Despertador Online

de

del

Titulos


24 diciembre, 2018

Lavalle perdió cinco mil hectáreas de cultivos y entre los productores reina la resignación

  •   Por El Despertador

           

5 mil hectáreas de cultivos se perdieron en el departamento en una tormenta que afectó a 7 distritos productivos de Lavalle

El corolario de 10 minutos de granizo fue la pérdida de 3000 ha de vid y 2000 ha de frutas y hortalizas, que abarcó a pequeños y medianos productores de Paramillo, Las Violetas, El Plumero, La Bajada, El Carmen, Gustavo André y El 15.

Como si fuera una verdadera plaga que cayera del cielo, el miércoles por la noche, el departamento se transformó en una enorme hecatombe.

Fueron sólo 15 minutos entre las 20,30 y las 21. Los necesarios para hacer de los distritos productivos un territorio yermo. Cultivos y más cultivos destrozados dejaron una desolación como hacía mucho que no se veía.

Desolación, desilusión y llantos fueron parte de las horas posteriores en muchas de las fincas afectadas. Y la pregunta de siempre ¿Y ahora qué?

En el caso de la horticultura, hay una mínima posibilidad de no perder el año, arar y volver a plantar. Pero, ¿con qué? Si los costos se han ido al cielo sostuvo uno de los pequeños productores de El Plumero que perdió en conjunto con otros chacareros de la zona, más de 40 ha de hortalizas, melones y sandías.
José Segovia es productor del Paramillo y tuvo la fortuna de que la piedra cayera alrededor, pero excepto en su finca. “Tuve mucha suerte, porque la gente de al lado perdió casi todo”.

Mamá Chela es una laboriosa trabajadora de la zona de El Plumero, que tiene una pequeña finca con su esposo. También perdieron todo. “El problema es que qué hacemos ahora, porque este es un cultivo anual, y nosotros la cuota de Fecovita la tenemos hasta agosto y después de allí no tendremos nada”.

Ese es el marco de incertidumbre en el cual viven los productores hoy. Casi sin nadie que los escuche o tan siquiera los tome en cuenta, atraviesan en el departamento un estado de zozobra que debería hacer pensar a algún funcionario y a los diseños de las políticas orientadas a este sector.

Asistencia y retiro del Estado

Es indudable que la asistencia del Estado disminuyó ostensiblemente estos años de gestión macrista. Desde el desmantelamiento de la secretaría de agricultura familiar, hasta el vaciamiento del INTA, desde la falta de organización por parte de los productores para pelear por sus intereses, hasta el desmantelamiento de los centros de desarrollo vitícola, ponen al desnudo, lo frágil de las políticas públicas orientadas al sector productivo.

“Todo empeoró”, sostuvo un productor de La Bajada a este medio. “El gobierno no te da ni semillas”, sostuvo el chacarero.

Pero no sólo eso. El sistema ha metido a todos los pequeños productores en una situación sin salida. Ya que para que hubiera una posibilidad de que el gobierno asistiera a algún productor, el mismo debería estar registrado en ATM. Sin embargo, en el último año los costos de producción sumados a un descomunal aumento de las tarifas hicieron mella en la cadena de pagos, que implicaba entre otras cosas, los impuestos provinciales.

De seguros y costos

El costo de plantar 1 ha de vid ronda los $40.000 aproximadamente y el seguro en el daño del 100%, por ha es de $13000, una tercera parte del costo de producción.

En el sector frutícola ocurre algo similar que en la vid, mientras que en la horticultura la cobertura por ha equivale a $3.500

Aunar causas en común

Uno de los mayores problemas que tienen los productores en el departamento es sin dudas, la falta de organización, es decir, la falta de agremiación a una entidad que los represente fuertemente ante los embates de las políticas de ajuste. El fin de este trayecto es la cantidad de fincas que todos los días dejan de producir por la situación de incertidumbre hacia el final y la inviabilidad de continuar con la tradición familiar.

Juan Jaime, director de Promoción Económica del municipio lo explica de esta manera: “es necesario aunar causas en común, que trasciendan el esquema individual, hay cámaras fuertes en la provincia, como la de Tunuyán o San Rafael que los hacen menos endebles frente a cualquier coyuntura climática o política porque tienen poder”.

Traducido significa, la organización los hace fuertes porque tienen capacidad de movilización y de lobby.

Basta de hablar en vendimia y no hacer nada

Es muy bonita la fiesta de la vendimia, pero basta de hablar de los productores sin buscar soluciones para ellos, aunque sea mínima. Es cierto que el Estado nacional es el único que realmente podría ayudar verdaderamente en esta tragedia, pero también es cierto, que este gobierno no ha venido para acompañar a los pequeños productores, ni para ayudarlos, ni para garantizar el empleo en las fincas, por lo tanto lo poco que puede haber de ayuda, vendrá de la mano de la provincia o del municipio. Y de la resistencia de los productores. Por mucho menos, le cortaron la ruta 40 en el año 2015 a Perez en plena campaña. Nadie se espantó. ¿Qué están esperando ahora?

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias