Despertador Online

de

del

Leé lo que piensa el dirigente más importante de la nueva conducción del SUTE

Por Jorge Abalo

Compartir

julio 5, 2017

recorriendo escuelas por San Carlos, San Martín, y Tunuyán. Eran otras épocas diferentes, o no tanto. Hablar con Roberto es hablar con la historia de esta lista con una identidad muy definida en el sindicato. Si bien creo que no le gusta que le digan que es palabra autorizada, sí podríamos decir que en él se expresa la síntesis de lo que es el ideario de esta agrupación, que a partir de hoy conducirá los destinos del sindicato más numeroso de la provincia.

 

 

LQP: ¿Vos fuiste uno de los fundadores de la lista marrón?

No, ya existía. La lista marrón surge allá por el año 87 más o menos, cuando se va un grupo de personas que eran parte del secretariado que conducía en ese momento Marcos Garcetti. Antes el ejecutivo del sute era una cosa mucho más chica donde habían secretarias nada más y estaban los vocales, y los vocales después se entregaban en las distintas secretarias a trabajar. Pero era una cosa mucho más reducida, ahora son 28 miembros del secretariado, una barbaridad, un aparato monstruoso. Bueno, ahí entre esos estaba la Silvia Nuñez que iba como secretaria de prensa y que al poco andar de esa conducción Garcetti empieza las diferencias él porque no permitía que nadie tuviera ideas propias ni vuelo propio. Silvia salía en la prensa haciendo declaraciones por su cuenta (risas), eso produjo un montón de choques y conflictos, entonces terminan yéndose, las empiezan a echar, se van de la conducción y conforman la marrón cerca del año 87.

LQP: ¿En ese tiempo que ideas comulgaban?

Era una confluencia de izquierda digamos pero con mucha gente independiente, gente que venía de esta experiencia de haber seguido con Silvia y bueno ahí se conforman como agrupación marrón.

LQP: ¿Vos en qué época entraste? (3.4)

RG: Yo me afilié al sute en el 92, que es cuando nos transfieren de la nación, yo trabajaba en Dinea y en un colegio secundario de la nación, y cuando nos transfieren nos afiliamos casi masivamente al SUTE, porque nosotros hicimos campaña para afiliar a los compañeros al sute, porque muchos nos habíamos estado afiliados a la UDA, se había desafiliado casi todo el mundo porque estaba Maesen, y además había habido unas elecciones donde proscribieron la oposición. La agrupación marrón había tenido hasta ese momento y lo tuvo después incluso durante un tiempo, una dinámica que era que se agrupaban para las elecciones, se presentaban, se perdía con todo éxito obviamente (risas) y después se seguí actuando en forma individual, molecular, no se actuaba como agrupación en los plenarios, entonces cuando llegaban las elecciones tenías que salir a buscar con quien hacer acuerdo porque no te daba el cuero para presentarte, y fue un poco eso lo que motivó a que nos llamaran y empezamos a tener otra dinámica. Nos costó mucho seguir funcionando como agrupación entre elección y elección.

LQP: Me salteo varios años, la última reforma en el sindicato dio la posibilidad de ocupar aunque sea un pequeño espacio o estructura, se convirtió en una especie de refugio para muchos…

Si, pero esto es contradictorio porque tiene cosas favorables y muchas cosas en contra. Yo no soy un partidario de esta reforma actual, es más yo creo como varios compañeros porque no soy el único, que hay que volver a reformar el estatuto, no para eliminar las seccionales, porque no me parece que haya que hacerlo, pero una cosa que hemos perdido que es lo más grave, que perdimos el plenario provincial con mandato de escuela. Es un aparato que es imposible que exprese la voluntad de las escuelas. Para empezar porque 28 miembros que son los del secretariado, votan sin tener mandato, es una aberración. Los 28 que están acá tienen voz y voto en el plenario provincial, imagináte, los departamentos pequeños tienen cinco congresales, un departamento grande como capital tiene quince, o sea que acá tenés dos departamentos grandes o 6 departamentos pequeños, es una aberración esto. Nosotros aún sin reforma estatutaria no vamos a votar en el plenario provincial, pero si nosotros quisiéramos reventarlos con los departamentos que hemos ganado que son los mayoritarios, más los votos del secretariado, no nos ganan un plenario jamás, nosotros representamos solo a 6 departamentos, los otros doce van a tener que hacer lo que digamos nosotros, eso es absurdo.

LQP: justamente el desafío, que es histórico, es mensurar que representatividad tienen en función de los desafíos que vienen, porque si estás hablando por ejemplo de la construcción de un paro completamente diferente a los que estamos acostumbrados, lo que venía pasando era como engañarse a sí mismo…

RG: mira, para entrar un poco en lo que me preguntabas recién, nosotros somos conscientes que hay distintos factores que han confluido, por un lado el desgaste terrible de la celeste y ambos sectores, porque la fractura está expuesta, también son parte de los 20 años de historia de la celeste y obviamente han sufrido también el desgaste de las tremendas traiciones que han venido haciendo y sobre todo de la falta de presencia en las escuelas, en los problemas cotidianos. Si seguís recorriendo las escuelas, lo que más te reclama la gente es que cada vez que tienen un problema no hay nadie, van a la sede y no les dan bola, entonces eso por una parte. Por otra parte la fractura también facilitó que nosotros pudiéramos hacerlo, lo nuestro es extrañísimo porque tené cuenta que le hemos ganado a dos aparatos monstruosos, al aparato del sute con colina y el aparato del intendente del PJ que son los que están detrás de la naranja. Hemos ganado a pesar de que están van divididos, por eso es que está tan cerca la naranja nuestra, eso no es milagro, tiene que ver con el aparato que hay detrás. Lo nuestro ha sido espectacular pero no nos la creemos, somos conscientes de que el 65% no nos votó, votó a las otras opciones y que además hay un grueso importantísimo que ni siquiera está afiliado, entonces el gran desafío nuestro es buscar apoyo, sustento en esos que nos están afiliados, para lo cual ya hemos lanzado una campaña de afiliación, es más, hoy hemos incorporado una página oficial del sute.

LQP: Hace unos años atrás recuerdo, en la última conducción de Garcetti, los plenarios se hacían para echar gente. Recuerdo que eran plenarios con 70 y 80 delegados, que asistían a eso. Cuando vino la renovación con Maure a la cabeza que encabezaba la lista azul y los compañeros de la lista lila se generó una expectativa muy grande y se hicieron muchas cosas importantes…

RG: Eso fue así, lógico, creó una expectativa muy grande parecida quizás a la que se ha generado ahora o se va a generar. El día 15 yo estaba en la junta electoral y me llegaban mensajes de mis compañeros de escuela, y varios que me decían que ahora si iban a afiliar y que no lo habían hecho antes porque con esos tipos no lo hacían. Se ha generado una expectativa, una esperanza, donde nuestra idea es como te decía, lanzar una intensa campaña de afiliación que ya la empezamos, tratando de facilitarlo a través de internet y lo que es más importante, hacerlo recorriendo las escuelas, nosotros apenas asumamos, tenemos como idea volver a recorrer todas las escuelas que nos acompañan, que es el 100% de las escuelas de la provincia, afiliando gente y promoviendo la elección de delegados, ya que hay muchas que no tienen porque nadie que ser, no le ven sentido, o porque se sienten solos y renuncian, el delegado sufre la presión de los compañeros que quieren que le resuelvan los problemas y ellos solos no pueden responder y por otro lado el sindicato no les da respuestas, entonces muchos renuncian, no hacen nada más o no se quieren presentar. Por eso creemos que a partir de que si uno cambia esa dinámica, si uno la revierte, es una forma de empezar a generar la base de sustentación para lo que se viene, porque no nos olvidemos que tenemos un gobierno terriblemente anti trabajador, entonces ya ha mostrado con sus hechos y además está amenazando con nuevas cosas, y si para enfrentar la ofensiva brutal, lo que se viene después de las elecciones de octubre, que van a redoblar en ajuste, en educación, etc.

LQP ¿Han pensado cuáles son los primeros desafíos?

RG: En la campaña no hemos hecho ningún tipo de promesa espectacular, se los hemos dicho con claridad a los compañeros y los vamos a seguir diciendo, que no pretendan cambios mágicos. Lo que nosotros hemos planteado es cambiar en el nuevo sentido de la palabra, radicalmente, el funcionamiento del sindicato, generar espacios de participación masivo y espacios de decisión justamente para poder empezar a transformar y oponernos a la ofensiva y poder empezar a dar paso positivo. Nosotros creemos que vamos a una situación transicional, por lo menos los primeros dos años, o sea, no van a haber cambios espectaculares en relación a las cuestiones más macro. Si van a haber cuestiones concretas y cotidianas que se pueden ir resolviendo y que no se resolvieron simplemente porque no había voluntad. Acá por ejemplo desde Godoy Cruz, con todas las limitaciones que hubo, 4 años en la más absoluta soledad no solo con el gobierno en contra, sino también con todo el aparato del SUTE, militando escuelas en contra nuestra. A pesar de eso se lograron cosas importantes, por ejemplo, se lograron resolver problemas para compañeros con el tema del certificado de aptitud, situaciones de tremendo maltrato con el tema de la licencia psiquiátrica en salud laboral, se intervino con el ítem aula en relación a los problemas con compañeras de cambio de funciones, en donde se hizo una acción judicial que salió a favor y se les permitió cobrar el retroactivo, cuando el sindicato se negó a hacerla. Entonces ese tipo de cosas se pueden resolver, y simplemente con que se cambiase la forma de abordar los problemas desde la óptica del interés del laburante y no de la óptica del aparato, eso te produce cambios importantísimos que a lo mejor no son espectaculares pero que a los compañeros concretos de carne y hueso, les resuelve un montón de problemas.

LQP: ¿Alguna vez hubo un diálogo entre agrupaciones, listas, llamaban para juntarse?

RG: Eso solo existió en el primer periodo de Maure, cuando vos recién mencionabas que se abrió el sindicato. De todos los años del sindicato, esa fue la época más democrática que recuerdo y en esas instancias si había diálogo, es más, se abrió mucho a la participación nuestra, logramos mucha relevancia en la participación de los plenarios y demás, porque había una cierta predisposición a escuchar y debatir más allá de las diferencias. Eso después se terminó y mal.

LQP: Podés hablar de diálogo, si la palabra traidor aparece demasiadas veces en el vocabulario?

RG: Está buena esa esa pregunta, en primer lugar, nosotros vamos a hacer la conducción en conjunto del SUTE, y el conjunto del sute tiene dos tercios que no son de nuestro color ni orientación. Está bien que esos dos tercios son relativos, porque también hemos sacado votos en esos lugares, pero tenemos que atender eso y no podemos ignorarlo y creer que todo está a favor, porque eso no es así. Por eso ya hemos empezado a establecer un diálogo, es más ya hemos empezado a establecerlas, vos me decís que uso mucho la palabra traidor, pero nosotros no le vamos a lavar la cara a nadie. No es que ahora somos todos buenos, incluso hay cosas que tenemos que ver cómo se procesan o como se investigan. Independientemente de eso tenemos que establecer diálogo, no con los dirigentes, sino con las bases que también recorrieron la provincia con sus propuestas y tender puentes de diálogo, porque si son militantes del sindicato, buscan lo mismo que nosotros, obviamente trabajando con una concepción distinta.

Queremos abrir espacios, y lógicamente vamos a construir en el disenso, porque no le tenemos miedo al disenso. Nosotros hemos disentido históricamente, y hemos sabido quedarnos en minoría absoluta, y nunca se nos cruzó por la cabeza irnos del sindicato o hacer otro sindicato. Nosotros no vamos a pasar la máquina de votar para aplastar diferencias, vamos a convencer antes que nada y vamos a construir juntos porque sino estamos en el horno, tenemos todos un enemigo fundamental que es el gobierno, que no es poca cosa.

LQP: En una charla en la escuela, una de mis compañeras le decía a otra con ironía: -bueno ahora vas a poder hacer paro por tiempo indeterminado con esta nueva conducción. ¿Cómo ves esa opinión?

RG: bueno ellos chicaneaban con eso, les decían en las escuelas, que si ganábamos iban a estar de paro todo el tiempo. Eso no es así. Nosotros vamos a hacer paro si la gente quiere hacer paro. Obviamente que vamos a impulsar medidas, pero vos en lo que estás pensando es en qué vamos a hacer para que paren. Hoy, si tenemos que hacer un paro estamos mal. Esto es un proceso en el cual hay que convencer a los compañeros. Necesitamos que los compañeros recuperen la confianza en la organización colectiva. Que va a llevar mucho tiempo.

LQP: ¿Y en ese sentido, van a poner en marcha el fondo de huelga?

Por supuesto, nosotros vamos a avanzar en una consigna histórica que es el fondo de huelga, vamos a discutirlo obviamente, no vamos a decidirlo desde el secretariado, lo llevaremos al plenario para que el plenario lo vote.

