Últimas Noticias
Despertador Online

La región hace escuela


17 junio, 2020

¿Cannabis: medicina legal o clandestina?

  •   Por Antonella Mattioli

           

Una práctica milenaria, negada y prohibida por amplios intereses económicos, gana terreno en la disminución de dolencias por determinadas patologías.

Empecé hace unos años a investigar sobre lo que, desde tiempos inmemoriales, se me indicó que estaba mal. Estaba mal utilizar una planta, como cualquier otra, de forma medicinal, aunque haya sido una práctica milenaria de nuestros pueblos originarios que fue negada después de las colonizaciones.

Traté de buscar más información sobre las propiedades del cannabis y me encontré con los efectos curativos que la marihuana tenía sobre pacientes con cáncer, de hecho, lo ví en una película y recurrí a buscar información para corroborarlo, además, cómo es que en algunos países la marihuana medicinal ya era un hecho.

De cerca conozco los efectos que el aceite cannábico tiene sobre personas que padecen algún tipo de epilepsia, y me hace pensar en que quizás con el acceso a otro tipo de medicina el tratamiento para la “disritmia cerebral” puede ser menor a diez años. Entonces, ¿por qué es ilegal esta práctica natural? ¿Qué se esconde detrás de medicar a una persona 10 años sin obtener los resultados esperables? La respuesta podría ser el negocio de la medicina, el poder mantenernos en el círculo del consumo favoreciendo así a los laboratorios y las empresas.

Durante décadas hemos sido avasallados por las industrias farmacéuticas y su manía por publicitar y vender medicamentos que en realidad no necesitamos, un claro ejemplo; la venta de Valium, que posee propiedades ansiolíticas, miorrelajantes, anticonvulsionantes y sedantes, las mismas que posee el cannabis solo que este último es un medicamento natural.

La planta de cannabis ha sido utilizada durante miles de años alrededor del mundo por diferentes culturas con distintas finalidades, entre ellas la medicina. Hoy, en pleno siglo XXI sus propiedades curativas son un hecho. La planta posee distintos activos; los Cannabinoides, que contienen propiedades medicinales, lo cual permite que algunas dolencias y patologías puedan ser tratadas con cannabis, tales como el cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico, etc.

En Argentina, el uso medicinal de la marihuana abrió un arduo debate, impulsado por organizaciones como “Mamá Cultiva”. Dicha asociación está conformada por familias de pacientes, que requieren tratamiento a base de marihuana, cultivadores y profesionales de diversas áreas, cuyo objetivo es hacer uso del cannabis medicinal en forma individual y comunitaria, promover políticas públicas que permitan brindar información sobre el tema y facilitar su acceso, sin restricciones económicas para quienes recurren a esta alternativa.

Después de muchos debates y manifestaciones, finalmente la Ley 27.350 Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados fue sancionada el 29 de marzo del año 2017, fue un hito histórico en materia de derechos y un alivio para aquellas familias que decidieron recurrir a esta práctica de la medicina alternativa. No obstante, cabe aclarar que esta ley no contempla el autocultivo, lo que dificulta un poco más el acceso a esta medicina. Aquellos pacientes que la requieren deben esperar a realizar los trámites correspondientes para solicitarla, como si las enfermedades entendieran de burocracia. Este es el nuevo reclamo de las organizaciones, la urgencia de poder producir su propio aceite porque la salud de sus hijos e hijas no puede esperar.

La ciencia ha comprobado cuáles son los efectos del cannabis, existe la oportunidad de acceder a la medicina sin tener que aportar obligadamente a un negocio que, en vez de curarnos, nos enferma de a poco; se nos ofrece la posibilidad de llevar un alivio a los padecimientos desde nuestra casa directamente a nuestro organismo, ser dueños de aliviar y ayudar. A quienes asumieron este compromiso los han perseguido, juzgado y encarcelado, por buscar una alternativa para esas dolencias a las que la medicina tradicional no ha podido dar solución. Al parecer este tema supone un nuevo debate, ¿autocultivo si o autocultivo no? ¿medicina legal o clandestina?


  • Comentarios

    Relacionadas