Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


9 julio, 2020

Los colores de la diversidad también están en el cielo

  •   Por Camila Salem

           

Si hay algo que puede caracterizar a Lavalle en términos generales, es su pueblo conservador. Muy paulatinamente dentro de la comunidad se ha visto un aumento en el nivel de tolerancia ante algunas situaciones. Algo muy importante de destacar es que la juventud ha llegado a romper estructuras y patrones de comportamiento y pensamiento. Les jóvenes se animan, en su mayoría, a cuestionar todo.

Es la parte contraria a este porcentaje de la población la que no tolera los cambios, son esas personas con mentes muy arraigadas a los modelos de pensamiento de otros momentos de la historia, sin esa apertura a flexibilizar la mente para comprender la evolución de la sociedad.

El día viernes 3 de julio se llevó a cabo la pintada de un banco de la terminal y parte de la senda peatonal en las calles San Martín y Beltrán de Villa Tulumaya, con los colores de la bandera de la diversidad, es decir, el colectivo LGBTIQ+. Esta actividad fue coordinada desde la Jefatura de Familia Género, Diversidad, Modernización del Estado, junto al área de Juventud. Además, en el centro de la plaza departamental se izó, junto a la bandera nacional y provincial, la bandera arcoíris que representa al ya mencionado colectivo.

En la actividad participaron el intendente Roberto Righi, la coordinadora de Diversidad Sexual de la provincia, Fernanda «Tete» Urquiza, el jefe de Gabinete municipal, Carlos Acosta, la directora de Educación y Familia, Ana Menconi, la jefa de Género y Diversidad, Fabiana Denmani, la reina de la Vendimia Oriana Nadalini, directores y jefes municipales que acompañaron la jornada; parte de la juventud de Lavalle que acompaña la lucha. También estuvieron presentes los y las concejales de los Bloques Justicialista y Radical.

Estuve presente en esta actividad, no sólo como periodista, sino también como parte de la lucha desde mi lugar, acompañando y comprendiendo. Fue maravilloso poder ser parte de este gran paso en el departamento, porque también agarré un pincel y dejé mi aporte en este movimiento. Se compartieron risas, charlas, entrevistas y debates. Pero no todo era alegría y arcoíris, ya que al observar el entorno pude palpar el odio en algunas miradas, la incomodidad en otras, incluso escuché comentarios muy violentos por parte de personas que pasaban por ahí. Y me pregunto, ¿Por qué tanta rabia?

“Se desata la rabia que acumula tanta alma esclavizada”, es la frase de un rapero chileno, que me hace pensar en estas situaciones. ¿Por qué alma esclavizada? Bien, vivimos en una sociedad con un sistema educativo que poco ha evolucionado en cuanto a diversidad. Si lo vemos desde un panorama mundial, nuestro país sigue siendo principiante en comparación a otras naciones en cuanto a políticas públicas que modifiquen e integren a las minorías. Personalmente, opino que el poder sigue en manos de personas con mentes que están estancadas en pensamientos que han heredado, como una repetición de patrones. Entonces, ejercen su poder desde ese modelo de pensamiento, e imponen valores que se crearon desde una sociedad patriarcal y poco tolerante ante los cambios.

No sólo en los espacios de poder, en todos los ámbitos son pocas las personas de generaciones anteriores que se abren a los cambios y comprenden que la sociedad evoluciona, cambia y es necesario adaptarse. Desde mi punto de vista, el no abrirse al cambio de estructuras es estancarse y caminar siempre con heridas del pasado, heridas sociales que debemos sanar aceptando que somos humanos en constante evolución.

Algo que me sigue sorprendiendo es la magnitud e impunidad con la que se mueve la gente que predica el odio y la discriminación, con comentarios en las redes sociales, expresando abiertamente, pero de manera indirecta, que sufren de homofobia. Sí, eso es una enfermedad, la homosexualidad no. ¿Por qué tanto enojo y frustración ante los colores del arcoíris?

Del enojo y la frustración han nacido las mayores revoluciones, por una causa realmente justa personas enojadas se unieron y lucharon por sus derechos, como mis ancestras, gracias a las cuales yo tengo el derecho de poder votar. Así, con la comunidad LGBTIQ+, se unieron sus almas esclavizadas por la represión y la falta de tolerancia, para predicar que el AMOR es diverso y se manifiesta de muchas maneras, como también la personalidad y expresión de cada ser humano. ¿Por qué la sociedad los bombardea con odio?

Se desata la rabia todos los días, en cosas tan simples como el izamiento de una bandera arcoiris, repudiando este acto y tachándolo de antipatriota. Se desata la rabia por dos mujeres en tetas en una playa. Se desata la rabia ante muchas situaciones, le reclaman al estado que es incoherente mezclar las banderas. Ahora, yo me pregunto ¿Está bien dirigida esa rabia? ¿Se reacciona de la misma manera al saber que hay personas en Jocolí que no gozan de agua y servicio de luz, o ante la pobreza, la violencia intrafamiliar, la violencia hacia las mujeres, cosas que vemos todos los días?

Si una bandera de colores que no te representa, pero que tampoco te impide ser quien sos, te molesta al punto de hacerte sentir odio e impotencia, quizás deberías comenzar por vos. ¿quién te reprimió tanto, para que la libertad de otras personas te movilice de manera tan negativa y nociva? ¿será que todo ese odio es sólo un reflejo de tu dolor interno por algo que debes revisar para poder evolucionar? Lo dejo a tu criterio.


  • Comentarios

    Relacionadas