Despertador Online

de

del

FECOVITA en la mira de un productor vitivinícola

Por Juan Burba

Compartir

abril 3, 2018

A raíz de una nota publicada por El Despertador denominada “Vitivinicultura: cuando la cadena se corta por lo más delgado” donde se entrevistaba a un contratista y a un investigador especializado en el tema, el señor Carlos Juan Luconi, presidente de la Cooperativa Vitivinícola Tres de Mayo, pidió a este periódico su derecho a réplica, el cual, obviamente, obtuvo en otra nota publicada bajo el título “En defensa del cooperativismo vitivinícola”.

Para aportar más miradas al respecto, El Despertador entrevistó a un productor de la región, específicamente del departamento de San Martín. Se trata de Benedicto Onofri, “nieto e hijo de socios fundadores de la Cooperativa Nueva California” según él mismo se presenta, siendo actualmente socio de la misma. Onofri comentó, ambas notas en la página de Facebook de El Despertador. Cabe destacar que la Cooperativa Nueva California forma parte de FECOVITA (Federación de Cooperativas Vitivinícolas).

El punto central de la réplica de Luconi fue la comparación, en la primera nota, de Fecovita con grandes bodegas privadas como Baggio o Peñaflor. Sobre dicha Federación el productor sanmartiniano expresó : “Fecovita sólo funciona bien para ellos mismos, para el círculo chiquito, a las cooperativas sólo les dan migajas, no hay verdadera distribución de ganancias por venta de vinos” y prosiguió: “las cooperativas no ven retornos de ningún tipo, ni de las marcas como Toro o Estancia Mendoza por ejemplo”.

Sobre cómo los productores ven a la Federación, Onofri expresó que “la perciben como un pulpo gigante, las cooperativas reciben órdenes o concejos de Fecovita, y hay gente que la quiere y gente que no”. Muchas veces, cuando los propietarios son socios de las cooperativas y tienen contratistas a cargo de la finca, éstos últimos prefieren no vender su porcentaje a Fecovita, por las condiciones de pago y el precio. “Te pagan en 12 meses cuando las bodegas privadas te la pagan en 6 meses” afirmó Onofri y aseguró que los directivos de las cooperativas y de la propia Federación “usan a Fecovita como arma de seducción y de persecución”.

Luconi, en su respuesta a nuestra nota, se jactó de ser “miembro titular del Consejo de Administración desde hace 14 años, y reelecto en elecciones cada dos años”. Consultado por la duración de las autoridades de las Cooperativas frente a los consejos administrativos, el viñatero del este espetó: “es muy difícil sacar a esta casta de dirigentes encumbrados, hay uno (de Fecovita) que hace 25 años que está, yo personalmente le dije que se tiene que ir y me miró como diciendo: “soy Highlander”” en referencia al famoso film que en los ’80 protagonizara Christopher Lambert personificando a un inmortal. Queda claro entonces que aunque Fecovita no sea formalmente una “empresa privada”, la experiencia de muchos asociados dicta que queda mucho por hacer para hacer efectivos los valores y principios del cooperativismo.

En un complejo sistema de clasificación de vinos y uvas cada cooperativa pone precio a sus productos para sus productores, pagando, la mayoría de las veces, en 12 cuotas. Esta clasificación de “distintas calidades de vino, no la pone Fecovita, cada cooperativa elige su forma de determinar los vinos” dijo Onofri y sentenció “son medio extrañas y caprichosas las clasificaciones”, considerando que, según la categoría es el precio.

Con respecto a los controles sobre las cooperativas y la Federación, nuestro entrevistado informó que “los realiza un auditor externo pagado por la propia cooperativa, -o sea- por el consejo administrativo, que seguramente va a decir lo que le convenga al consejo, ¿no?” y prosiguió: “los síndicos son títeres que no tienen la sapiencia para representar a los socios, hablan por el consejo, los controles de los síndicos son de amiguitos”. Onofri nos contó que en una oportunidad propuso colocar un síndico que no fuera de la propia Cooperativa Nueva California y le dijeron que “por tradición siempre había sido uno que fuera socio, cuando el estatuto dice que no es necesario que sea socio”.

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) también fue blanco de críticas del productor viñatero. “Las cooperativas le sacan plata a los productores para darle a la Coviar” disparó Onofri, y continuó: “los pocos beneficiados por la Coviar, eran las músicos porteños o rosarinos” en referencia a la campaña televisiva “El Vino nos une” que protagonizaron artistas de la talla de Fito Páez o Alejandro Lerner. “¿Mejoró algo la venta?” se preguntó, “no, siguió cayendo el consumo” se respondió inmediatamente el heredero de los primeros cooperativistas de Nueva California.

ED: ¿Por qué cayó el consumo?

BO: El vino se vende menos porque nos metieron en la cabeza que no se le puede poner hielo, tiene que ser en copa, porque si le echás soda sos un grasa y si le echás agua sos un ordinario. ¡Las cooperativas no tenemos que seguir esa estupidez!.


Comentarios

Mas Noticias