Despertador Online

La región hace escuela


14 mayo, 2020

¿Una app para ayudarte o para vigilarte?

  •   Por Franco D´Amelio
           

Recientemente el Ministerio de Salud de la Nación lanzó oficialmente la segunda versión de la aplicación «CUIDAR COVID-19», cuyo fin sería recabar información de los usuarios para generar bases de datos sanitarias más actualizadas.

La app, disponible para Android como para IOS, permite la realización de un autotest con los síntomas comunes del coronavirus y en base al resultado permite renovar o no el Certificado Único Habilitante para la Circulación. Sí, como lo lee, por medio de una serie de pruebas, un programa determina si puede o no circular libremente.

Si bien desde el oficialismo nacional se han ponderado las virtudes del sistema, que ha permitido hasta ahora más de 1.800.000 autotesteos, diversos especialistas han manifestado preocupación por los riesgos del instrumento.
De hecho, diputados nacionales de la oposición han realizado un pedido de informe a la Secretaría de Innovación Pública (de quien depende CUIDAR COVID-19) por el tipo de datos recolectados de los ciudadanos y el uso que se les dará.
Es que, uno de los puntos más polémicos de la app, es que utiliza el sistema de GPS de los celulares para hacer un seguimiento en tiempo real de todos los movimientos de los usuarios, y en sus términos y condiciones aclara que los remitirá a las autoridades recomendando acciones.

Dicho de otra manera, la cuarentena de cada individuo sería supervisada por el Estado rastreando sus movimientos y el de las personas con las que se vincula.

Para dimensionar mejor la temática, se le consultó a Federico Calderón, de la empresa lavallina de diseño web y programación Oykos web. «Existen bastantes riesgos en el manejo de los datos, la corrupción es algo que siempre está latente…tanto acá como en el primer mundo», comenzó diciendo.

Para ilustrar esos riesgos, tal como lo han mencionado medios nacionales, existen fuertes indicios de que tanto en el gobierno de Cristina Fernández como en el de Mauricio Macri, empresas de marketing digital compraron ilegalmente bases de datos públicos. Sobre esto Calderón opinó: «todo parecería indicar que es cierto, que se vendieron datos de ANSES y Migraciones para proporcionar big data con fines políticos».

ED: Desde el gobierno se asegura que la información recabada será bien custodiada en sintonía con las leyes vigentes, pero ¿existen formas plenamente confiables de garantizar eso?
FC: «En la teoría sí, existe el Concejo Federal para la Transparencia, creado por la ley 27.235, pero si Mark Zuckerberg (CEO de Facebook) tuvo que responder ante tribunales estadounidenses, sobre los datos que se habían filtrado de esa red para ser utilizados en una campaña presidencial, si eso ocurrió en el marco legal y las precauciones de un país del primer mundo; entonces en Argentina puede pasar cualquier cosa».

«Ya somos parte de un archivo digital, desde la ANSES, hasta los bancos, hay mucho entrecruzamiento de datos, incluso con las compañías de seguros, y más con esto de la pandemia…parece como si fuera algo de ciencia ficción, pero cada uno de nosotros al subir una foto familiar a una red social, cuando nos hacemos un mail, estamos aportando información que las empresas entrecruzan».

ED: Hablando de empresas, la app CUIDAR fue desarrollada tanto por organismos públicos como privados, ¿el riesgo de fuga de datos es mayor al participar más de una decena de empresas?
FC: «Sí, la venta de datos es un tema a prestar atención, el gobierno aun no invierte lo suficiente en tener desarrollo de software público, por lo que contrata servicios privados. De hecho, parte de los sistemas que utilizan algunas fuerzas policiales argentinas serían provistos por empresas privadas».

ED: La app sólo es obligatoria para quienes tienen la enfermedad o han regresado del extranjero, ¿qué piensa que sucedería si, como en China, Polonia y otros países fuese totalmente obligatoria?
FC: «En Argentina hay mucha gente que no tiene celular, o tiene equipos con tecnología desactualizada, por lo que no creo que en el corto o mediano plazo sea viable hacerla obligatoria. Pero si se lo hiciera, ahí sí se estarían violando derechos sobre la privacidad de las personas, aunque la gente diera su consentimiento para usar la aplicación».


  • Comentarios

    Relacionadas