Últimas Noticias
Despertador Online

Arte y Parte

Cultura


7 mayo, 2020

Entrevista con Pablo Luján: “Todos podemos sumar desde ahí, pensar en el arte y con el arte, hacerla y consumirla, lograr que fluya como un circuito.”

  •   Por Camila Salem

           

Pablo es artista, profesor y pionero de la cultura de Lavalle. El guitarrista y cantante, forma parte de la banda Ariscos y se encuentra trabajando en nuevo material para compartir sus creaciones. Fue parte del ciclo de conciertos en vivo de “HOY SUENA – música en casa” y luego nos contó parte de su historia artística. A continuación el link de su canal en Spotify:

https://open.spotify.com/artist/7A3AmPdLsybMQUXOIeIB1B?si=MZGtGdu4SJW3TWAoRNvgig

Durante la cuarentena, nos cuenta…

“Me encuentro trabajando en un cancionero ilustrado, que está próximo a salir. Se podrá adquirir de manera digital o física (impreso). Se trata de todas las canciones de mis últimos dos discos: «Redondita ilusión» y «Lucha». Está la letra, por un lado, más un comentario de cómo la hice, y con la letra están los acordes. Para que quien quiera, le guste o sepa, pueda tocar y cantar el tema. Las canciones se pueden escuchar por Youtube o Spotify, si no, está también la oportunidad de comprarme el disco. 

Un cancionero ilustrado por mi hermano, cada canción tiene una ilustración digital. Va a tener una presentación y una descripción. También video clips, de los dos discos y el capítulo de un documental en el que participé. Va a salir a la venta pronto, es una idea que tenía hace tiempo, y se dio ahora que es sumamente necesario, por la situación económica que atravesamos los artistas.”

¿Cómo y cuándo fue tu comienzo en el mundo de la música?

Románticamente, me gusta viajar hacia la adolescencia, a cuando iba a la casa de mi abuelo y mi tío tenía una guitarra. Ese fue mi primer descubrimiento, que le habían regalado una guitarra e indirectamente llega a mis manos, por la cercanía de edad con mi tío y la buena onda.

Recuerdo haber pasado una tarde entera aprendiendo una canción de La Renga, con esos libritos cancioneros de antes. Es una de las maneras que muchos descubrimos la música, ha sido una etapa fundamental, por amor al arte, el acercamiento se disfruta mucho.

Por lo menos yo lo recuerdo con mucha alegría siempre. Además, porque siempre es la pregunta que nos hacemos, o uno siempre vuelve a eso, a cómo empezó, cómo llegó ese camino que transcurrimos. Es lindo pensarlo y recordarlo así, como volver a pasar por el corazón. Fue como a los 14 o 15 años.

Insistía mucho con mi grupo de amigos para que todos fuéramos músicos, que hiciéramos música. El ideal de la banda, cosa que después fue posible. Tuve bandas con mis amigos, y en todas las que he estado han sido así.

Llegando al fin de la escuela secundaria, empezamos a armar la banda que fue «Voces del Norte», con el Ale Arguello, el Nino Lara, el Tano Mazeo, el Sebastian Vallecillo, el Nicolas Mardini y el Luquitas Andrada. Éramos todos compañeros de la secundaria y hacíamos música, fue fantástico empezar así, con mis amigos. Recuerdo que hicimos una peña, que fue mucha gente, nos fue muy bien, tengo recuerdos hermosos.

Link de Spotify – ARISCOS: https://open.spotify.com/artist/396tgU5PyfJhHXChlLvRmX?si=NNMFQVqkTiOt9z7aWSVmFg 

¿Artistas referentes?

La única manera de que un artista llegue a mí o atrape mi atención, es hablando de ideales o valores y que defiendan principios. Que su música o su expresión, la que sea, tenga que ver con la conciencia social, de que saber entender y convivir con los otros, y también que nos tengan en cuenta en la sociedad. No mostrarse por sobrenatural, me refiero a que los artistas somos seres humanos con un montón de errores y defectos, entonces me bajo de volverlos dioses, en cuanto a sus obras y registro, o lo que podemos apreciar de ellos como artistas.

Leon Gieco, por ejemplo, es un referente, para mi es el que lleva la bandera. También Mercedes Sosa, oalguien más cercano como Juanita Vera, Domingo Camaya, son estandartes culturales del departamento, que han trascendido a nivel nacional y que cualquiera que lo escuche, queda fascinado. Tengo un montón de referentes, demasiados, para nombrar en la entrevista.

A la hora de crear… ¿Qué te inspira?

Dejo que fluya, no perezosamente. Trabajo en mejorar, cada día puedo llegar a ser algo mejor. Entonces, busco eso, dar lo mejor. Tengo en cuenta siempre, que lo que vaya a mostrar en una canción o poesía, tenga lo mejor de mí. También puedo partir a través de una idea que quiero dar con palabras, entonces laburo más el mensaje que quiero dar y la música trata de acompañar ese mensaje.

La música que he hecho siempre ha sido partiendo desde mí, mis composiciones tienen mi perspectiva, y en ella también soy arengador, invito a que vayamos para adelante, que demos un paso más, que no nos quedemos con lo que ya está. Que la idea sea esa, y que cada uno la plasme en lo que hace. Seas lo que seas, panadero, chofer, empresario, profesor, la idea es siempre dar lo mejor.

Pablo Luján – Zamba de Hoy:  https://www.youtube.com/watch?v=Q9BbIiesPpg&feature=youtu.be

¿Qué géneros musicales escuchas?

Trato de que la música que escucho siempre sea lo más abierta posible. Puedo escuchar desde AC/DC, hasta los pibes de acá, como el Kuelgue. Me gusta Lisandro Aristimuño, Catupecu Machu, Divididos, Las Pelotas, Spinetta, Cerati. De folclore, me gusta Peteco Carbajal, la música cuyana me fascina. Escucho Fabiana Navarro, Palorma, Ernesto Villavicencio, Tejada Gómez.

Cuando estudié música aprendí a escuchar sinfonías, la música clásica, el romanticismo, el tango también me gusta un montón. En realidad, toda la música, también el rap, el beatbox. Trato de estar abierto, permanentemente, y no juzgarla, sino ver si yo establezco relación en el momento en el que la escucho, que me atraviesa. Ver qué siento con los distintos ritmos, que cada vez hay más y más, por suerte.

¿Qué opinas sobre el desarrollo de la cultura en el departamento?

Me parece que va muy bien, por suerte siento que estoy, que formo parte de esa incubadora, porque soy profesor de guitarra. Trabajo para el municipio, tengo un taller de guitarra en Jocolí, en Jarillero, en La Palmera, y también estoy en el ensamble de alumnos, con el profe Hugo Tallura.

Trabajamos en eso, en el desarrollo de la cultura, nosotros a veces charlamos de lo lindo que es ser parte de esto, de ser profesores y estar guiando el camino de muchos chicos, con la importancia que uno le da. Por lo menos yo lo tomo así, como casi todos los profes, porque el arte tiene esa característica, de entregarse a la pasión a la que uno se enfrenta. La felicidad se trata de eso, de entregarse, y se lo trasmitimos a los chicos.

Veo muy bien el desarrollo, lo veo pujante, que se está nutriendo y con muchos chicos en él, eso me pone contento, feliz y tabien a disposicion. Valoro mucho este trabajo, esta manera de poder llegar a más gente.

¿Me contarías una anécdota que te haya enseñado mucho o hayas disfrutado a pleno en tu camino musical?

Esta es una anécdota que pasamos hace mucho tiempo, más o menos en el año 2010, sino me equivoco. Nos invitaron a tocar a la peña de Algarroba.com. La banda cumplía 9 años y presentaban su segundo disco, en San Luis. Tuvimos la suerte de acercarnos y establecer una relación. Julio Salazar es un alma muy generosa, una persona muy sencilla y sensible. Eso tiene que ver también con lo que al principio respondía, más allá de los artistas referentes, las personas que sigo tienen una calidad humana gigante, que se les sale por los poros y uno se da cuenta.

Julio nos invitó con la banda que estábamos en ese momento, se llamaba “Los Cantores de un sentimiento”, donde estaban los hermanos Godoy (Sebastian y Martín), Matias Guajardo, Cristian Gil y el Tucan (Franco Galbani). Ahí es donde conocí al Carlos Videla, de ariscos; cantabamos juntos con Pedro Perez.

Esto fue en invierno, creo que cerca del 9 de julio, porque todos andábamos con escarapelas. También recuerdo que hacían 11 grados bajo cero esa noche. Eran dos, y tocamos ambas en la peña. A pesar del frio nos fuimos todos de gira, el Julio nos consiguió alojamiento en un polideportivo y nos quedamos ahí.

Fuimos un montón de amigos, el viaje quedó en la memoria, eso te enseña mucho. Porque después no todo es así, hay ocasiones muy escasas en las que se puede disfrutar con tanta gente, tantos amigos, hermanos. Que en un principio haya sucedido también te deja esa enseñanza, disfrutar cada momento a pleno, porque no sabes que va a pasar mañana. Y mucho menos en este momento, este contexto, en el que tantos añoran salir y poder reencontrarse con amigos y familia. Esta es una de las anécdotas más linda que me quedó.

¿Qué le dirías a las y los artistas del departamento?

Que hoy es nuestro momento, más que nunca tenemos que ocuparnos de bajar, de canalizar toda esta situación. Y que el día de mañana sigan con más convicción, sigan apostando al arte. Es lo que necesita y verdaderamente hace grande a nuestra cultura. Todos podemos sumar desde ahí, pensar en el arte y con el arte, hacerla y consumirla, hacer que esto fluya como un circuito. Bajar ese sueño, que viene de generaciones anteriores, bajarlo a la tierra y vivirlo.


  • Comentarios

    Relacionadas