Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

14 febrero, 2021

Lavalle: denuncian a policías por golpear al padre y su hijo por «error»

  •   Por El Despertador
           

Más de 40 vecinos y vecinas de San Francisco, adultos y jóvenes se manifestaron anoche con aplausos y reclamos a la seccional 17 de Lavalle, por lo que consideraron un caso de abuso policial por parte, de un sub oficial de apellido García, según ellos, (aunque todavía no quedó claro su apellido), y de una policía de apellido Jiménez, junto a otra policía que no dio su nombre, cuando en un confuso episodio se aproximaron al barrio de aquel distrito rural, e insultaron a una vecina sin ningún tipo de consideración y golpearon a un hombre y su hijo de 15 años.

El hecho se produjo ayer a eso de las 20 horas en el barrio de San Francisco, cuando tres uniformados, un supuesto subcomisario Garcia, que estaba a cargo de la seccional 17, y dos policías llegaron al barrio a bordo de un móvil hasta la casa de una señora de apellido Mauna.

Según la propietaria, Esmeralda, todo comenzó cuando el hermano de esta, de nombre Alberto, llegó a la casa de ella en una moto y detrás de él se acercó el móvil con los tres policías. Cuando se bajó de la misma, continúa el relato, «el policía lo agarra de atrás y lo bajó de la moto empezando a pegarle». Mientras éste intentaba defenderse, las policías lo sujetan, mientras el que se presentó como subcomisario seguía pegándole». En eso se acercó el hijo del hombre golpeado, un joven de 15 años, que al arrimarse, también fue brutalmente golpeado y amenazado por el policía a cargo del operativo. Debido a los gritos, los vecinos y vecinas del barrio comenzaron a salir de sus casas y observaron asombrados como el policía se sacaba la camisa para continuar la pelea y amenazar al hijo y al padre»

«El subcomisario se sacó la camisa, se sacó la boina y le decía, vení, veni que ahora te voy a hacer sonar, no voy a repetir lo que él decía, pero que en donde lo viera lo iba a matar, a él y a mi sobrino», continuó Esmeralda sin poder entender la situación que se vivía.

Por otra parte, otra vecina del lugar, Liliana Gonzalez, que salió a ver lo que pasaba, sostuvo que ese abuso no es de ahora, es de hace rato, y agrega «el policía me decía vaya a lavar los platos y a tomar mate, porque yo lo increpaba».

Otro vecino del lugar, de nombre Domingo, sostuvo que «yo me acerqué para calmar los ánimos, pero el suboficial me dijo «vos no sos nadie y también me mandó a lavar los platos, nos no tenés que meterte. Incluso me trató de chorro, como que yo tenía motos robadas en mi casa, estaba sacado».

Debido a eso, y al incontralable carácter del policía en el lugar, los vecinos asustados llamaron al 911, puesto que éste no explicaba el motivo por el cual procedía de esa manera. Al rato llegaron dos móviles pero no hicieron nada al respecto, ya que el subcomisario seguía peleando.

Vos nos sos testigo de nadie

Los vecinos también denunciaron amenazas a testigos del lugar. Un señor de nombre Antonio también se acercó al sitio y mientras los familiares le pedían que fuera testigo del hecho, el subcomisario lo amenazaba diciéndole, «vos no vas a ser testigo de nadie, porque vos no sos nadie acá».

Nosotros entonces decidimos venir a radicar la denuncia a la comisaría, pero nos dijeron que no, debido a que había que esperar que viniera él, que estaba peleando afuera de mi casa, sostuvo nuevamente Esmeralda.

¿En quién confiamos ahora?

Vecinos y vecinas también se mostraron preocupados por la conducta de algunos policías que suelen andar para la zona. «Vamos a tener que cuidarnos de ellos ahora, como este señor se enojó con la mayoría de la gente, vamos a tener que cuidarnos de él. También queremos ahora que den la cara, y que den explicaciones los tres, por eso hemos venido hasta la comisaría, sostuvieron varios vecinos que estuvieron frente a la comisaría. En esto cabe señalar, que los vecinos también admitieron que no todos los policías son iguales, y que hay muchos que se comportan con respeto».

No hubo noche de furia por suerte

La gente por la noche comenzó a llegar a la comisaría 17, y a eso de las 23 ya eran casi 50 personas, las que se aproximaron para reclamar por una respuesta clara. Si bien se vivió un momento de tensión que llegó a un punto máximo en el acercamiento de los vecinos para increpar a los policías hasta la puerta de la comisaría, lo cierto es, que tanto vecinos, como un policía de apellido Quiroga que trató de calmar la situación y dirigiéndose con diligencia y respeto intentó contestar todas las inquietudes de vecinos y vecinas, hicieron que bajara la tensión luego de varios minutos de controversia.

Como la familia ya había radicado la denuncia en la fiscalía número 6 de Las Heras, el hecho quedó constatado, y desde la comisaría confirmaron que hablaron con el fiscal de turno para explicar lo sucedido y sostener que estaba todo en manos de la justicia.

El hecho por el cual se procedió de esa manera

Versiones extraoficiales de la policía confirmaron a este medio que todo se debió a una confusión. Ayer por la tarde, una moto fue robada en las inmediaciones del parque nativo. La voz que se comenzó a correr entre la policía, era que la misma se encontraría en San Francisco. ¿Por qué? Según estas versiones, alguna gente, sobre todo jóvenes conducen sin casco y sin papeles todo el tiempo, por los barrios, incluso siendo menores de edad. Esto hace difícil saber si son dueños o no, lo que genera todo el tiempo rispideces entre la policía y algunos vecinos que no son conscientes de esto.

Sin embargo, nada justifica el accionar de un policía, que en vez de buscar al verdadero culpable, terminó encontrando un chivo expiatorio. Nada más alejado del profesionalismo reclamado por la sociedad.

Conclusiones

*Fueron más de 40 testigos los que afirmaron a este medio los hechos descriptos por los vecinos involucrados directamente.

*No es un problema con la fuerza ni con el resto de los policías, sino contra uno que en palabras de los y las denunciantes «estaba sacado, incluso con gente discapacitada»

*La denuncia ya fue radicada y ahora está en manos de la justicia.

*El policía que se sacó el uniforme para pelear es un peligro para la seguridad de las personas, por lo que debería actuar urgente el ministerio de seguridad.

*Mendoza ha sido denunciada y criticada por casos de abuso policial sin una actitud clara del ministerio, ni del gobierno provincial en relación a esos hechos.

Esperemos que esta vez, las autoridades actúen como corresponde, sin actitudes corporativas, y que la justicia sea realmente imparcial. Pero para que esto suceda deben pasar algunas otras cosas:

*Que la Dirección de DDHH del municipio marque una posición al respecto.

*Que la comisión de Derechos y Garantías de la legislatura intervenga, en conjunto con el Concejo Deliberante de Lavalle.

 

 

 

 


  • Comentarios

    Relacionadas