Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


22 diciembre, 2019

Mientras Lavalle está de luto, los jóvenes se preparan para resistir

  •   Por Jorge Abalo

           

A pesar de ser miles los que participaron de la jornada de protesta el viernes pasado, cuando en Mendoza se debatió y se aprobó la modificación a la ley 7722 (Guardiana del agua), no alcanzó para torcer un destino que parecía predeterminado apenas ganó la gobernación Rodolfo Suárez.

 

Se veía venir, argumentaron desde las asambleas por el agua, que venían trabajando desde hacía años para defender precisamente esa ley, con mucha firmeza, que fundamentalmente prohibía la utilización de sustancias tóxicas, cianuro fundamentalmente, en el agua para extraer metales. Nada más ni nada menos.

Primero fue la cámara de senadores quien por la mañana comenzó a sesionar y la aprobó a las 14, con un total de 29 a favor y 7 en contra. Entre las que votaron a favor de la norma estaba Carina Lacroux, senadora por Lavalle.

De allí pasó a la cámara de diputados, que también la aprobó por la tarde, 36 a 11 y una abstención, pero esta vez fue el diputado Jorge López, quien votó a favor de la norma.

La decisión de ambos no era nada nueva, ya se sabía que iban a actuar de esa manera. Sin embargo, ambos podrían haber tenido otra actitud que no fuera repudiable por toda Lavalle. Podrían haber dado cualquier pretexto, como el que utilizó Luppo para evitar la sesión del Concejo Deliberante, donde se debatió lo mismo. Podrían haber votado en contra, como hizo la diputada radical de General Alvear, Maricel Arriaga, quien ahora camina tranquila por las calles de su pueblo. Se podrían haber abstenido, como hizo Mercedes Llano, del partido Demócrata, y hubieran quedado a salvo con sus conciencias. Podrían haberse jugado un poquito más, como cuando Cobos dio el no positivo y se paseó glorioso por las rutas nacionales. Sin embargo, tomaron la peor decisión, de esas de las que es difícil volver: acompañar con su voto la modificación de la ley y condenar a Lavalle aún más de lo que está condenado por decenas de años de humillaciones que jamás fueron reparadas.

¿Qué rápido se convirtieron?

¿Qué pasó con Tadeo? Gritó uno de los diputados de Protectora argumentando el cambio de posición de García Zalazar, quien durante doce años defendió la ley 7722. ¿Qué paso con todos ustedes que defendían el agua en otras épocas?, volvió a argumentar en el debate el diputado endilgándoles a la mitad de los legisladores radicales que hasta hace tiempo defendían la ley, y en un abrir y cerrar de ojos, volvieron sus pasos, 180°.

Nada cambia así tan de golpe, se comenzaron a preguntar, los jóvenes de la Franja Morada, quienes a través de la Federación Universitaria de Cuyo que conducen, sacaron un comunicado defendiendo, lo que hasta hace un tiempito defendían Zalazar y compañía.

Es para sospechar, dijo un productor de Lavalle en plena plaza independencia, mientras contaba como se le morían los animales por la falta de agua.

La nueva conducción del PJ dejó miles de “heridos”

San Carlos y Lavalle mostraron las fisuras internas de un peronismo que terminó quedando como todo lo contrario a lo que supuestamente quería quedar. ¡Conducción! dijo alguien, que salió enojado con las “barras”, al otro día de revisar el facebook y encontrarse con una catarata de puteadas. “El radicalismo iba a sacarla igual, por lo menos la mejoramos”, planteó otro haciéndose el resignado, como si fuese lo único que se podía hacer. Algunos más bichos, y también más canallas sostuvieron “es que lo que pasa que Anabel tiene que mediar entre los distintos intereses en pugna”, sin mencionar precisamente, que los ganadores de esos intereses en pugna serán como siempre “2 o 3 vivos”.

Sea cual fuere la reflexión, para acompañar la venal propuesta del ejecutivo, la conducción peronista con Sagasti a la cabeza cometió esos errores de los cuales es difícil volver, aún cuando hayan tenido buena voluntad, cosa que el tiempo dirá. Lo que sí está claro, es que el problema del agua, no es el problema de unos “loquitos”, a los que el oficialismo nos tenía acostumbrados a culpar, y ahora precisamente, la mesa chica del peronismo también acusó para justificar su ignominia. Y digo la mesa chica, porque no fue sólo Sagasti, la que cometió una afrenta de tamaña naturaleza, con una soberbia que espanta, fue también Ciurca, Ilardo, Félix, Carmona, Bermejo y otros más, que viven rosqueando, y pensando que se puede subestimar a la gente todo el tiempo.

Pero se equivocaron, porque es el tiempo de los jóvenes, de los miles de jóvenes que el viernes pasado coparon la parada, se manifestaron en la legislatura, agitaron las banderas en la plaza, marcharon por las calles de Mendoza, cortaron el nudo vial, sonrieron, cantaron y bailaron al compás de los gritos que partían la tierra.

Como aquellos jóvenes que ellos alguna vez fueron…

 

Comentarios

Relacionadas