Últimas Noticias
Despertador Online

Titulos


5 octubre, 2020

Preocupante falta de soluciones en la educación lavallina

  •   Por Franco D´Amelio

           

Situaciones como las de una muchacha o joven estudiando arriba del techo, adolescentes que han debido dejar sus hogares en la contingencia para quedarse en casa de familiares y poder estudiar son la cotidianidad de decenas de familias en las zonas productivas de Lavalle. Un situación que ya lleva ocho meses y no parece que tenga solución si las comunidades educativas de los distritos no toman cartas en el asunto.

El Despertador dialogó sobre la problemática educativa en el Departamento a principios de agosto dando cuenta de las dificultades que se presentaban en el contexto pandémico. En aquella ocasión, se presentó el caso de dos escuelas específicas: la 4-159 “César Milstein” de El Vergel y la 1-069 “José María Gutiérrez” de La Bajada. Ambas con fuertes limitaciones tecnológicas no sólo para hacer llegar el material pedagógico sino también especialmente para constatar que los chicos efectivamente estuvieran aprendiendo.

En esa oportunidad también entrevistamos a Eduardo Andrades, delegado de la regional norte de la DGE, quien se encarga de facilitar lo logístico de las escuelas de distintos departamentos incluyendo Lavalle.

Allí, él se comprometió a hacer el mayor esfuerzo para brindar soluciones a los planteos de las escuelas antes mencionadas y del resto de las lavallinas.

A prácticamente dos meses de aquellos relatos, volvimos a contactar a las directoras de dichas instituciones para ver si había habido cambios desde aquella entrevista.

Silvia Ledda, a cargo de la escuela Milstein, dijo que “la situación es prácticamente la misma que cuando hablamos, no ha habido grandes cambios. Luego de meses de ninguna solución de parte de la DGE, y de haber hecho los reclamos a la supervisión, nos trajeron siete modem de la empresa Claro, pero andan muy mal por la baja conectividad de esa empresa en la zona. De los siete, sólo tres siguen con las familias originales, el resto los devolvieron porque no les servían…no cambió sustancialmente, no tenemos una solución que haya mejorado las cosas, nos las hemos ingeniado, cuando hay papás que ni siquiera pueden llegar a la escuela, tratamos de nosotros (cuerpo docente) acercarles las tareas a las casas, no sabemos cómo hacer para solucionar este tema con algunos que están desconectados. No son todos, son algunos, pero que tienen el mismo derecho de ser educados como el resto”.

“El contacto docente es imprescindible, entonces al perder el contacto con el chico, de alguna manera en las escuelas donde desde lo económico y tecnológico pueden hacer un encuentro, o acceder a la plataforma del gobierno, en nuestro caso no lo tenemos. La comunicación es asincrónica, porque es por Whatsapp, a la plataforma no pueden acceder y a veces no tienen crédito por un lapso, y es entendible, pero eso va interrumpiendo el proceso, es muy complicado”.

Por su parte, Liliana Sánchez, directora de la escuela Gutiérrez, comentó: “no han resuelto nada de Internet…nos dieron unos módems pero no sirven, porque están determinados al aula virtual pero si no tenemos conectividad es más de lo mismo.

Estaría bueno módems útiles y las netbooks del Gobierno, tenemos cinco familias que están totalmente aisladas, muy complicadas, calculemos que son cinco o seis niños por familia, hay unos 20 niños desconectados, es como un curso entero”.

“El municipio (de Lavalle) tampoco puso wi-fi gratis en la plaza”, algo a lo que Ana Menconi, coordinadora de Educación de Lavalle se había comprometido en su momento.

Nuevamente volvimos a entrevistar a Andrades, quien reconoció que “no ha habido cambios sustanciales”, sino que “vamos avanzando en la medida de los recursos que vamos teniendo y de las necesidades que van surgiendo”.

Sobre la inutilidad de los modem Claro, el administrativo constató que era cierto ya que había ocurrido lo mismo en otras latitudes alejadas de los polos urbanos. “Lo que podemos hacer es revisar las familias que tienen los de Movistar y que no les ha andado cambiarlos por los de Claro y esos de Movistar entregarlos en otros lugares”.

ED: ¿Qué posibilidades hay de tener soluciones concretas para, por ejemplo, la escuela Milstein de El Vergel y la José María Gutiérrez de La Bajada?

Eduardo Andrades: “Si a mí la directora de la Milstein me dice ‘necesito Movistar, que no te quepa ninguna duda que se lo mando…yo les doy dos módem de Movistar…sin ningún problema, lo mismo para La Bajada, con mucho gusto…pero esto es muy poco a poco lo que puedo ir haciendo, con toda sinceridad, a veces me siento atado de manos porque no tengo los contactos y tengo que recurrir a terceros”

ED: ¿Le parece que la semana que viene hablemos para ver cómo se avanzó en esto?

Eduardo Andrades: “Con mucho gusto, me llamás”

Casos testigos y conclusiones

Está claro que los casos de las escuelas descriptas anteriormente son casos testigos de la situación que atraviesan alrededor de 50 escuelas en el departamento, no dos y que independientemente de los funcionarios específicos, es evidente que la DGE ha dejado demasiados baches en su gestión educativa en el contexto de pandemia y que aunque se cumpliera lo prometido ahora para los mencionados centros educativos, no son más que “parches” a la situación de fondo de Lavalle y toda la Provincia.

Cuestiones que no son debatibles en el mediano o largo plazo sino que requieren soluciones eficientes en lo inmediato, ya que las falencias escolares de los niños del presente repercutirán no sólo en su futuro, sino en el de todos.

Por eso, tal como lo planteó Silvia Ledda en un momento de la entrevista, “creemos que no es el momento para debatir una nueva ley de educación, siendo que la nacional ya es mucho más amplia, no entendemos la urgencia en sacar esa ley ahora, cuando lo urgente es solucionar estos temas, los estudiantes fueron y son la prioridad”.


  • Comentarios

    Relacionadas