Despertador Online

de

del

La corte tucumana absolvio a la joven acusada de abortar

Por El Despertador

Compartir

28 marzo, 2017

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- “Belén”, la mujer que estuvo presa dos años acusada de haber asesinado a su bebe recién nacido en el baño de un hospital público de esta capital, fue absuelta ayer por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

En un fallo dividido, cuyos fundamentos todavía no fueron dados a conocer públicamente, el máximo tribunal anuló la condena a ocho años de prisión que le había impuesto, en abril del año pasado, la Sala II de la Cámara Penal a la mujer, que actualmente tiene 28 años.

Soledad Deza, que integra la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir y es la abogada de “Belén”, como se conoce públicamente a la joven, destacó ayer a LA NACION que, en sus argumentos, el fallo absolutorio de la Corte “defiende el secreto profesional en el ejercicio obstétrico del aborto y el respeto a los derechos de las mujeres que tienen un aborto como pacientes, a la confidencialidad, al derecho a recibir un trato digno y respetuoso, y al derecho a recibir un trato libre de violencia”.

Deza agregó: “Este fallo imparte una doble justicia, no solamente para el caso de «Belén», sino para toda mujer que atraviese un evento obstétrico adverso y que puede sentirse tranquila de poder acudir a un hospital”.

Foto: Juventud Informada

La defensora afirmó que la decisión de la Corte tucumana “reivindica el lugar en el que se para una mujer que atraviesa un evento obstétrico adverso frente al Poder Ejecutivo, a través de los agentes sanitarios; frente al Poder Judicial, a través de los defensores, a los fiscales y a los jueces, y finalmente frente a una sociedad que también la había condenado”.

En su defensa, “Belén” adujo que en realidad sufrió un aborto espontáneo cuando, el 21 de marzo de 2014, concurrió a la guardia del hospital Avellaneda para hacerse atender por un fuerte malestar en la zona abdominal.

La joven fue detenida ese mismo día y permaneció presa hasta el 18 de agosto de 2016, cuando la Corte tucumana dispuso el cese de la prisión preventiva, en medio de una fuerte presión de distintos sectores sociales que reclamaban su liberación.

En aquella oportunidad, el máximo tribunal de justicia local había advertido que los miembros de la Sala II, Dante Ibáñez, Rafael Macoritto y Fabián Fradejas, condenaron a “Belén” y prorrogaron su prisión preventiva “de manera oficiosa, sin que mediara un pedido del Ministerio Público Fiscal”, por lo que consideró que se habían extralimitado con su decisión.

La condena

En una primera instancia, “Belén” fue acusada de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía”. Sin embargo, los camaristas tucumanos cambiaron la carátula y redujeron la condena a ocho años de cárcel al considerar “atenuante el estado de puerperio” en el que se encontraba la joven cuando ocurrió el hecho en el hospital Avellaneda.

Al dictaminar la condena, los jueces Ibáñez, Macoritto y Fradejas consideraron que estaba comprobado que “Belén” tuvo a su bebe en el baño del hospital Avellaneda, lo mató y trató de deshacerse de la criatura arrojándola al inodoro tras cortar el cordón umbilical.

El tribunal fundamentó esa sentencia a partir del testimonio de los médicos, enfermeros y policías que ese día se encontraban en el hospital. En este sentido, afirmaron que en la madrugada del 21 de marzo de 2014 la joven pidió permiso para ir al baño, de donde regresó ensangrentada. Cuando la revisó, el médico ginecólogo constató que había tenido un parto prematuro (le colgaba el cordón umbilical), por lo que pidió que se buscara al bebe.

Siempre según el relato de los testigos, una enfermera y una policía encontraron en el inodoro del baño el cuerpo sin vida de un niño de 32 semanas de gestación (ocho meses). En el juicio, se informó que la autopsia determinó que el bebe nació vivo y que murió como consecuencia del traumatismo encéfalo-craneano que le provocó su madre al arrojarlo al retrete. Para los médicos y para la Justicia, la criatura encontrada muerta era el hijo de “Belén”.

Sin embargo, para la abogada de la joven no hay ninguna prueba contra “Belén”, en razón de que no se realizó un estudio de ADN para confirmar que la criatura encontrada fuera efectivamente su hijo.

Según consta en la historia clínica elaborada por el primer médico que atendió a la joven en la guardia del hospital Avellaneda, la paciente sufrió una hemorragia y le diagnosticaron un “aborto espontáneo incompleto sin complicaciones”. Sin embargo, los estudios médicos realizados con posterioridad y que fueron los tenidos en cuenta durante el juicio por el tribunal que condenó a “Belén” demostraron lo contrario.

Repercusiones

El caso de la joven tucumana se convirtió en la punta de lanza de distintas organizaciones sociales que defienden los derechos de la mujer y que vienen luchando contra la criminalización del aborto.

En 2016, más de 40 agrupaciones de un variado arco político recolectaron más de 120.000 firmas que fueron presentadas ante la Organización de las Naciones Unidas para respaldar el pedido de libertad de “Belén”.

Los mismos sectores habían realizado presentaciones ante distintos organismos nacionales e internacionales para exigir la absolución total de la joven. La Corte tucumana, presidida por Antonio Gandur e integrada además por Claudia Beatriz Sbdar, René Mario Goane, Antonio Daniel Estofán y Daniel Oscar Posse, les dio la razón ayer.

El fallo del máximo tribunal provincial fue dado a conocer apenas 48 horas después de una multitudinaria manifestación convocada por la Iglesia local “en defensa de la vida”, en el marco de la peregrinación del “Día del Niño por Nacer”.

El exhorto de la Corte tucumana recién se cumplió 48 horas después, debido a trámites administrativos y burocráticos que debió cumplir la defensa de la acusada y que incluyó la cancelación de una caución por $ 40.000, con la presentación de dos fiadores, y el pago de un sellado de $ 40 en la Dirección General de Rentas de la provincia.

Por la demora, la defensora de Belén, Soledad Deza, quien integra la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir, había presentado en horas de la mañana un recurso de habeas corpus exigiendo la inmediata liberación de su defendida, en cumplimiento con lo dispuesto por la Corte Suprema.

Finalmente, Belén salió de la cárcel esta noche, escoltada por un grupo de militantes feministas e integrantes de organizaciones sociales, con su rostro cubierto por una campera. La joven, quien asegura que en realidad sufrió un aborto espontáneo cuando concurrió al hospital Avellaneda de esta capital para hacerse atender por dolores abdominales, sin saber que estaba embarazada, decidió no hablar con la prensa.

Las otras presas despidieron a la mujer acusada de filicidio con aplausos y al grito de: “Justicia, justicia”.

La resolución dictada el martes por el alto tribunal provincial no anula la condena a ocho años de prisión por homicidio agravado que pesa sobre Belén, que ahora deberá ser revisada.


Comentarios

Mas Noticias