Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


12 junio, 2020

Hospital Carrillo: Una bonita sala de partos convertida en depósito

  •   Por El Despertador

           

La Maternidad del Hospital «Ramón Carrillo» de Las Heras (donde paradójicamente nacen muchos lavallinos y lavallinas) fue inaugurada en el año 2014, ideada según lo expresado en la «Ley de Parto Respetado» (Ley Nacional 25.929). Esta ley, aprobada en el 2004, prioriza el acceso de toda madre a la información, al trato digno, respetuoso e individual, permitiendo el acompañamiento de quien la embarazada quiera durante el trabajo de parto, durante el parto, y en el posparto, anteponiéndose el parto natural a las prácticas invasivas, como los partos programados y por cesárea, y de suministro de medicación, como el goteo con oxitocina para inducir el parto.

La del Hospital Carrillo es una de las pocas maternidades públicas del país preparadas para este tipo de atención, y la única a nivel nacional que tiene las condiciones para el parto acuático. «Hoy hay un achicamiento, de la salud en general, y en particular de la maternidad del Carrillo» expresó Teresita Lavarello, integrante de la Red en Apoyo al Parto Respetado, «y hoy dicen (desde el gobierno provincial) que porque faltan tres técnicos y un anestesista, no se cumplen con las condiciones esenciales para atender partos humanizados en el Carrillo». De esta forma, el Hospital, desde marzo de este año sólo atiende partos en período expulsivo (dilatación de más de 7), es decir que están en progreso, pero sólo de 8 de la mañana a 3 de la tarde.

Teresita tuvo a su hija allí: «yo tuve quince horas de trabajo de parto, con personal especializado en el extranjero, con todo el tiempo necesario, la tuve en cuclillas, la sala está preparada para que puedas parir en la postura en la que te sentís más cómoda, yo lo disfruté mucho» expresó. Nos contaba que «en la ley se prevé que la mujer decida que si quiere que le induzcan el parto, caso contrario es violencia obstétrica» y aclaró «en muchos casos te inducen el parto sin consultarte o te llevan a una cesárea sin que eso sea necesario» y se lamentó: «la única maternidad (de la provincia) adaptada para esas condiciones está sufriendo un achicamiento». Hoy la sala para partos acuáticos está siendo utilizada como un depósito, según lo muestran las fotos que acompañan esta nota.

 

Como decíamos al comienzo, muchos lavallinitos y lavallinitas nacen en Las Heras (¿what?). Y claro, desde hace un tiempo el Hospital Sícoli sólo atiende partos en proceso, y los que se pueden programar son derivados al Carrillo. Al respecto Lavarello informó que «el Sícoli también sufrió cierres parciales o reestructuraciones de acuerdo a esta implementación de las condiciones para los partos» y aclaró que «el sistema de salud de cada provincia tiene que brindar las herramientas para que se cumplan, no cerrar». Una obviedad.

 

 

En el contexto de la pandemia nuestra interlocutora de la Red en Apoyo al Parto Respetado manifestó que «la maternidad del Carrillo se destaca por sus condiciones de higiene, porque está totalmente aislada del resto del hospital, las salas son impecables, y lamentablemente hoy, todas esa infraestructura no se está aprovechando y se están derivando a las embarazadas al Lagomaggiore donde hay casos de Covid, y se prioriza esa maternidad». Consultada sobre la respuesta de las autoridades a sus demandas Teresita explicó que han presentado una nota detallando el por qué es necesario que la maternidad del Hospital Carrillo esté abierta las 24 horas, «incluso mejor en este contexto de Covid, pero no hemos tenido respuestas», aunque aclaró que en algunas charlas informales «las autoridades dicen que no hay condiciones económicas de sostener a un anestesista y tres técnicos, que es lo necesario para que el quirófano funcione las 24 horas, ya que algún parto puede tener complicaciones y es necesario atender esas urgencias».

Parto respetado versión lavallina (pero en Las Heras)

Mariana Gonzáles es de Villa Tulumaya y tuvo, en el 2018, a su hijo Pedro en el Hospital Carrillo, bajo la modalidad de parto respetado, que ella decidió transitar. «Una amiga me comentó lo del parto respetado, ella pasó por esa experiencia y me gustó la idea» contó Mariana en una entrevista con la 89.1. «Comencé a hacerme los controles y al momento en que Pedro decidió nacer nos dirigimos al Carrillo, estuvimos todo el día de trabajo de parto, me internaron a las seis de la mañana y Pedro nació como a las once de la noche» relató. Valoró que pudo estar todas esas horas acompañada del papá de Pedro: «me dejaron todo el tiempo estar con el padre, en una habitación, eso fue muy importante para nosotros».

Mariana pudo comparar ya que hace 11 años tuvo a su primer hijo: Joaquín. Él nació por parto «convencional» en una clínica privada de la ciudad de Mendoza. «Con Joaquín fue totalmente diferente, llegué y en dos horas hicieron que mi hijo naciera, yo no tuve control de nada, me pusieron un suero y nació» se lamentó. «En ese momento viví violencia obstétrica, lo pude ver después» y detalló que «me pidieron hacer silencio porque compartía habitación con otra chica, mi mamá me acompañó de lejos, porque no la dejaban entrar, me pusieron el suero apenas llegué, sin que yo lo pidiera, porque ese día había 14 partos en la clínica».

Consultada sobre si consideró parir en el Hospital Sícoli, Mariana expresó que prefirió el Hospital Carrillo porque le interesó la idea, pero dijo haber tenido «una mala experiencia» con nuestro hospital departamental. «A los pocos días que nació Pedro tuve una subida de presión y fui urgente para el Sícoli, llegué y me pusieron una medicación con la que no podía darle la teta al bebé». Preocupada por alejarse de su hijo, ya que quedó internada, se comunicó con su obstetra: «me dijo venite, me pedí el alta, me fui para el Carrillo y me dijeron que la medicación era compatible con la lactancia, (en el Sícoli) me alejaron del bebé sin necesidad, fue una mala experiencia».

Sobre lo que eligió transitar Mariana quedó muy satisfecha: «las obstetras me hicieron sentir muy cómoda, se lo recomendé a todas las chicas que estaban por tener». Y consultada sobre cómo ve la situación de ajuste actual, anteriormente descripta, expresó: «me produce mucha tristeza que hoy la sala sea un depósito, es mucho dolor, porque es nuestro derecho y lo teníamos acá».

La versión oficial…

Este medio intentó innumerable cantidad de veces comunicarse con el Ministerio de Salud de la provincia para pedir explicaciones. Fue infructuoso. Gabriel Mengual, otrora Director del Hospital Sícoli, y hoy Coordinador de la Zona Metropolitana Norte (jurisdicción de los Hospitales «Ramón Carillo» y «Domingo Sícoli») no accedió a atendernos sin pasar por Emiliano Follis, responsable de Prensa del Ministerio, que nunca atendió a nuestros llamados, ni respondió nuestros mensajes. Mengual no aceptó conversar con nosotros por la vía directa. Será que la explicación oficial carece de argumentos válidos. Será que el parto no está siendo respetado y las preguntas de este medio tampoco.


  • Comentarios

    Relacionadas