Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


19 agosto, 2020

En plena pandemia cierran un aula de gente que trabaja en el municipio de Lavalle

  •   Por Juan Burba

           

A finales de julio el director del CENS 3-439 “Manuela Saenz” de Costa de Araujo, Rodolfo Fernández, se reunió de manera virtual con Mario Funes, jerárquico de la Supervisión 6 de la Dirección de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos. Allí, ambos funcionarios, acordaron el cese de 11 horas cátedra de tercer año, en particular la división 3°5°. Ese curso se creó en el 2014 con la finalidad de que trabajadores y trabajadoras de la Municipalidad de Lavalle pudieran terminar sus estudios secundarios. El argumento de los directivos para esta decisión de cierre y despidos se basa en la necesidad de “optimizar recursos”. Esas 11 horas (sobre un total de 25 que tiene ese curso) fueron llevadas y dadas de alta en el aula satélite de Barriales (Junín) del CENS 3-505 “Luis Albornoz”. Las otras 14 horas, en base a los reclamos de los y las trabajadores, pudieron quedarse en la institución y actúan como horas del Servicio de Orientación. Aunque la delegada gremial de la escuela, Carla Carabaca, nos hizo saber que temen perderlas más adelante, junto a un cargo de preceptor.

Los y las 5 docentes, de ese curso sufren de manera inmediata la baja, lo que podría traducirse en despidos, pero no son informados con las 48 horas de anticipación que la ley indica. De hecho, se enteran de casualidad: “nos enteramos una semana después, porque un profe se da cuenta en el GEM” nos contó Analía Romera profesora de Historia Argentina y Mundial de ese curso, y una de las docentes perjudicadas por la decisión.

Los primeros días de agosto, el director Fernández envía, a través de los grupos de Whatsapp de la escuela, un acta firmada por el supervisor Funes donde figura la baja de las horas. Hasta el momento los y las docentes no habían sido notificados por los canales formales en tiempo y forma. En este contexto de cuarentena, el único medio formal es a través de correo electrónico, y no por vía Whatsapp como lo hizo el directivo.

Por otra parte Fernández convoca a una reunión virtual a los docentes de otro curso, 3° 4°, del aula satélite de La Bajada, para anunciarles que debían absorber a los y las estudiantes del 3° 5°. Los 9 estudiantes afectados, que cursaban en 3° 5°, que funcionaba en el edificio de la Escuela 1-183 Correo Argentino de Costa de Araujo, al ser trabajadores municipales tenían un régimen especial: “es un plan libre con apoyatura, un plan especial para trabajadores que no pueden ir a cursar pero si pueden estudiar desde sus casas, y luego rinden libre, las horas de clase son apoyaturas, es decir, ellos van y se sacan sus dudas” nos explicó Analía Romera.

Pero, ante la decisión tomada por las autoridades, además de los docentes afectados por perder sus horas de clase, afectará a los estudiantes cuando sea momento de volver a las clases presenciales: “los chicos trasladados al aula de La Bajada, cuando vuelvan las horas presenciales, van a tener que trasladarse hasta ese distrito para tener clases o sus horas de apoyatura”. Esto es en la escuela 1-069 “José María Gutiérrez”, a más de 6 km del aula núcleo.

Ante esta situación los y las docentes solicitaron, al director y al supervisor, reunirse con todo el personal de la escuela para presentar sus recaudos y reclamos. Los docentes se asesoraron con el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) y les pidieron estar presentes en la reunión, que se realizó la semana pasada de manera virtual. El supervisor Mario Funes se negó a participar si los representantes gremiales permanecían en la reunión, y es así que la abandonó sin dar explicaciones.

Carla Carabaca, docente de la escuela y delegada gremial nos informó que, con acompañamiento del SUTE los y las docentes afectados realizaron la presentación de un recurso de revocatoria, es decir, que la decisión se anule, en virtud de las irregularidades cometidas y de la vulneración en los derechos laborales y a la educación de docentes y estudiantes. Lejos de hacer lugar al pedido, los directivos de la escuela enviaron un acta a los y las docentes del 3° 4°, en carácter de apercibimiento, para comenzar con la organización del segundo semestre, es decir, la decisión de cerrar el 3° 5° y reubicar a sus estudiantes no se echa para atrás, desconociendo así el pedido de revocatoria y dando curso a la decisión tomada inicialmente.

Carabaca manifestó que “muy difícilmente podamos recuperar esas horas y lamentablemente nuestros compañeros no podrán recuperar sus horas de trabajo” pero que “estamos preocupados por que corren riesgo las otras 14 horas y un cargo de preceptor” ya que, de alguna manera, director y supervisor, expresaron que puede ser lo que sigue. En ese mismo sentido la profesora Analía Romera manifestó que “el director nos explicó que el supervisor le dijo que se daban de baja estas horas o se deban de baja otras, y eso nos pareció preocupante, una amenaza tipo: es esto o aquello”.

En plena pandemia, que desnudó muchas falencias estructurales, y en particular las de la educación, el gobierno provincial cierra cursos y deja trabajadores cesantes, vulnerando derechos educativos y laborales. No parece una gesto a la altura de la circunstancias.


  • Comentarios

    Relacionadas