Despertador Online



 

 de  

 del 

Titulos


26 febrero, 2019

Muere una beba y acusan a una médica del Sícoli de negligencia

  •   Por Jorge Abalo

           

Es difícil admitir la tragedia humana. Pero, cómo podrán admitir la muerte, Laura y Federico que perdieron lo más preciado: Katya. Y como admitir que no fue por obra del destino, o por alguna enfermedad, sino porque la médica que debió estar, no estuvo. ¿A qué nos referimos con eso?

 

Foto: Juan José Ríos

De los hechos que se sucedieron el domingo pasado, 24 de febrero, cuando Laura Lorena ingresó al hospital Domingo Sícoli con su hija Katya, una beba de dos años y diez meses que el único síntoma que presentaba eran escalofríos.

Eran las 14,35.

Cuando la mamá llegó con su hija, en el hospital habían por lo menos 3 niños que estaban esperando con sus madres desde las 13,30, la atención por parte de una pediatra que estaba de guardia. Ese era el caso de la doctora Silvina Moyano. Según los testigos del hecho, la médica se encontraba durmiendo.

De esta manera, mientras la niña tiritaba, la atención corrió por cuenta de la enfermera, que le tomó la temperatura, pero no presentaba síntomas de fiebre, pero sí comenzaba a ponerse morada, como si le faltase el aire. Cuentan los testigos, que la enfermera fue en dos ocasiones a buscar a la médica, pero que ésta no respondió. Corrían ya las 15,15. Una señora que estaba en el lugar y vio la situación, decidió increpar en la puerta de la médica, ya que no sólo eran varios niños los que esperaban, sino que la bebé cada vez se ponía más morada.

Se hicieron las 15,30 y los llantos desgarradores comenzaron a sentirse, cuando en los brazos su madre notaba que su hija Katy iba dejando de respirar, y los gritos desesperados de todos hicieron que finalmente, la doctora Moyano apareciera, se encerrara con la beba en el consultorio, y saliera a los 5 minutos diciendo que ya no había nada que hacer.

 

Foto: Juan José Ríos

Reclamo y corte de calle

En la tarde de hoy decenas de vecinos del departamento, se acercaron al hospital Sícoli, para pedir por justicia para Katy, y la renuncia de la pediatra que se encontraba de guardia el domingo pasado en dicho nosocomio.

Todos los vecinos reclamaron por la negligencia de la médica y decidieron cortar la calle para hacer sentir el reclamo.

El Despertador consultó a Silvia Casetti, la directora del hospital, pero ésta se encontraba de licencia. Asimismo, consultamos al doctor Salvatore que señaló a este medio, que el ministerio había comenzado un sumario interno al respecto, pero se negó a dar mayores detalles, cosa que a esta altura no extraña, y parece poco creíble que pueda llegar a buen término.

Lo que sí está claro en el relato de los presentes y fundamentalmente de esta humilde joven del barrio de Jarilleros, es el dolor irreparable por la pérdida sufrida, la falta de profesionalismo de las autoridades sanitarias, y la tremenda insensibilidad de aquellos profesionales, a quienes los ciudadanos, les entregan su salud, y que en muchos casos hacen la diferencia entre la vida y la muerte.

Para que no hayan más Katya.

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias