Últimas Noticias
Despertador Online



 

 de  

 del 

negocios y empresas


9 mayo, 2020

¿Cómo se defiende el sector gastronómico de Lavalle durante la pandemia?

  •   Por Juan Burba

           

A partir de la flexibilización de la cuarentena, en nuestro departamento comenzaron a funcionar algunos de los muchos comercios que en la etapa anterior permanecieron cerrados, por ser considerados no esenciales, y hoy pueden abrir sus puertas al público, con todos los recaudos sanitarios propios que este momento amerita. Pero hay un rubro que todavía no puede abrir sus puertas y que las perspectivas son para largo. Se trata de los locales donde, naturalmente, se concentran grandes cantidades de gente como bares, restaurantes y boliches.

Como decimos, las perspectivas son para largo, pero algunos empresarios locales que se dedican a lo gastronómico han buscado sus estrategias. «Hay que pasar este momento, y mientras tanto buscar la forma de seguir trabajando» nos decía Jonathan Guajardo, propietario de un conocido local de comidas de Villa Tulumaya. De Bego, el comercio en cuestión, dependen 12 familias. Consultamos a Joni sobre si tuvieron que pedirle a algunos que se vuelvan a sus casas circunstancialmente: «no, no podemos hacer eso, ajustamos algunos márgenes y costos para que todos pudiéramos seguir trabajando» expresó.

Bego hace repartos a domicilio desde mucho antes de la cuarentena «y ha crecido mucho, por suerte, la demanda, nos dimos una estrategia por redes sociales y teléfono que nos ha dado buen resultado» comentó satisfecho Jonathan, aunque manifestó que el delivery no alcanza para compensar el hecho de que las mesas estén vacías. Y sumaron otra limitante, sólo pueden hacer el reparto a domicilio hasta las 23, cuando antes era hasta la 1 o 2 de la mañana. «El teléfono sigue sonando después de las 23 para hacer pedidos, pero no podemos atenderlo». Pudieron pedir una excepción para estirar un poco el reparto y poder llegar a todos los clientes que hacen sus pedidos. «Uno de nuestros rubros es la bebida, y la gente la pide tarde, pero debemos respetar lo que dice la norma» expresó.

Consultado sobre los precios de los insumos que utilizan nos dijo que pudo llegar a buenos acuerdos con su proveedores y así no tener que subir los precios a los clientes: «si el que me provee el queso me lo sube, yo le tengo que subir al cliente, y eso no lo podemos hacer en este momento» afirmó, y manifestó que sus proveedores «se portan bien» con los precios. Sobre la forma de pago «si bien contamos con todos los medios electrónicos de pago, la forma de pagar no cambió, le gente es tradicional y muchas veces prefiere pagar con efectivo», informó Guajardo.

También conversamos con Eduardo «Toto» Olmedo, quien, junto a su familia, lleva adelante un Restaurante Criollo en Jocolí Viejo: Baquiano. Esta empresa no tenía experiencia previa en reparto a domicilio: «para nosotros es nuevo este concepto, porque siempre hemos sido un restaurante y nos hemos dedicado a los eventos» afirmó Toto, pero dijo optimista que «nos hemos adaptado a la modalidad del delivery así que estamos teniendo muchos pedidos» y valoró que «la gente ha respondido muy bien y por suerte nos estamos moviendo». El hecho de no poder realizarse actividades que congreguen mucha gente «se ha sentido mucho, porque teníamos cumpleaños y eventos pactados ya, y estamos complicados, tratando de reprogramarlos para cuando esto pase» informó.

Con respecto a los trabajadores, Olmedo lamentó: «a los mozos los tuvimos que suspender momentáneamente porque no tenemos otras tareas para ellos, con el resto del personal estamos trabajando, muchos somos de la familia, así que lo vamos manejando».

Otra de las preocupaciones tiene que ver con la falta de productos. El dueño de Baquiano explicó que «no hemos tenido desabastecimiento de productos, pero han subido muchísimo, por ejemplo los productos de mar, que están casi dolarizados, da bronca pagar ese costo, cuando son productos de nuestro mar, más allá de las distancias». Y aclaró que «algunas otras cosas han subido un poco, con el tema del transporte como los huevos, la carne y la harina, que ha subido bastante».

En referencia a la logística Olmedo comparó: «antes, por lo general salíamos del departamento en busca de precios, pero ahora estamos comprando local, para no movilizarnos tanto por la materia prima y apoyar emprendimientos de acá». Con respecto a retomar: «creemos que para la primavera ya vamos a poder atender al público, esperamos que sea en agosto» manifestó esperanzado el «Toto».

Comentarios

Relacionadas