Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


10 junio, 2020

Familias productoras caprinas se organizan para compras comunitarias de forraje

  •   Por El Despertador

           

Comienza en estos días, y hasta los primeros brotes de la primavera, una época crítica para nuestras familias productoras caprinas. La escasez de forraje en el campo hace que las majadas de cabras del secano lavallino sufran hambre y desmejoramiento sanitario, si las familias no se dan una estrategia para suplementar, con otro forraje, lo poco que las cabras pueden ramonear de la vegetación natural.

Es por esto, que en general, las familias campesinas de las distintas comunidades se dan estrategias para que este momento crítico no las sorprenda y arriesguen la sanidad y nutrición de las majadas. Pero el costo de hacer llegar forrajes como maíz o fardos de pasto al campo es muy alto. El «ambulante», como es llamado quien acerca distintos tipos de mercadería en camiones y recorre puesto por puesto, hacer llegar el maíz a cada comunidad a un costo de $ 25 el kilo. Un precio muy elevado que repercute en una compra muy escasa para las verdaderas necesidades de los caprinos.

Es por esto que familias organizadas en distintos parajes de nuestro secano se organizan para comprar forraje de manera comunitaria y abaratar los costos pudiendo así cumplir mejor con los requerimientos nutricionales de sus animales. El Retiro y Lagunas del Rosario hicieron punta esta semana, y el pasado martes se realizó en Lagunas una compra comunitaria de maíz. La actividad estuvo organizada por la Regional Oeste de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras Rurales Sin Tierra y el apoyo de la Secretaría de la Agricultura Familiar de la Nación (SAF). Se trasladaron más de 2 toneladas de maíz que llegaron a 11 familias de esa comunidad, que servirá para alimentar a más de 1000 cabras. De esta manera, comprando un volumen mayor que el que las familias pueden adquirir individualmente, se consigue llevar el precio del kilo del maíz a $13, la mitad de lo que el ambulante lo lleva.

En el marco de la actividad, el médico veterinario Julio Cacciavillani de la SAF dio una charla sobre nutrición caprina, y explicó las mejores maneras de aprovechar este suplemento forrajero. Se compró maíz entero y molido por lo cual es importante tener claridad de cómo administrar cada uno en la comida diaria de los animales, según su estado nutricional y su etapa de desarrollo. Además, los y las técnicos de la SAF llevaron una muestra de sorgo ensilado para probar esta otra forma de alimentar al ganado caprino y sumar una nueva opción.

 

Ya se están organizando para las semanas venideras otras compras similares en diferentes comunidades y en ese sentido, las organizaciones territoriales junto a algunas instituciones públicas vienen pensando y probando otras estrategias como la siembra de pasturas de bajos requerimientos hídricos, con sistemas de riego adaptadas a la zona, que sirvan como «colchón» para pasar estas etapas que son las más duras en la vida de las cabras y de las familias puesteras.


  • Comentarios

    Relacionadas