Despertador Online

de

del

La Región


26 noviembre, 2018

Cornejo despertó de la siesta a la dirigencia lavallina

  •   Por El Despertador

           

En una medida muy jugada, y al límite de lo constitucional, el gobernador Alfredo Cornejo emitió un decreto por el cual pone límites a la reelección indefinida de los intendentes. La norma rubricada hoy dice: “Declárese promulgada e incorporada a la Constitución de la Provincia, la enmienda del Artículo ciento noventa y ocho (Nº 198) dispuesta por Ley siete mil ochocientos catorce (Nº 7.814) y aprobada por el pueblo, quedando en consecuencia dicha disposición constitucional vigente en los siguientes términos:

Art. 198: Los Intendentes serán elegidos directamente por el pueblo de los respectivos Municipios por simple mayoría de los votos válidos emitidos y podrán ser reelegidos por un sólo período consecutivo. Si han sido reelectos no pueden ser elegidos sino con el intervalo de un período”.

Si bien, esto es un efecto deseado de una parte de la ciudadanía mendocina, y porque no de algunos sectores políticos, está claro, que a cinco meses de las elecciones para intendente muestran que esto no era una cuestión de principios, o de arraigados valores republicanos por parte del gobernador, sino una revancha, entre otras cosas, por la falta de apoyo a un nuevo endeudamiento por parte del justicialismo mendocino. Y no sólo eso. Era dejar expuestos, como el propio Cornejo afirmó luego, a los caciques justicialistas, como una especie de caudillos feudales. Claro, que para eso, tuvo que sacrificar dos piezas “propias”: Mario Abed, uno de los mejores intendentes que ha tenido Junín, pero crítico con Cornejo y una persona con llegada a la oposición y Jorge Difonso, un díscolo de la política lugareña.

En ese sentido, Cornejo plantea el tema de la reelección de los intendentes como un problema de exceso de poder, y acabar con eso afirma, es una aspiración de la sociedad. Sin embargo, es precisamente el propio gobernador el hombre más poderoso que hay en Mendoza, inmiscuyéndose incluso, como nadie, en el sistema judicial, para sumar poder.

El gobernador le endilga a los intendentes algo de lo cual es parte. El exceso de poder. Sin embargo, Cornejo no es un advenedizo en la política. Es una persona que desde muy chico jugaba a ella. El no sólo se caracterizó por ser 8 años intendente. También fue ministro de Justicia y seguridad, ministro de gobierno, diputado nacional, hoy gobernador y presidente de la UCR nacional. Algunos dicen que podría ser candidato el año que viene. Cornejo es una persona no solamente hábil y muy inteligente, también es una persona que construyó poder, mucho poder, demasiado poder, durante estos más de 20 años, en la función pública, superando en tiempo, a algunos caciques comunales.

Maquiavelo, decía que era mejor para el príncipe, ser temido, más que ser amado. Cornejo lo logró. Así, pudo disciplinar a propios y extraños. Así pudo ponerle límite a los intendentes justicialistas. Sin embargo, hay una pregunta dando vuelta y es la siguiente, ¿quién le pondrá límites a Alfredo Cornejo?

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias