Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


13 mayo, 2020

¿Cómo son nuestros hábitos y costumbres en esta cuarentena en Lavalle?

  •   Por El Despertador

           

Es indudable que la pandemia está influyendo de diversas maneras en nuestros hábitos y costumbres cotidianas.
¿Cuánto se han modificado esas costumbres?

Una encuesta en forma online de la consultora Oasis Norte dos arroja algunos datos para analizar y que son interesantes para saber como convivimos con la pandemia en Lavalle

La encuesta se hizo, bajo la modalidad de plataforma online entre el pasado jueves 30 de abril y el domingo 3 de mayo y fue respondido por dos centenares de lavallinos y lavallinas, en su mayoría (43%) de la Villa Tulumaya y de otros distritos como Tres de Mayo (10%), Jocolí (10%), Costa de Araujo (7,5%), La Pega (5%), Colonia Italia (5%) y otros de Alto del Olvido, El Carmen, El Chilcal, El Vergel, Gustavo André, Jocolí Viejo, Oscar Mendoza y San Miguel. Dos tercios de quienes respondieron son mujeres (68%) y las edades se distribuyeron de la siguiente manera: casi la mitad de los y las encuestados tienen entre 25 y 40 años, un 37% de 41 a 55 años, un 8,5% de 16 a 24 y el resto más de 55 años.

Una de las primeras preguntas que se realizó está relacionada a los hábitos de compra que tanto se ha hablado en las últimas semanas.

Ante la pregunta de ¿Cómo realizás tus compras?, el 68% de los encuestados afirmaron que «voy a los negocios poco y compro mucho». El 17% confesó ir a los negocios «las veces que necesito» y más del 7% afirman comprar con delivery. Uno de cada 10 dijo hacerlo de otra forma, por ejemplo que algún miembro de la familia realiza las compras a alguien de un grupo de riesgo. Esto muestra claramente que el supermercado ha seguido siendo el preferido de las familias. Las largas colas en determinados momentos así lo atestiguan.

En relación al delivery, sólo el 7% afirmó comprar bajo esta modalidad, lo que muestra a las claras, la tradición que impera en el departamento. Cabe mencionar, que eso es igualmente un aumento en relación al antes de la pandemia, puesto que previamente ese número no llegaba al 1% de las compras.

 

El efectivo todavía manda

Si uno veía largas colas en los cajeros para obtener dinero constante y sonante es por una sola cuestión, porque casi la mitad de los lavallinos todavía utiliza demasiado el efectivo en sus transacciones comerciales. En ese sentido, la encuesta muestra sobre la forma de pago que el 43% utiliza efectivo, mientras que el 41% usa la tarjeta de débito cuando es posible. Menos del 10% manejan tarjeta de crédito en cuarentena, lo que nos da la pauta de que no hay margen para endeudarse y que los comercios prácticamente no reciben este tipo de tarjetas. Sólo el 6% elige pagar por plataformas online como Mercado Pago o Si Pago.

 

 

Consumos masivos de comunicación

Ante la pregunta «¿Cómo te estás informando en cuarentena?» la líder sigue siendo la televisión sin duda, seguida de las redes sociales. Un 85% de los encuestados dijo estar informándose por la televisión, mientras que un 74% dijo también hacerlo por las redes sociales. Los Portales web están en el 41% de las consultas cotidianas, mientras que diarios y radios casi el mismo nivel de preferencias con el 35%. Cabe destacar, que para las noticias locales, casi el 85% prefiere los medios lavallinos, mientras que otro 15% dijo no consultarlos.

 

 

¿Y los hábitos de higiene?

En referencia a los hábitos sanitarios, el 98% de los encuestados y encuestadas manifestó lavarse más las manos que antes. El 65% dijo saludar a amigos y conocidos desde lejos y 3 de cada 10 con el codo, la nueva modalidad cuarentenosa. Prácticamente nadie saluda abrazando o con un beso en este momento. Mucho menos con dos, haciendo trizas una de las más arraigadas costumbres de este terruño.

Para salir, la totalidad de los y las consultados dijo utilizar barbijo o tapabocas, pero menos del 10% utiliza guantes. La mitad dijo sacarse la ropa y ponerla a lavar al volver a su casa. Sobre otras formas de cuidarse al salir, la encuesta permitía desarrollar algunas palabras. Se encontraron todo tipo de métodos: «de regreso me lavo las manos en una zona, pongo todo lo adquirido, lo desinfecto y luego lo coloco en su lugar, limpio la zona donde coloqué las cosas» o «al llegar a casa me rocío con alcohol», también «llevo alcohol líquido rebajado en su porcentaje y me lo coloco en manos y antebrazo y en todo lo que vaya tocando (puertas, carrito del súper,etc.)».

Al preguntarles si podían, los encuestados, trabajar desde casa, más de 55% afirmaron que sí, con trabajos tales como: docentes, empleados públicos, productores agropecuarios, trabajos vinculados a la informática, amas de casa o televentas. Entre el resto de los trabajos, que no pueden llevarse adelante desde el hogar, están los empleados de comercio, albañiles, trabajadores y trabajadoras rurales, policías, enfermeros y enfermeras.

Arte y parte

Consultados sobre si se lee más en cuarentena, más de un cuarto de los encuestados indicó no leer más que en otros momentos. Y sobre las lecturas consumidas, casi el 36% dijo leer artículos periodísticos, mientras que el 16% retoma libros pendientes en formato papel, 2 de cada 10 encuestados leen libros en formato digital en alguna pantalla (celular, tablet, computadora), y tan sólo el 2% está «empezando» libros que no leyó antes, al igual que revistas. Entonces podemos suponer que, según la encuesta, lavallinos y lavallinas no están aprovechando la cuarentena para leer.

Sobre otro de los consumos que, se supone, aumenta en cuarentena, está la música. Casi 6 de cada 10 encuestados prefieren las plataformas virtuales como Spotify o YouTube, el otro 40% se divide entre escuchar música por medios propios (CD, archivo de computadora) y la radio. Con respecto a las pantallas, el 70% dice consumir más películas que antes y la mitad consume series para todos los gustos.

Evidentemente esta cuarentena llegó para cambiar algunas rutinas hacia adelante. La forma de saludarse o algunos hábitos de higiene perdurarán en el tiempo. Algunas costumbres vinculadas a las formas de consumir, bienes o servicios, seguramente también. Trabajo y modalidades de estudio, sin duda. La duda es si hay forma de volver a la «normalidad», si es que esta existe realmente. Por lo pronto lavallinos y lavallinas, según coinciden muchos de los consultados por este medio, han entendido que hay que cuidarse para cuidarnos como sociedad, mientras tanto vamos cambiando algunas costumbres.

 

 

 

 

 


  • Comentarios

    Relacionadas