Despertador Online

La región hace escuela


27 octubre, 2020

Imposible apagar tanto fuego: a diez años del paso a la inmortalidad del compañero Néstor Carlos Kirchner

  •   Por El Despertador
           

Por Marianela Rodríguez.

 

“Sólo por amor a los desesperados conservamos aún la esperanza” Walter Benjamin

Probablemente en el escenario político de nuestro país se plasmaron figuras que irrumpieron con las conductas moderadas que, durante años, difícilmente lograsen de generar cambios sustanciales en la matriz idiosincrásica. Esto se produce, tal vez, porque soy parte de una generación que se siente sujeto y que no descree de lo partidario para transformar las cosas.
El día 27 de este mes se cumple una década de la muerte de uno de esos imprescindibles de la historia de nuestro territorio; por eso, este escrito, seria como una especie de resignificación de lo que somos parte. Néstor no fue cualquier cosa, sostuvo el afán de un presidente peronista por salirse del peronismo, para reconvertirlo, para desbordarlo. Eso siempre me terminó por fascinar de su persona, interiormente podía verse que era alguien que sabía leer las épocas. Por esas causas modificó el rumbo; fue conductor de una fuerza que el reconstruyó; emblema y paladín para tantos. Por eso se quiere anular su recuerdo y el de sus labores.

Hoy mirando a mis compañeres de organización, es que entiendo que por los espacios de participación activa que se nos fue brindando tuvimos la posibilidad de encarnar las semillas que terminamos siendo. En nuestra vida esto se gesto gracias a un simple militante político. En palabras de Vanina y Mariana, que pertenecen al distrito de 3 de Mayo y de Villa Tulumaya respectivamente: “Néstor fue para nosotras como una exploración en la política, eramos demasiado chicas y nos empezó a llamar la atención la forma en que iba modificándose todo. Los pilares de justicia social e independencia económica, con su llegada, se le regresaron al pueblo. También con la implementación de la LEN 26.206 durante su gestión se nos garantizó y puso en valor un derecho fundamental como es el acceso a la educación”.

Lealtad con lealtad se paga decimos, seguramente este es el faro de las convicciones que no dejo en las puertas de la casa rosada. Jesús quien es compañero de La Campora en el distrito de Asunción me resalta “Cuando nos habló hace años atrás directamente a toda la juventud nos hizo sentir que la cosa no estaba perdida, que dependía de nosotros acompañar la construcción de nuevos sueños y el amor del nuevo tiempo que todavía nos pertenece”. Este es el motor que sigue funcionando cuando pareciera que el bucle de la realidad nos termina comiendo.

Lo que en este tiempo nos urge como argentinos, como mendocinos y como lavallinos no es la nostalgia. Es la reconstrucción del proyecto popular que obliga, o debería, a volver a Kirchner desde aquello a lo que se animó. Es el deber de compromiso que tenemos para con el pueblo en los barrios, con los hombres y mujeres trabajadores y trabajadoras, con los sectores de los feminismos y las múltiples luchas de las minorías que reclaman el reconocimiento del estado.

Es que en la imposibilidad radica la necesidad de derribar murallas y levantar el vuelo. No hay finales ni vencidos en este cuento, es lo que Néstor hubiese querido, por su humanidad.


  • Comentarios

    Relacionadas