Despertador Online

de

del

Un incidente mortal reabre el debate sobre la seguridad vial en Lavalle

Por Franco D´Amelio

Compartir

1 agosto, 2016

El martes 19, en la intersección de la Ruta 34 y la calle Camargo cerca de las 20 h. ocurrió un accidente vial-en circunstancias aun investigadas- entre un VW Bora y un Ford KA. Como resultado de la colisión Lorena Castellino, quien iba como acompañante en el vehículo menor, perdió su embarazo de cuatro meses y días después ella también falleció.image579d6198ea6cb0.10596620 image5797bcbb4f1ee5.01475408
A raíz de este trágico suceso, se renueva el debate sobre la peligrosidad no sólo de esa zona sino de la señalización de las calles y rutas, su mantenimiento y también la imprudencia al volante en todo el Departamento.
El sitio donde tuvo lugar el incidente es conocido popularmente como “el triángulo” y mantiene un flujo de tránsito permanente tanto de peatones, bicicletas y vehículos motorizados dado que es una de las puertas de entrada a Villa Tulumaya.
Darío Fusari es propietario de un establecimiento comercial ubicado en el mismo cruce donde ocurrió el siniestro vial antes relatado. En diálogo con él comentó: “Acá permanentemente pasan accidentes, no siempre son denunciados…es muy peligroso en general, no sólo esta esquina sino toda la vuelta del triángulo…creo que deberían tomar cartas en el asunto todas las autoridades…creo que lo ideal sería que pongan un semáforo acá o reductores de velocidad y señalizar bien la zona, porque no hay nada, sólo un cartel que puso la estación de servicio, necesitamos que tomen una medida urgente.”
En tanto, Raúl Videla, otro comerciante del lugar, también brindó su punto de vista sobre la señalización: “…no la respetan, en la mañana pasan en doble fila, por la banquina, con línea amarilla, luces apagadas, es una cuestión de imprudencia total…Yo pienso que la policía se tiene que colocar dos horas aquí y allá y con el bolsillo comenzarlos a acomodar, pero tiene que ser ley pareja, no porque sos el hijo de tal no te cobran. Ley pareja no es rigurosa”.
La realidad es que en Lavalle se conjugan tres elementos que unidos resultan mortales: rutas con falta de señalización, informalidad en el manejo (que se convierte en imprudencia) y un aumento significativo de la cantidad de vehículos (algunos en condiciones inadecuadas) y también de peatones.
Frente a esto, si bien las responsabilidades son tanto del pueblo como de las autoridades, sin duda son estas últimas las que deberán tomar una urgente iniciativa para disminuir el riesgo de muertes evitables en las calles lavallinas.


Comentarios

Mas Noticias