Despertador Online
Deportes

27 octubre, 2020

Se fue el Cóndor de América: Falleció Ernesto Contreras, emblema del ciclismo

  •   Por El Despertador
           

Profundo dolor por la partida de uno de los grandes ídolos de Mendoza. Las muestras de afecto a través de las redes fue unánime. Se fue un gran deportista pero también también un hombre derecho y querible.

Ernesto Contreras, el “Cóndor” de América, falleció este domingo en un hospital de la ciudad de Mendoza, tenía coronavirus y 83 años cumplidos y había sido internado tras sufrir un infarto. Su deceso se produjo al sufrir un infarto silencioso por un problema en la vesícula.

El “Negro” fue uno de los más grandes ídolos de la provincia y del ciclismo en general. Se recuerdan aún los “épicos ” Cruces de los Andes que lo vio ganador en dos oportunidades ademas de representar a Mendoza en tres ocasiones en Juegos Olímpicos.

Ernesto nació el 19 de junio de 1937 en Medrano, en el departamento de Junín, y era el sexto hermano de siete y el menor de los varones. En aquellos años, no era fácil tener una bicicleta y el pequeño Ernesto comenzó a pedalear en una de su hermano mayor, compitiendo en algunas pruebas vecinales. Él esperaba ansioso que lo enviaran a hacer las compras.

Fue un deportista extraordinario. Su respuesta inmediata, casi reflejo, cuando se le consultaba por sus más grandes logros, siempre destacaba “el amor de la gente”.

Sus primeras carreras federadas fueron allá por 1956. El 22 de abril de aquel año debutó en una prueba rutera en San Martín, con solo 18 años y aunque su físico desgarbado no llamaba la atención, ganó la competencia de punta a punta. Aquella tarde, en lo más alto del podio, con una bicicleta prestada y unas zapatillas de lona, nació una leyenda.

Sus consagraciones

• Entre 1956 y 1963 ganó ocho títulos consecutivos de persecución individual.

•1961. Campeón en kilómetro, con partida detenida.

•1968 y 1973. Ganó el Cruce de Los Andes.

• Competencias mundiales: en 1959, en Ámsterdam, fue octavo. En Zúrich, en 1961, cuarto. En Milán, en 1963, fue séptimo. Su cuarto mundial fue en Montevideo, Uruguay, en 1969, junto a Carlos Álvarez, Juan Alves y Juan Merlos, donde obtuvieron el segundo puesto. En Roma, en 1960, fue fueron quintos.

• Experiencias olímpicas: En Tokio, Japón, en 1964, finalizó octavo en persecución por equipos. En 1968, en México, acabó noveno en la misma modalidad.

• Reconocimientos: En Mendoza se le otorgó la Cruz al Mérito. Además, en Buenos Aires, fue premiado con el Olimpia de Plata. En 2008 recibió una distinción en el Senado de la Nación a la “Trayectoria deportiva y ejemplo de vida”.

 


  • Comentarios

    Relacionadas