Despertador Online

de

del

El teatro del absurdo en la política argentina

Por El Despertador

Compartir

febrero 2, 2016

Por Alberto Atienza

Si Eugene Ionesco, padre del teatro del absurdo, hubiera querido instalar sus obras en nuestro país, en estos días, habría fracasado estruendosamente. No existe en el mundo un Estado que genere, casi a diario, hechos de calidad y contenidos inexplicables. Algunos ejemplos.

 

 

ionesco

El balotaje

Artilugio extraño, permite por una jugarreta del destino, el despliegue de habilidades o por lo incomprensible del alma humana, que un perdedor, un segundón, en una nueva elección si gana por un reducido número de votos, pase a ser primero. Algo tan sensible como la política que deviene en el gobierno de nuestra patria es rifada con esa ligereza. Se aplica en las elecciones presidenciales, las más importantes. Nadie se opone a ese absurdo. En cualquier campo que se intente fijar el balotaje será rechazado por el más elemental sentido común: la fórmula Uno, el campeonato mundial de fútbol, los casamientos, la compra de un asado, etc.

La izquierda derecha

En las elecciones recientes el segundo ganó por poco, se asentó en el sillón de Rivadavia, como las aves viejas, volando con los canutos (ex plumas) En forma simultánea un partido de izquierda liderado por un tal Del Caño, que pintaba bien con su crecimiento paulatino, una esperanza, en especial para muchos jovenes, decidió votar en blanco. No apoyó a un partido como el de Scioli, dedicado a la gente que trabaja, a los desposeídos, sino que tampoco brindó su ayuda a la derecha, que también propugna por el beneficio de la gente, pero gente de otra extracción social más ligada a los grandes empresarios y al poder bancario. Del Caño se olvidó de las personas y se indigestó con una sobredosis de ego, Dejó al partido (de acá en más, partidito) de espaldas a la historia. Sólo le falta a esa agrupación execrar la figura del “Che” Guevara para ser parte del absurdo total.

La fuga del siglo

Escapan tres condenados a cadena perpetua, uno es detenido y la información propalada a nivel mundial instaló que fueron capturados los tres. Un papelón completito. Un manejo de la información totalmente errónea. Este gobierno nuevo no entiende que al frente de las noticias oficiales debe estar un periodista profesional, experto. Esa versión de los tres por uno a un pluma canchero no se la endosan. Lo primero que un hombre de prensa capaz exige de la fuente, en este caso de las fuerzas policiales y gendarmes que deben estar subordinadas a él en todo lo referente al manejo de la información, es el chequeo, ver a los detenidos, corroborar sus identidades, fotografiarlos. Y luego recién viene la difusión. Lo hicieron al revés. Un capistote pulsó un celular y dijo la palabra del absurdo “Tres” (detenidos) y los otros uniformados lo repitieron. La responsable de las fuerzas del orden, la Bullrich, homologó el “pescado podrido” Los movimientos de las fuerzas represivas se asemejaban a un desfile de modelos de ropa de combate. Todas las unidades vestidas distintas, algunos ataviados como Rambo, dejaron en evidencia la pésima política de formación que, hay que decirlo, es herencia del gobierno anterior. Los tres condenados reaccionaron ante los enfrentamientos con las fuerzas oficiales exhibiendo una velocidad y puntería que superó a los uniformados. Hay que señalar que esa capacitación incorrecta no es responsabilidad de los buenos muchachos y chicas enrolados en las fuerzas. Hicieron lo que les enseñaron. Algunos están heridos. Y todo por la ineficacia de los políticos que designaron instructores incapaces.

Y otro papelón

Desaguisado, casi salido también del escenario de Ionesco. Parece que fueron más de mil los hombres afectados a la captura de los prófugos. Sin embargo, uno de los “Reyes Magos” fue detenido por un solo “efectivo”, un policía jubilado, hombre de campo. A él le avisó otro residente en la campiña, que reconoció a uno de los Lanatta y se animó a atenderlo en el frente de su casa sin armas, aunque poseía una carabina que dejó detrás de la puerta. Se jugó la vida. El fugitivo pedía agua. El muchacho le avisó a su vecino ex policía y éste, algo simple, llegó y le dijo la clásica frase: “marche preso” Se cree que al primero de esos dos hombres, le corresponde la recompensa ofrecida de dos millones de pesos. O, tal vez, a ambos.

Acaso haya que reinventar a Ionesco. Algo así como se hizo con el grotesco (nació el encantador teatro grotesco argentino) Sería sencilla su factura: sólo hay que hablar con funcionarios de este gobierno. Y también del anterior. No nos olvidemos de Boudou, al parecer blanqueado, no obstante el sol de las playas. De los monólogos de la presidenta que no concedía entrevistas y que no tuvo un director de prensa que le organizara una comunicación efectiva con la gente. De un gobernador Capitanich que nunca ayudó a los Tobas ni a los Wichis (morían por inanición o presa de enfermedades curables, en especial niños y ancianos, los más indefensos) La destrucción de bosques en esas bellas tierras (Misiones, Chaco) originaron la expulsión de sus dueños, las tribus de aborígenes, condenándolos al hambre.

Y ya por nuestros pagos la fastuosa vivienda del ex intendente de Luján, con autos deportivos en la entrada a la multicochera, un peronista de última presión, llamado López Puelles. Algo similar ocurrió en Guaymallén: una comuna en bancarrota y con ex funcionarios muy prósperos.

La detención de los dos restantes prófugos, por el aviso dado por un civil, fue celebrada con bombos y platillos. Tanto que hasta ahora no se sabe cómo hicieron para eludir los cercos de una prisión muy segura. Y tampoco la razón por la que a los tres “profugados” (neologismo inventado por las fuerzas del orden, como “Natalia Ofelia! por “no”) se los alojó en la enfermería, cerquita de la calle.

Volvé Ionesco, volvé que te perdonamos…

 

La5tapata.net


Comentarios

Mas Noticias