Despertador Online



 

 de  

 del 

Titulos


29 abril, 2019

El peronismo unido venció y estiró aún más la ventaja en Lavalle

  •   Por Jorge Abalo

           

Desde hacía unas semanas se sabía que el peronismo en el departamento se alzaría con la victoria. Pero la pregunta al respecto era por cuánto. Y es evidente que la polarización con Cambiemos dio sus frutos. Por eso, el peronismo que hacía dos meses nomás (en febrero habían diez candidatos), se encontraba debilitado, incómodo casi sin brújula, terminó sumando una victoria enorme de cara a las generales que lo ponen en la disputa por el cuarto concejal.

La victoria que no fue casual tuvo como protagonistas excluyentes dos cuestiones. La primera, llevar a un candidato que más allá del tiempo que lleve, y que muchos ponderan como demasiado, es un candidato fuerte que apareció como síntesis natural de las internas propias. Y la segunda, lograr un acuerdo que quince días antes parecía imposible. Fue un acuerdo trabajoso, que tuvo sus idas y vueltas, pero que redundó sabiamente en la unificación de un discurso único pero diverso a la vez, que le dio fuerza y empuje a la campaña electoral. Así, el oficialismo le sumó el discurso de las obras, pero también de reclamo por la enorme crisis producto de la catástrofe macrista que vive el país y que en Lavalle hace estragos.

Del lado del radicalismo, el diputado Jorge López se alzó con un excelente triunfo, en la única interna real que hubo en el departamento. ¿Cuál es la lectura que podría desprenderse de la rotunda victoria de López? Sencillo: la fuerza que responde a la estructura. Esa fue la fuerza que terminó haciendo mella en un momento en el cual, las lealtades son difíciles de situar, sino hay una retribución a cambio. Luppo era un candidato joven, con empuje, con un buen grupo de gente alrededor, pero con una falta de ejercicio político y desmanejo de la campaña electoral que no pudo consolidar todo el trabajo desplegado en estos seis años como concejal.

Poco espacio para las terceras fuerzas

El FIT obtuvo el 6% de los votos que es 1 punto menos que los que sacó en las generales del 2015, y en las primarias del 2017. En las primarias del 2017 pudo revertir la tendencia de las Paso a las generales, pero es evidente que el escenario hoy es completamente diferente. Hay poco espacio para las terceras fuerzas en un ambiente que a medida que se acerca la elección nacional se polariza más, En ese sentido, cabe destacar la elección del FIT, puesto que es la misma elección desde el año 2015.

El que terminó derrumbándose por completo, fue Protectora, que por un tiempo ocupó el espacio de los votos del peronismo crítico, pero que naufragó en un mar de indefiniciones, que no sirvieron para construir una herramienta novedosa. Los puntos que tenía un mes antes esta fuerza, son los que volvieron al peronismo y le dieron la victoria final, sólo un par de puntos por debajo de la del 2015.

¿Y el resto de las elecciones?

Terminó parte de la campaña electoral y ahora comienza la segunda, la provincial. El radicalismo aparecerá más unido y el peronismo más dividido. En Lavalle, los dos candidatos del radicalismo apoyan al mismo hombre, Rodi Suárez, pero el peronismo no. El espacio del righismo juega a favor de Bermejo, mientras que Proyecto Lavalle hará lo propio con Fernández Sagasti. No deja de ser una incomodidad, puesto que los que salían juntos, ahora saldrán separados. Un muy mal mensaje para la sociedad. Habrá que ver la cintura política de los dirigentes para pasar estas elecciones sin poner en juego lo realizado en Lavalle. Esa estrategia pasa en principio, por poner reglas claras de juego que permitan ponderar a los candidatos sin hacer hincapié en los errores del otro. Todo un desafío, pero no imposible.

Habrá que ver…

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias