Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


29 junio, 2020

El agua de Portezuelo logró lo imposible: unir partidos por fuera y dividirlos por dentro

  •   Por Franco D´Amelio

           

El Honorable Concejo Deliberante emitió una declaración, el 16/06 para mostrar su apoyo institucional a la realización de la presa hidroeléctrica Portezuelo del Viento. Historia y visiones sobre la obra más estudiada de la Argentina (y una de las más incomodas para el peronismo local).

La normativa fue presentada por el bloque de Cambia Mendoza y aprobada por unanimidad de los concejales, aunque con algunas revisiones en los considerando, y es semejante a las emitidas por casi todos los departamentos.

Básicamente consiste en un artículo (el segundo sólo da forma) que dicta: «exprésese el apoyo del Concejo Deliberante de Lavalle al Sr. Gobernador Dr. Rodolfo Suárez en la gestión y defensa ante el COIRCO, de los derechos que tiene la Provincia de Mendoza de ejecutar y administrar el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento«.

No son muchos los temas que logran adherir a fuerzas tan disímiles como el radicalismo, el peronismo y sobre todo la izquierda. Pero para entender lo rico de este tema basta con atender al repaso histórico que hacen las consideraciones de esta normativa.

Allí se explica que la idea de la construcción hidroeléctrica comienza en 1950, en el 68′ «un grupo de ingenieros realizó trabajos de investigación sobre la calidad de los suelos a irrigar con aguas del Río Grande».
En el 72′ se contrata a la empresa Harza para demarcar los posibles suelos a irrigar con esta megaobra, y a lo largo de esa década se mantuvieron seis reuniones con los gobernadores que tenían injerencia en la cuenca del Río Colorado.

Fruto de» estas Conferencias surge la firma de un acuerdo donde se aprobó el programa único de habilitación de áreas de riego y distribución del caudal del Río Colorado y la creación del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO)»

Con el justicialista Arturo Lafalla Mendoza demanda a la Nación por las pérdidas económicas que le había generado la promoción industrial a otras provincias, y acá empieza la parte más compleja.

En 2006 Néstor Kirchner realiza un acuerdo con el gobernador radical Julio Cobos para no llegar a un juicio. En ese documento homologado por la Corte Suprema de Justicia, el Estado Nacional acuerda pagarle su deuda a Mendoza a través de la construcción de Portezuelo del Viento.

Ese pacto estuvo firmado no sólo por el entonces presidente sino también por su Jefe de Gabinete, el hoy presidente Alberto Fernández. Razón por la cual, como expresa el concejal radical Lucas Luppo «en realidad la Nación no le está financiando nada a Mendoza, porque es plata de la provincia, por el contrario, es la provincia la que está financiando una obra que va a producir energía para toda Argentina».

Por eso es que los dichos presidenciales sobre «financiar» una obra en la cual no están todas las provincias de acuerdo, es muy relativa y pone al justicialismo mendocino en posiciones incómodas.

Tal como el propio intendente Roberto Righi sugiere en otra nota con este medio, la obra genera disidencias internas en el PJ y opina que, si bien hay que apoyarla, la verdad es que ese dinero podría utilizarse de forma más productiva.

Consultado sobre este tema, el concejal justicialista Raimundo Laugero expresa: «si este es el mejor proyecto o no, no lo sé…podría ser mejor, pero también entiendo que la energía hidroeléctrica es la más importante de la Argentina…todo el arco político mendocino está bancando esta obra, con sus matices…», dijo con prudencia.

El propio intendente de Tunuyán, Martín Aveiro (PJ), habló de un apriete de La Pampa por medio de la figura de Alberto Fernández utilizando a Portezuelo.

Ahora bien, esos roces no están sólo en el justicialismo, porque si bien Luppo declara: «La Pampa también demandó a la Nación por la promoción industrial, pero arregló por el dinero, después, qué hizo con ese dinero ya no es problema de los mendocinos», es una realidad que esta férrea posición lo cruza con su copartidarios pampeanos y de las demás provincias integrantes del COIRCO, hoy dudosas con el proyecto.

Si bien al cierre de esta edición no se pudo contactar a la concejal Micaela Blanco, del FIT, la realidad es que, aunque esa fuerza se caracterice por una sumamente rígida uniformidad de pensamiento (independientemente de las jurisdicciones); difícilmente su caso sea distinto al de los anteriores.

Es decir, Portezuelo del Viento ha hecho oponerse a los miembros de los partidos de presencia nacional según la provincia en la que se encuentren.
Sin embargo, también ha logrado que todos los colores políticos se abracen por una misma causa y luchen de forma mancomunada.

Tal vez, sería interesante que -respetando la riqueza propia de las diferencias- esto último pasara más a menudo en beneficio de todos los ciudadanos.

Al final Mendoza dependerá de Alberto

Cuatro provincias exigieron el estudio de impacto ambiental de la obra. El gobernador apuesta al “laudo presidencial”.

La Pampa logró imponer su postura en la cumbre que tuvieron este viernes cinco provincias por la represa de Portezuelo del Viento, cuya construcción iba a ser licitada por Mendoza en los próximos días.

En la cumbre del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) que convocó el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, las provincias de Río Negro, Neuquén, Buenos Aires y La Pampa solicitaron la realización del estudio de impacto ambiental sobre toda la cuenca del río Colorado, y la realización de las audiencias públicas, como condición para aprobar la realización del proyecto.

Mendoza no quiere compartir las regalías la represa, por lo que para superar la traba de las otras cuatro provincias, Suárez propuso crear un fondo de 5 millones de dólares para compensar posibles incidentes sin necesidad de litigar.

El eventual arbitrio de Alberto es un interrogante. Por un lado, el presidente dijo a comienzos de junio que no iba a “financiar una obra que está cuestionada”, en un claro mensaje contra el avance de la obra en manos de Mendoza. Pero por otro lado, padece las presiones internas en el Frente de Todos. Anabel Fernández Sagasti, apoya esta cruzada y salió a quejarse de la cumbre del viernes por Twitter.

“Es lamentable la decisión del COIRCO. Más plata y más burocracia para una obra que es la más estudiada de la historia. La necedad no puede retrasar el progreso. Seguiré junto a todos los mendocinos acompañando al gobernador en esta lucha siempre”, tuiteó Anabel.

Comentarios

Relacionadas