Despertador Online
Titulos

19 octubre, 2020

Piden que se declare al sector vitivinícola en «Emergencia social, económica y productiva»

  •   Por El Despertador
           

El día 16 de Octubre de 2020, durante la Sesión Ordinaria N° XIV, el Concejo Deliberante dio por aprobado el Proyecto de Resolución N° 211/2020 CD, presentado por la Concejal Claudia Carina Segovia acompañada de Nélida Masi, Maximiliano Rivera, Julián Gallardo y Raimundo Laugero.

Dicha Resolución tiene como finalidad solicitar al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo de la Provincia de Mendoza que declaren en «Emergencia Social, Económica y Productiva» al sector vitivinícola en todo el territorio provincial.

El 87% de las exportaciones de Mendoza fueron en base a productos agropecuarios y agroindustriales, su relativa importancia para nuestra Provincia se acentúa en los Departamentos y distritos con mayor superficie rural, es decir fuera del área metropolitana o Gran Mendoza donde el comercio y los servicios impulsan la actividad económica.

En muchos distritos rurales de nuestra Provincia la agroindustria es la única fuente de trabajo en temporada, por lo que representa el sustento económico de miles de familias que dependen de esta actividad.

Hacia el interior de la cadena, los pequeños y medianos productores se encuentran en una situación de debilidad ofreciendo en forma dispersa un producto perecedero a una demanda concentrada con posición de poder para definir precios y formas de pago (excepto los productores integrados).
Los avances sobre el control del estado provincial para evitar abusos sobre los contratos de compra venta de materia prima son tenues y no resuelven el fondo de la cuestión que es garantizar un precio mínino que le permita al productor cubrir los costos de la cosecha.

Los costos de producción de un viticultor, de acuerdo a la escala, tipo de conducción, nivel de mecanización han crecido exponencialmente dependiendo el tipo de uva.

La devaluación, el aumento sistemático de años anteriores de las tarifas y la inflación de los insumos y servicios han triplicado los costos de producción.

El sector secundario de pequeña y mediana escala, bodegas de elaboración (hasta 4 millones de litros de capacidad), se encuentra también en una situación de precariedad, sobre todo aquellas que no logran fraccionar y se dedican solo a la elaboración y venta a granel. Ante un incremento de tarifas, carga impositiva, pocas ventas y a bajos precios, se encuentran con stock de vino ocupando sus vasijas y descapitalizadas para enfrentar la compra de materia prima y la puesta en marcha de una nueva temporada de elaboración.

Hacia fuera de la cadena se profundiza la caída del mercado interno debido a la situación de ajuste sobre el poder adquisitivo de los consumidores y el incremento del precio de los vinos en góndola que no equivale al precio pagado al productor.

El mercado externo, a pesar de la fuerte devaluación de la moneda no logra ser competitivo en el mercado internacional, sobre todo por los altísimos costos internos, de producción, elaboración, logística y cargas impositivas frente a sus competidores más próximos (Por ejemplo: Chile).

Además, se debe continuar enfrentando los efectos de la economía Mundial que se ha visto afectada por la pandemia (Covid-19), generando que distintos rubros y o actividades estén atravesando su peor crisis financiera.

En conclusión, debido a la crisis vitivinícola que atraviesan los productores agropecuarios del departamento de Lavalle, como así también los del resto del territorio provincial es que solicitamos al Sr. Gobernador declare en «Emergencia Económica y Social al Sector Vitivinícola de la Provincia de Mendoza».

 


  • Comentarios

    Relacionadas