Despertador Online

 

 de  

 del 

Titulos


15 abril, 2019

Aumenta la cantidad de chicos que asisten a merenderos y comedores

  •   Por Franco D´Amelio

           

En ediciones pasadas expusimos los nuevos datos oficiales del aumento generalizado de la pobreza, promovido a nivel nacional con su correlato provincial. Pero los números fríos no alcanzan para mostrar la realidad cuando se trata de vidas humanas. Por eso, en esta nota mostramos cómo es el trabajo que realizan merenderos y comedores infantojuveniles en el Departamento.

Celia Bianchi es referente del Movimiento Acción Popular, el cual administra merenderos y comedores en distintos puntos de la Provincia. En Lavalle empezaron hace más de un año su primer merendero en el barrio Belgrano con una asistencia entre 15 y 20 niños; hoy coordina un total de cinco merenderos, tres de ellos en Villa Tulumaya con un promedio de 60 menores.

“ha aumentado mucho…lamentablemente no es algo que nos guste decir abiertamente, no creo que sacar chicos de sus hogares para tomar la leche (sea bueno)…va en aumento, se lo atribuimos a la inflación, a la falta de trabajo, a que la producción (agrícola) no vale nada…se nos complica bastante a veces”, afirma la militante.

Este rápido incremento ha generado que la organización necesite más ollas, vasos y demás elementos para asistir a las generaciones; pero también ropa y calzado. En ese sentido se encuentran desbordados porque “somos pocos los que trabajamos (en los merenderos) y las necesidades son muchas”.

Bianchi afirma que si bien el MAP, enmarcado en el partido Unión Popular, recibe subsidios de Nación para ayudar a las encargadas de los merenderos y para comprar los alimentos; esto no es suficiente para suplir todas las necesidades. En cuanto a lo provincial dice: “hemos tenido reuniones con Desarrollo Social de la Provincia, no ha habido respuesta, más allá de la emergencia que hay”.

En tanto, Eliana Parra es la encargada del comedor “Transformando corazones” de Gustavo André, que a su vez colabora con el merendero “Caritas felices” de Tres de Mayo, donde el trabajo de las madres que apoyan esas obras es “impecable”, según la entrevistada.
Transformando corazones asiste a un promedio de 20 chicos de forma directa, cuyas edades van desde los meses hasta los 14 años aproximadamente.

Parra comenta: “Del Estado no recibimos asistencia, con el tiempo hemos logrado que unas mamás del Dalvian nos amadrinen y colaboraciones de los vecinos…con el Municipio estuvimos hablando hace un año atrás tratando de gestionar un espacio físico, porque estamos en la casa de una vecina…se mostraron predispuestos a colaborar, pero no tenemos un terreno propio…”

“Las necesidades son muchas y los recursos son pocos, por eso cualquier ayuda es bien recibida…lo que más estamos necesitando es ropa y calzado no sólo para los niños sino también para los adultos…algunas mamás del comedor también hacen un taller de costura, así que tela también recibimos, porque nosotros le hacemos la ropa a los chicos…”

Desde un punto de vista más profundo, la organizadora explica que “el comedor es una excusa para trabajar otros temas que pasan en calle Morón (Gvo. André) como la reconstitución del tejido social”.

En este sentido se le preguntó a la antes mencionada Celia Bianchi si había algún tipo de trabajo en red con las demás organizaciones afines a esta causa social y ella respondió: “la verdad que no lo hemos hecho por ahora, pero si se presentara la oportunidad podríamos probar, porque la verdad que nos vendría bien a todos”.

Tal vez, la oportunidad ya esté a la puerta y no se trate de un timbreo de candidatos, sino de entrelazar vínculos entre vecinos por el bien de la comunidad.

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias