Últimas Noticias
Despertador Online



 

 de  

 del 

Titulos


26 junio, 2019

¿Qué sucede en el hospital Sícoli?

  •   Por Juan Burba

           

Gabriel Mengual es médico, tiene 32 años, es especialista en terapia intensiva y emergencias y es el nuevo director del Hospital Sícoli. El Despertador tuvo la oportunidad de entrevistarlo en profundidad para charlar sobre el presente de nuestro hospital.

ED: ¿Cómo llegó a la Dirección del Sícoli?
GM: Yo tomé la dirección el 1° de marzo, vengo de estar 3 años como director del Hospital de Uspallata, el Chrabalowski, me ofrecieron la oportunidad de tomar esta dirección. Es para mí un desafío, un lugar muy importante dentro de la salud pública y considero que el rol que ocupa el Hospital Sícoli, en una comunidad que tiene unas características muy particulares, es fundamental.

ED: ¿Tenía algún vínculo previo con Lavalle?
GM: No tengo un vínculo previo, sí conozco la historia de la institución, por los colegas. Valoro que tiene un rol social preponderante en la comunidad. Y si bien los lugares son muy distantes (en referencia a Uspallata) comparten ciertas características como es ser una institución central, no solo en lo referente a la salud, sino también en lo social. Instituciones como ésta deben tomar un rol muy particular para satisfacer las necesidades de la gente.

ED: ¿Es consciente que hoy, el Sícoli, es bastante cuestionado por la ciudadanía lavallina?
GM: Estoy consciente y me puse al tanto cuando llegué. Si bien yo llegué después de ocurridas estas situaciones en particular (el fallecimiento de la docente Miriam Azzolina en octubre del 2018 y de la niña Katy en febrero de este año) por supuesto que estoy al tanto y también de la historia de la institución, para, sabiendo el pasado poder mejorar el presente y el futuro. No puedo emitir juicio de las situaciones en particular, porque para eso están las instancias administrativas y la gente que investiga, pero sí creo que esas situaciones hacen que el desafío sea aún mayor: recuperar la confianza de la gente.

ED: ¿Cómo encontró el Hospital?
GM: Lo encontré en un proceso franco de reformulación, en cuanto a su estructura, tanto en lo edilicio, como en lo funcional, y todo eso se está continuando, porque estoy completamente de acuerdo con los cambios iniciados, y porque llegar a una institución no es llegar a romper con lo que se está haciendo, más allá del tiempo que permanezca uno, es darle continuidad a las líneas de trabajo que vienen desde la Regional Metropolitana Norte (a cargo de Marcelo Salvatore) con una misión que es extensiva a todas las instituciones de la región. Las refacciones edilicias son la refacción de las cañerías de agua, puesta en funcionamiento y refuncionalización de las calderas, así que este invierno está funcionando la calefacción como debe ser y se está terminando, para las próximas dos semanas, si todo sale bien, la refuncionalización completa de la guardia y la formación de la sala de shock room, que es una sala avanzada de trauma y de soporte vital (en la guardia).

ED: ¿Cómo está el tema de las ambulancias?
GM: Hoy en el Hospital funciona la base del Servicio Coordinado de Emergencias, con una ambulancia de alta complejidad y médico las 24 horas, más las ambulancias de traslado del hospital, que son 2 de menor complejidad. Todas están funcionando actualmente sin ningún tipo de problemas. Pero además se trabaja en conjunto con el Área de Salud, el Servicio Coordinado de Emergencias y el cuerpo de aviación policial que dispone del helicóptero para los pacientes de las zonas alejadas.

ED: ¿Cuánto personal trabaja hoy en el Sícoli?
GM: El Hospital tiene 105 personas trabajando en su planta, estamos hablando de todo tipo de personal. En el caso de la guardia está compuesta por la guardia de adultos, la guardia pediátrica, la guardia ginecobstetricia. Ahora se ha puesto en funcionamiento un sistema de campaña de invierno que implica un refuerzo en la guardia y en los consultorios. Hay un profesional más en la guardia y otro en el consultorio, en los horarios que, estadísticamente, son de mayor demanda, con la intención de mejorar la calidad de atención y disminuir la demora. Hemos sumando el servicio de vigilancia que nos permite el ordenamiento de los pacientes en la sala de espera.
ED: Particularmente la guardia pediátrica ha tenido mucho cuestionamientos por los malos tratos de una de las doctoras…
GM: Cuando hay alguna situación de maltrato, de demora excesiva o de lo que fuere, necesitamos que los vecinos vengan a la Dirección y que nos presenten la denuncia o la queja, porque sin esa herramienta no se puede trabajar, si no conocemos los problemas que tenemos, es imposible dar una solución. Yo entiendo que hay gente que se ha quejado y que no ha tenido respuestas, pero mi función hoy acá es recibir a la gente, de hecho, la gente que ha venido la he atendido personalmente. Además el libro de quejas está a disposición en el servicio de seguridad, en la guardia, yo lo reviso casi diariamente.

