Despertador Online

de

del

Preparan Las Subas Del Boleto Y El Kilómetro Recorrido

Por El Despertador

Compartir

noviembre 18, 2016

La semana que viene, el gobierno de Alfredo Cornejo formalizará el llamado a una audiencia pública para evaluar los costos del transporte público. Esa audiencia se realizará a mediados de diciembre y será la antesala para el primer incremento tarifario de 2017: en enero, como ya es costumbre, subirá el boleto. También lo que el Estado les paga a las empresas por kilómetro recorrido.

Las últimas subas se produjeron, precisamente, a comienzos de este año. Los pasajeros tuvieron que pagar el boleto 50 por ciento más caro (de 4 a 6 pesos por viaje) y también subió el kilómetro recorrido. Para las subas que se aplicarán en enero de 2017 no hay cifras todavía. “Lo menos posible aumentará el boleto”, fue lo único que indicó al respecto el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli. En cuanto al kilómetro recorrido, tampoco hay cálculos oficiales, pero sí está en marcha el expediente con el pedido de los empresarios, que oscila entre el 40 y el 45 por ciento, según indicó el Gobierno.

La evaluación oficial de costos se incorporará la semana próxima al expediente, y el Gobierno no descarta buscar que exista un análisis externo de los costos en rubros como el consumo de gas oil, que es difícil de controlar. Además el Ejecutivo recortaría el pedido de los empresarios sobre el kilómetro recorrido en virtud de que durante el año recibieron el incremento de varios subsidios nacionales, entre ellos, el que paga los salarios de los choferes.

El sistema de kilómetro recorrido impera en Mendoza, a pesar de las críticas, desde 2005. Los grupos empresarios y hasta las propias líneas del Estado (troles y Metrotranvía) les cobran al Estado por los kilómetros que hacen, sin que incida en sus ganancias la cantidad de pasajeros que transportan. El kilómetro recorrido tiene hoy un valor promedio de 23 pesos, aunque para los troles y el el servicio de trenes eléctricos es más: el Metrotranvía recibe más de 80 pesos por kilómetro.

Este mecanismo insume cifras millonarias, pero que no dependen solamente de la recaudación: además de lo que pagan los pasajeros, el sistema es sostenido por cuatro líneas de subsidios provinciales. Por el contrario, el boleto representa menos del 40 por ciento de lo que tiene que pagar el Gobierno para que los micros sigan en la calle.

Tres de los cuatro subsidios del transporte público son nacionales y uno provincial. Los nacionales pagan los sueldos de los choferes, buena parte del consumo del gas oil y un monto por la cantidad de unidades. En tanto que la Provincia cubre la diferencia entre la recaudación y los costos totales con un Fondo Provincial.

Los costos

Los costos globales del transporte público serán de casi 700 millones de pesos más este año, respecto de 2015.

Según cifras oficiales, el año pasado se gastaron 1343 millones de pesos en total, mientras que, a fines de setiembre de 2016, se llevaban gastados 1467 millones de pesos. Esta cifra, proyectada, indica que, este año, el número se elevará a 2.000 millones de pesos aproximadamente.

Por otra, parte, en los últimos dos años, se han incrementado tanto la participación de la recaudación como de los subsidios para sostener el servicio de transporte.

Según el Gobierno, en 2015, el boleto cubrió 35,65 por ciento de los gastos, mientras que, en lo que va de este año, esa participación subió a 36,66 por ciento, gracias a la suba de enero pasado.

Respecto de los subsidios nacionales, la participación pasó de 31,69% en 2015 a 39,19% en 2016, aunque se señaló que hay una tendencia a que esos aportes bajen.

Por último, el subsidio provincial representó el 32,70% el año pasado y el 24,16% por ciento en lo que va de 2016.

Para 2017, el gobierno de Cornejo ha presupuestado un fondo del transporte que subirá 17 por ciento respecto de este año. Ese incremento elevará a 620 millones de pesos la partida provincial para el transporte público.

¿Y el servicio?

Estas cifras millonarias no están acompañadas por un plan que modifique demasiado las condiciones del servicio.

En 2017 sólo se puede asegurar que habrá retoques, como una extensión del servicio del Metrotranvía y la modificación de algunos recorridos. Es posible que el Gobierno avance además con la implementación de dos redes troncales, aunque para esto depende de fondos nacionales prometidos.

Lo que está en veremos es la nueva licitación del servicio. La concesión actual, que era de 10 años, fue prorrogada por un año más a comienzos de 2016. Y no se descarta que el Gobierno pueda hacer lo mismo el año próximo, con lo que retrasaría los cambios de fondo hasta 2018.

“Si llegamos bien, vamos a licitar en 2017, sino será el otro año seguro”, afirmó al respecto el secretario Marinelli.


Comentarios

Mas Noticias