Últimas Noticias
Despertador Online

La región hace escuela


29 mayo, 2020

Vivir en tiempos de crisis

  •   Por Antonella Mattioli

           

El mundo ya viene de crisis en crisis, ambiental, económica, social y como si el tablero no estuviera casi repleto, ahora podemos sumarle la crisis sanitaria, ocasionada por la segunda pandemia del siglo XXI, para quienes no lo recuerdan la primera fue en el año 2009 con la propagación del virus H1 N1 (gripe porcina).

En este último tiempo la palabra crisis debe ser una de la más utilizada por el mundo entero, pero ¿de qué manera ha sido ésta invocada?, es decir ¿con qué sentido nos la han repetido a lo largo de los años? Muy al contrario de lo que se cree popularmente, las crisis no siempre son algo negativo, sino más bien circunstancias que suponen cambios y ponen a prueba las capacidades de organización, de trabajo y demás.

Por otra parte, se caracterizan por ser impredecibles, sucesos inusuales que nos colocan en el lugar de tomar decisiones. Se supone que aquí está la clave del por qué nos aterra, la incertidumbre de lo que prosigue luego, la efectividad de las decisiones y medidas que se proponen y el qué salvamos primero por parte de los jefes y jefas de Estado.

Desde que inició el 2020, lo que más podemos observar en los medios son noticias sobre Covid-19 y otros países, al parecer el resto de las problemáticas dejaron de existir o más bien de importar. ¿Hasta qué punto es imprescindible para la labor periodística mantener a la sociedad informada sobre la pandemia? En los medios gráficos, los canales de tv, las radios, etc. por lo general abundan las palabras virus, Covid, contagio, y las fotos de personas con barbijo, los féretros, las fosas, los respiradores. Esto sólo logra incrementar la paranoia de una sociedad que, al parecer, no está preparada para afrontar estas circunstancias sin antes perder un poco la cabeza.

Al igual que el mundo, las realidades son diversas e infinitas para cada persona, país y sociedad. Probablemente si el presidente de la Argentina fuera cualquier otro, nuestra realidad también sería distinta, ¿qué tanto? No lo sabemos, pero si dirigimos la mirada hacia otros países podemos tener, más o menos, una idea de cómo estaríamos. En algunos casos algunos mandatarios y mandatarias tomaron y comunicaron la decisión de poner en cuarentena a la población apenas llegaron los primeros contagiados, otros decidieron esperar desestimando la credibilidad de quienes aseguraban que este virus suponía un peligro real para la salud.

Con las actividades pausadas en la mayoría de los casos, priorizando aquellas que resultan indispensables, se incrementa la crisis económica y productiva, que no afecta sólo a algunos países sino al mundo en general, en diferente medida. ¿Qué deberíamos esperar por parte del Estado en estos momentos? Pues que prevalezcan los valores sociales por sobre los intereses económicos, que se haga parte a la sociedad de los hechos que acontecen y las decisiones que se toman, que indudablemente nos afectan de manera directa. Podemos decir que este es el caso de la Argentina o al menos se asemeja.

En fin, ante lo desconocido, aquello que genera incertidumbre o bien propicia cambios profundos en la sociedad, las personas afrontamos de manera individual y colectiva lo que se ha denominado crisis, ¿Cómo? Como podemos, con las herramientas que tenemos al alcance para sobrevivir, y nos cuestionamos la manera en la que hemos visto a nuestro alrededor, lo indispensable que resultan ser la salud y la educación pública, la importancia de un Estado presente, y por qué no el ¿cómo generar un periodismo responsable?

Comentarios

Relacionadas