Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


13 marzo, 2020

Históricas, NO histéricas

  •   Por El Despertador

           

Por Camila Salem

El pasado sábado 7 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, se realizó una jornada de mujeres en una finca llamada “RECONOCERNOS CÍCLICAS”, donde el foco era el ciclo menstrual, para que cada mujer conecte con su poder ancestral a través del conocimiento del mismo.

Aquelarre en la finca.

Desde siempre el ciclo menstrual ha sido un tema tabú, algo de lo que no se debía hablar, una situación sucia pero transformadora. Nuestras ancestras fueron llamadas brujas por un proceso natural, el desconocimiento de este ciclo hizo que históricamente se le diera una visión despectiva, tanto de varones como de mujeres. Recuerdo que menstruar cuando era una adolescente era algo oculto, pasábamos las toallitas femeninas como si fuera droga en la primaria, por vergüenza, porque de eso mejor que nadie sepa.

El despertar femenino, el encuentro con el llamado de la luna, que nos transforma de niñas a mujeres, no debería ser algo vergonzoso. Al contrario, es un tema del que se debería hablar, con amor y comprensión, porque es totalmente natural. No puedo evitar pensar en una frase que vi en Facebook, que dice: “La menstruación es la única sangre que no viene de la violencia, y es la que más asco te da”. Eso aplica para ambos géneros, porque siempre nos enseñaron que es algo asqueroso y doloroso, un sufrimiento interno del que nadie debe hablar y, por ende, las emociones que atravesamos las mujeres por este proceso no deberían salir a la luz.

Es por estos antecedentes históricos que estos encuentros son tan importantes, para cambiar la visión de la sociedad ante nuestro ciclo y para abrazar nuestro útero, una vez sanada esa herida, deja de doler todos los meses y el período se convierte en un proceso mágico, poderoso y satisfactorio.

Fue el primero de muchos y están invitadas todas las mujeres a participar. Este fue para comprender las etapas de nuestro ciclo, que está alineado con la Luna, nuestras emociones, pensamientos y sueños. Pero la idea es generar un espacio para que cada una de nosotras aporte sus conocimientos, que vaya mutando en cuanto a las necesidades de cada una de las integrantes. Un lugar donde nos podamos escuchar, aprender, acompañarnos y entendernos. Se acordó que sea una vez al mes, si te interesa sumarte y querés saber cuándo será el próximo, comunicate a este número por whatsapp: +5492634287110 (Julieta)

Testimonios de algunas mujeres presentes en el primer encuentro:

“Las mujeres lavallinas son merecedoras de un espacio en el que puedan expandirse, hablar libremente, gestionar diversas herramientas y conocimientos y conectarse con sus cuerpas. Este círculo está pensado como un camino para lograr empoderamiento en un ambiente de sororidad y re-encuentro con nosotras mismas.”- Juliana Arias (iniciadora del proyecto)

“El primer encuentro me dejo con una mezcla de sensaciones entre una paz muy fuerte y una sobredosis de energía femenina. Esa linda seguridad de que estamos juntas y cada vez somos más. Erupcionaba la energía y las ganas de intercambiar ideas y crear un espacio seguro y de amor.”– Julieta Sabatini

“Fue interesante el primer encuentro, se intercambiaron ideas, dudas y miradas. Es importante el tema de anticonceptivos ya que de ahí surge de prevenir diversas enfermedades de transmisión sexual, y qué anticonceptivo es el indicado para cada cuerpo. Para el próximo encuentro estaría bueno respetar la puntualidad ya que no pude quedarme hasta el final.” – Romina Arias

«En el primer encuentro vi alta magia de todas las pibas. Se plantearon diversos temas y dudas, el saber entender que no todas las cuerpas son iguales y que hay miles de tabús que romper. Aprendí de cada una con la que compartí ese ratito y me lleve muy linda vibra de esas poderosas, con esto dejo un poquito de lo que me dejó a mi ese encuentro.» – Belén

“Nunca había asistido a un círculo de mujeres y sinceramente  fue muy hermoso compartir con ellas,  se formó un aquelarre divino, mágico lleno de confianza, empatía y amor. Eso es lo bueno, que las pibas pudimos abrirnos y compartir nuestras dudas y saber que no éramos nosotras las culpables de nuestra ignorancia sino el sistema educativo tan patriarcal que nunca nos enseñó cómo  funciona nuestro cuerpo y lo poderosas que somos, así que bueno nada genial, estoy totalmente agradecida de que esto se haya dado. Ame y amo saber el poder que llevamos, el conectar con nuestras ancestras que las quemaban y llamaban brujas por ser libres, el saber y reconocer que somos cíclicas y complementarnos con la luna, la energia que nos regala, el poder que tiene nuestro útero y amarlo amarnos y amar nuestros ciclos amar nuestra menstruación, nuestra sangre que es mágica. Y como dijiste, la menstruación es la única sangre que no viene de la violencia y es la que mas asco te da. Amor a las pibas y que siga creciendo esta hermandad.” – Ruth Villegas


  • Comentarios

    Relacionadas