Despertador Online

de

del

Sexteto Mayor: cómo fue el debut de la prueba piloto de árbitros múltiples

Por El Despertador

Compartir

enero 13, 2016

En el comienzo del Torneo de Verano, los dos asistentes adicionales no tuvieron jugadas polémicas en las cuales intervenir; el sistema de comunicación entre los seis árbitros, la clave del funcionamiento

torneo-de-verano-2140771w620

De izquierda a derecha, los seis árbitros del partido de anoche: Sergio Zoratti (asistente), Ramiro López (asistente adicional), Diego Abal (principal), Hector Paletta (cuarto), Ariel Penel (asistente adicional) y Sergio Viola (asistente).  Foto: Clarín

Sucede en cada torneo de fútbol de verano: nadie sabe muy bien en qué medida podrán aplicarse durante las competencias oficiales del resto del año las novedades que se practiquen en la pretemporada. De todos modos, siempre es importante que los ensayos veraniegos salgan bien. Y si esa lógica aplica también a lo que tiene que ver con el arbitraje, podría decirse que la incorporación de dos árbitros asistentes adicionales junto a los arcos, como se utilizan en Europa, aprobó anoche su primer examen en el empate 1 a 1 entre Independiente y San Lorenzo, en Mar del Plata.

“Por momentos tuvimos algunos problemitas con el intercomunicador, pero lo solucionamos, y la verdad es que nos entendimos muy bien”, explicó a canchallena.com Diego Abal, árbitro designado para el primer cruce del verano, que incluía por decisión de la AFA esta prueba piloto con un asistente ubicado al costado de cada arco para que pudiera intervenir en las jugadas adentro y cerca de las áreas.

En un partido con buen ritmo y con poca gente en las tribunas, Ariel Penel y Ramiro López fueron los asistentes extra, y completaron en la noche fría el inusual sexteto de hombres con uniforme flúo, incluyendo al cuarto árbitro.

Por momentos tuvimos algunos problemitas con el intercomunicador, pero lo solucionamos, y la verdad es que nos entendimos muy bien (Diego Abal, árbitro principal)

En el arranque del juego el nivel de ruido y fritura de los intercomunicadores hicieron algo difícil la comunicación. Aunque siempre se podía apelar a las señas, después de algún ajuste menor, sin necesidad de detener el partido, el canal de comunicación quedó limpio. “Solucionamos los problemitas acomodando un poco las fichas. Y después nos manejábamos mucho con el bipper del banderín, que también ayuda”, dijo Abal después del partido. El bipper es el mecanismo que tienen los palos de los banderines: con un pulsador se produce una vibración y un sonido en un brazalete que lleva el árbitro. Los dos asistentes nuevos utilizan el mismo palo que los asistentes 1 y 2, pero sin banderín.

Durante el juego de anoche no se dieron jugadas polémicas dentro de las áreas ni sobre las líneas del fondo, y los dos árbitros adicionales pasaron bastante inadvertidos. El que más llamó la atención fue López. Primero ubicado junto al arco de San Lorenzo y luego al deIndependiente, solía cruzar por detrás de la red en algunos ataques. “Eso está permitido en algunas excepciones, si puede colaborar del otro lado, por ejemplo si queda del lago ciego del árbitro. No hay que abusar de eso porque su función es estar del otro lado”, explicó Abal. Penel, por su parte, permaneció siempre del mismo costado que el asistente más cercano.

 
La ubicación del nuevo asistente: paralelo a la línea de fondo.  Foto: Gentileza La Capital de Mar del Plata

Tal como explicó horas antes del partido el secretario general de la Asociación Argentina de Árbitros, Federico Beligoy, los nuevos jueces adicionales deben permanecer todo lo posible recostados sobre el mismo lado que los asistentes, para facilitar el campo de visión del árbitro principal, acostumbrado a buscar una referencia hacia un solo costado de cada arco.

A diferencia de lo que sucede en Europa, en este ensayo local los asistentes adicionales pueden intervenir en infracciones dentro del área o determinar si un balón se fue por la línea de fondo. En el fútbol europeo, sólo intervienen para determinar si un gol fue gol o no.

Según Abal, el balance es “muy positivo”. La grilla del torneo de verano ofrecerá diez ensayos más. Lo que sucederá a partir de febrero es aún una incógnita. Su aplicación a un nivel más amplio implicaría buscar también una fórmula para que los nuevos asistentes no se transformen en blanco fácil de las hinchadas ubicadas a sus espaldas. A ese desafío se enfrentan por ejemplo Brasil y Paraguay, que también han probado esta modalidad. Al menos durante este mes, ese asunto quedará resuelto por las grandes dimensiones del José María Minella.


Comentarios

Mas Noticias