lo marca la ley.

Si bien, el desalojo no se produjo hasta el momento, el Lunes 23 de noviembre se realizó un pedido en la justicia, para otorgar tiempo para poder “sacar las cosas, animales y demás, proceso que tiene cierta complejidad”.

 


Comentarios

Mas Noticias