ED: ¿Cómo está la maternidad?, hay una apreciación generalizada de que se producen menos partos…
GM: Esto no tiene que ver con la Institución en particular, esto responde a normas internacionales (llamadas Normas CONE) de la Organización Mundial de la Salud, que promueve lo que se llama «maternidades seguras», lo que pretende es asegurarle a la mamá y al bebé las mejores condiciones, ante alguna posible complicación. Esto no quiere decir que la maternidad del hospital esté cerrada, de hecho en este momento hay embarazadas internadas, y en la sala de partos se ha mejorado un sistema de oxígeno central para mejorar la recepción neonatal. Llevamos adelante los partos que se encuentran en trabajo de parto avanzado. Aquellos que pueden ser de mayor riesgo, que pueden trasladarse a una institución de mayor complejidad, es nuestra obligación realizar el traslado, para darle las mejores condiciones. El mes pasado (mayo) tuvimos 8 partos en el hospital.

ED: ¿Cuál es la situación de la internación?
GM: Cuando llegué escuché que se decía que no se interna gente en el hospital. Sí se interna. Las salas de internación están en el proceso de recambio de cañerías, pero se pusieron calefones eléctricos para que se pueda seguir internando a la gente acá. Está reducida la capacidad, por la obra, y a medida que avance la obra habrá lugares que no podremos internar. Hoy (por el miércoles 19) hay internados 4 niños, 2 adultos y 3 embarazadas.

ED: ¿Cuál es la situación presupuestaria?
GM: Se viene de un proceso de mejorar la gestión administrativa. Hay un dato poco conocido: el hospital puede facturar a las obras sociales, eso hace que la recaudación haya ido aumentando exponencialmente y no estamos en una situación de problema financiero, todo lo contrario, de hecho todo el equipamiento que se va a incorporar al shock room se han hecho a través de estos fondos y con programas del Ministerio. La sala de espera de la guardia se ha mejorado con la reinversión de esos fondos que se generan por la recaudación de las obras sociales. La compra de elementos de últimas tecnologías y algunas obras también.

Tuvimos la posibilidad, también, de conversar con Javier Manzano, quien es administrador del hospital desde hace más de 10 años y lleva más de 20 en la institución. Esto nos decía:

El ministerio nos provee lo básico y lo referente a reformas y equipamiento a través del Plan Sumar. Pero tenemos los ingresos por las obras sociales, por eso es importante que los pacientes digan si tienen obra social, muchos dicen que no tienen pero la mayoría tiene cobertura (se calcula que aproximadamente el 70%) y acá nadie le va a negar la atención y colabora con la recaudación del hospital, porque es lo que nos permite mejorarle la atención a ellos mismos. Este sistema de recaudación influye en el presupuesto del hospital entre un 30 y un 40 %.

Para cerrar la entrevista con el nuevo director, lo hicimos en la misma línea de como la empezamos:

ED: ¿Cuándo falta para que cambie la opinión de la gente sobre el Hospital Sícoli?
GM: Mucho seguramente, cambiar una opinión demora muchísimo. Las cosas se van viendo rápidamente, de ahí en más las mejoras creo que no terminan nunca. Lo que sabemos es que tenemos muchísimo para hacer, la percepción va a ir cambiando gradualmente, hay que generar la confianza y abrir las puestas del hospital a la comunidad.
Quizás la comunidad de Lavalle le dé un voto de confianza a esta nueva gestión del Hospital Sícoli. Alguna vecina dijo por ahí: «escoba nueva barre bien». Habrá que esperar un tiempo para ver si las mejoras y los cambios anunciados redundan en una atención más acorde a lo que los lavallinos y lavallinas necesitamos. Veremos…

Comentarios

Relacionadas