LQP: ¿En Godoy Cruz se creó un fondo de huelga, cómo funcionó?

RG: Se estableció un fondo de huelga con todas las limitaciones que eso significa para una seccional asfixiada económicamente, porque te cuento que actualmente se le deben 6 meses de aporte, no es la única, porque todas las que aparecieron como opositoras la estrangularon económicamente. Nosotros lo que hicimos fue en principio un festival en el cine plaza donde juntamos dinero para el fondo de huelga, después nuestros 3 compañeros de la seccional como cobraban un sobresueldo, y nosotros no estamos de acuerdo con eso ellos lo donaban íntegro al fondo de huelga. El sindicato tiene una fortuna, que gasta en otras cosas como fiestas impresionantes o esa página en el diario UNO, y a compañeras como Paola Vignone que la separaron y la echaron no la están bancando.

LQP: el sindicato maneja un presupuesto superior a los 100 millones de pesos anuales y tiene muchos campings y casas. Mucho se ha hablado de eso como ironía, que ustedes van a vender todo eso. ¿Qué opinás al respecto?

RG: son cosas que se dicen. Nosotros queremos que el sindicato sirva como organización colectiva para la lucha, pero no invalida el resto. Lo que sucede que han pasado cosas como comprar una casa en Guaymallén, y ni siquiera sirve para hacer los plenarios departamentales. Cuando preguntamos porque hacen eso, nos contestas, “es porque en dos años va a valer 5 millones”, un sin sentido, ¿Qué, vamos a poner una inmobiliaria? A eso nos referíamos, nada más.

LQP: ¿Va a desaparecer el instituto Simón Rodríguez?

RG: en primer lugar, el instituto Simón Rodríguez, conceptualmente, nosotros estamos en contra de su existencia pero por lo que significa desde el punto de vista político. Nosotros estamos a favor de la educación pública. Hay institutos terciarios del Estado que brindan la misma oferta educativa, y nosotros montamos un instituto privado que cobra cuota. Lo más grave es que se ponen los profesores a dedo. Obviamente que no lo vamos a cerrar mañana, porque el Instituto tendrá obligaciones que las tendrá que cumplir.

LQP: ¿Y con el Cens de celadores?

RG: al Cens de celadores no lo vamos a cerrar. Ellos han hecho un CENS que es de gestión social. ¿Qué es lo que cuestionamos nosotros, que hay un montón de Cens en todo el territorio y el SUTE se mandó a replicar una estructura cuando esa estructura ya existe. Con mucha más capacidad, con profesores por concurso, con directores por concurso, con los cuales podríamos haber establecido convenios.

LQP: para finalizar, hace dos años atrás, habían como dos espacios, el gobierno provincial y el sindicato que compartían algunas cuestiones y eso los acercaba en las negociaciones. Hoy hay en esos mismos lugares, dos extremos, o lo que parecen en el discurso, dos extremos. ¿Se puede encarar una negociación, de diálogo, de establecer algo al respecto, o en esta no hay manera de nada?

RG: el gobierno empezó mal con nosotros, porque empezó diciendo que no éramos representativos. Una concepción de la democracia un tanto extraña. Vos me hablás de negociar, ojalá que sí, pero para eso hay que medir la correlación de fuerzas y nosotros estamos en una mala correlación. Y eso es lo que nos ha pasado durante estos dos años. Porque veníamos con un sindicato acostumbrado a negociar con amigos, a estar completamente en la vereda de enfrente, pero desarmados. Teníamos un sindicato bobo, para una situación de enfrentamiento. Eso no se resolvió porque ganemos nosotros. Pero al ganar nosotros, abre la puerta para resolver ese problema.

LQP: y ahora sí para terminar, recién te mentí, ustedes son dentro del FURS, la lista más importante, pero hay otras listas adentro. ¿Tienen temores de escisión al respecto?

RG: sí, viendo como es la historia de la izquierda, yo me considero de izquierda aunque no me considero contenido en ninguno de esos partidos, veo que de todos modos la campaña fue más cohesionada de lo que yo creí. Será por el triunfo, no lo sé, también sé que van a haber posiciones diferentes, espero que tengamos la madurez suficiente para poderlas procesar, no digo que va a ser sencillo, pero creo que se puede.


Comentarios

Mas Noticias