Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Deportes
La región hace escuela
Titulos

30 noviembre, 2020

¡Diego, vengo de Lavalle!

  •   Por Juan Burba
           

Alfredo «Toty» Ramos tienen una larga trayectoria en el fútbol mendocino. Como jugador, pero sobre todo como entrenador de divisiones infantiles. Tiene 60 años (igual que el Diego), actualmente es empleado de comercio y es fanático de Boca. En 1996 le tocó viajar a Buenos Aires con divisiones infantiles del Cicles Club Lavalle, junto a Marcelo Barroso y el «Cacho» Anzoategui. Les tocó alojarse en Ezeiza y se enteraron que la Selección Nacional estaba entrenando en el predio que la AFA tiene en esa localidad bonaerense, «así que dijimos: vamos a tratar de entrar» contó el Toty, en un intento de probar suerte con el colectivo repleto de niños y padres del «Melonero». Pero la expedición no tuvo éxito y recibieron la negativa por parte de los guardias de la entrada.

«Ahí nos enteremos que Boca estaba entrenando cerca, en el Centro de Empleados de Comercio», expresó, así que como venían, decidieron hacer un nuevo intento, esta vez con el Xeneize. «Llegamos hasta la puerta y nos bajamos, les pedimos entrar», si bien no dejaron pasar el colectivo, lo dejaron ingresar caminando a Ramos, para que hablara con Roberto Mouzo, mítico jugador de Boca, en ese entonces a cargo del predio donde estaba ocurriendo el entrenamiento azuloro.

«Así que me mando para adentro, veo en una cancha, los jugadores de la primera; el ‘Mono’ Navarro Montoya, Giunta, el negro Tchami, pregunto por Mouzo y me mandan a la otra cancha que estaba más allá». Cuando estaba llegando al lugar en cuestión «lo encuentro a Mouzo y, ahí mismo, lo veo a Maradona». Ahí es que el propio Mouzo autoriza la entrada para que los pibes del Cicles conozcan al máximo ídolo del fútbol mundial. El 10 estaba jugando un partido, sin estar activo en ningún club en ese momento, había ido a jugar un «picado» con los amigos.

En un momento, relata el Toty Ramos, «lo veo que se pone a un costado a jugar con un nene, cuando veo que empieza a caminar y yo me mando para adentro de la cancha, sólo, y le digo: ‘Diego, disculpá, vengo de Lavalle, Mendoza’ y me dice: ‘y … yo no’, y se empezó a reír». «Le dije que venía con chicos de una escuelita, y que queríamos una foto, y me dijo que sí, pero en ese momento se llenó de periodistas la cancha, y no pudimos hacer la foto, ahí yo me saqué una, que salgo medio cortado, pero no pudimos hacer la foto con los chicos» relata el lavallino que charló con Maradona.

Pero la cosa siguió, con el objetivo claro: «ahí lo agarro a Mouzo y le digo: ‘che, yo no me puedo ir sin una foto’, me dice: ‘juntate a los chicos y que no haya gente grande'» porque el crack accedió a la foto pero con los jugadores de las infantiles del Melonero. «Cuando los chicos empiezan a cantar: ‘Marado, Marado, ahí se vinieron los periodistas, pero los padres los paramos para que no nos jodan la foto, así que vino, se sacó la foto, y se fue».

Sobre cómo se enteró de la muerte del crack, Toty describió: «salgo del trabajo, llego a mi casa a almorzar y recibo un mensaje en el teléfono, de esos de Google, y veo que murió el Diego, y ya me fueron mandando mensajes los amigos, lloré cuando me enteré, me emocioné mucho viendo a la gente cuando lo despedían en el velorio».

Sus conceptos sobre Maradona son claros: «el Diego es el fútbol, muchos han jugado al fútbol por él, muchos se han reflejado en él, es un monstruo, y verlo entrenar en vivo, es una cosa de locos, el plato volador lo tenía la lado, era de otro planeta». También se mete en la polémica: «lo tenés que querer como es, muchos lo dividen, el Maradona futbolista del Maradona persona, pero es una sola cosa». Finalmente rescató los orígenes futboleros del mejor del mundo: «el salió del potrero, y los potreros son la esencia nuestra, y no sé si se están muriendo» cerró preocupado el ex entrenador de las infantiles del Melonero.


  • Comentarios

    Relacionadas