Despertador Online

de

del

Los municipales en estado de alerta y movilización

Por Jorge Abalo

Compartir

febrero 6, 2017

Hay un fantasma que recorre los pasillos del municipio de Lavalle. Es el fantasma de la pérdida de poder adquisitivo que nuevamente como el año pasado se cierne sobre los empleados municipales.

Y así, como el 2016 cerró una paritaria, por lo menos 10% debajo de la inflación, este año, el panorama no parece alentador, mucho menos después del cierre que hubo en Guaymallén del 17%.
Por eso, el gremio que los nuclea declaró el estado de asamblea, alerta y movilización permanente debido a que el panorama aparece bastante sombrío hacia adelante. Las declaraciones de los funcionarios tanto nacionales como provinciales son bastante desalentadoras en ese sentido, y prevén ese mismo panorama.

¿Qué hacer en ese contexto?

En un contexto de pérdida de empleo y de precarización laboral, la situación es clara. Lavalle también vive como nadie esa situación. Muchos de los trabajadores municipales son eternos precarizados y sólo llegan a un sueldo más o menos digno, cubriendo horas de más.

Precisamente los gremios municipales aparecían preparados plejo: pasar a la acción directa. Y es ahí donde sólo se ve preocupación en la dirigencia sindical. El dilema parece sencillo, ¿qué tanto acatarán las bases las decisiones de la dirigencia? La solución parece salomónica. Lo que decida la asamblea será soberano.

¿Contra quién sería la medida?

El otro dilema es el siguiente. ¿A quién hacerle la medida de fuerza si la hubiera?

¿A la municipalidad de Lavalle?, ¿al ejecutivo provincial? ¿Al gobierno nacional? ¿Cómo medir las responsabilidades? La comuna siempre ha dependido en última instancia de la coparticipación federal, y aunque tozudo su intendente, cuando se han logrado los acuerdos, siempre se han cumplido.

Recordemos que por mucho menos, el municipio estuvo casi tomado por dos meses en una situación inédita.

Si el responsable es el gobierno de la provincia, no sería la Federación, la que tome cartas en el asunto en forma más contundente, con los gremios de base acompañando. ¿Y en todo caso, con el acompañamiento de los municipios?

En ese sentido, un buen gesto sería que las partes, trabajadores organizados y municipio se sentarán a una mesa común. Para no minimizar la situación. Para mostrar que la situación no es ajena a la comuna. Y en la cual no debería estar ausente el Concejo Deliberante incluso, para garantizar que no suceda lo de Rivadavia, donde los trabajadores municipales cerraron una paritaria por el 14% y los concejales se aumentaron sus dietas en 30%.

¿La comuna se sacará la foto con el Gobernador ?

Desde lo simbólico, una pregunta da vueltas, ¿la comuna se volverá a sacar la foto como en el año 2016, avalando la baja salarial, o propondrá una actitud más firme como le piden las bases, no sólo en el departamento, sino en la provincia?

Habrá que ver ….

 

 

 


Comentarios

Mas Noticias