Despertador Online

de

del

El paro de las campesinas

Por El Despertador

Compartir

marzo 12, 2018

Las mujeres campesinas y trabajadoras rurales que somos parte de la Unión de Trabajadorxs Rurales Sin Tierra (UST), integrantes del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) paramos la tierra este #8M.

Cuando decidimos sumarnos al paro para acompañar la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora promovido por la Asamblea Ni Una Menos, de la cual somos parte, nos planteamos que debíamos visibilizar las problemáticas de las mujeres del campo. Por eso comenzamos con una campaña para mostrar, con datos concretos, lo que esta pasando, y como mujeres del campo nos propusimos llegar a más, dar a conocer lo que nos pasa y el por qué era importante parar!. Y colectivamente fuimos construyendo los motivos para sumarnos a este paro, algunos fueron: paramos para denunciar todas las formas de violencia que nos afectan a las mujeres: psicológica, física, económica, institucional, simbólica; paramos y exigimos que las políticas públicas contra la violencia de género tengan en cuenta la realidad de las mujeres rurales; paramos para exigir educación sexual integral; paramos porque nosotras decimos cuándo, dónde y con quién estar, porque nuestro cuerpo, es nuestro, paramos por las más de 3 mil niñas, adolescentes y mujeres adultas que están desaparecidas; paramos por las lesbianas, travestis y trans asesinadas; paramos porque menos del 2 % de la tierra en Argentina está a nombre de mujeres; paramos para seguir denunciando que el modelo del agronegocio, es un modelo de exclusión y de opresión para las mujeres; paramos por que las actuales políticas del Gobierno de Cornejo y de Macri nos siguen llevando a la pobreza y la exclusión lo cual nos vuelve más vulnerables.

Y llegó el 8M. Y arrancamos el día parando la tierra en un programa especial en nuestra FM, Radio Tierra Campesina. Con audios, mucha información y entrevistas en vivo, además del material de nuestra campaña, fuimos precalentando para lo que se venía. Luego, nos juntamos y continuamos debatiendo, reflexionando y buscando formas para continuar visibilizando lo que nos pasa a las mujeres campesinas, sobre la la realidad de discriminación y violencia que se vive al interior de nuestras comunidades y hogares. Creemos que tenemos un gran desafío, en nuestro departamento, donde el machismo y el patriarcado están naturalizados y vistos como parte de nuestra cultura. Con la fuerza, las ganas y la certeza de que junto a otras mujeres y llenando las calles podremos ir transformando las estructuras de nuestra sociedad partimos cerca de 100 compañeras a esa hermosa, potente y colorida marcha donde miles de mendocinas hicimos temblar la tierra, al grito de “si nuestra vida no vale, produzcan sin nosotras”. Y Volvimos con la fuerza renovada para continuar avanzando en la lucha contra el capitalismo y el patriarcado.


Comentarios

Mas Noticias