Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

De colección
Titulos

5 marzo, 2021

Mendoza ahora está en el fondo de la tabla, entre los que vacunan

  •   Por El Despertador
           

Las autoridades provinciales aducen lentitud en la carga de las clínicas privadas y acto seguido le echan la “culpa” a que llegaron muchas vacunas juntas. Lo cierto es que si antes ocupaba el último lugar junto a Formosa, ahora se quedó sola en el fondo, ya que aquella provincia apretó el acelerador, mientras que Mendoza sigue estando al final de la tabla.

En ese sentido, Mendoza ayer tenía 37.000 dosis colocadas, sobre un total de 92000 dosis, esto significa un 40%. A favor cabe remarcar que hace un par de días estaba en el 32%. Sin embargo, la media supera el 52% y Mendoza está lejos de eso.

Todavía muchos se preguntan porque Mendoza va tan lento en la vacunación, ya que siguiendo la misma línea que Ciudad de Buenos Aires y Jujuy, la primera ya lleva casi el 70% de las dosis utilizadas, mientras que la provincia norteña, ya ha usado el 98% de las vacunas entregadas por la Nación; y teniendo presente que las 3 administraciones utilizaron estrategias parecidas, sin hacer registros previos y entregando a clínicas privadas, fuera del control estatal, una cantidad de dosis importante, para que repartieran en forma discrecional.

Mientras la Nación pagó caro, el estrepitoso error del anterior ministro de Salud, las administraciones radicales optaron por estrategias distintas unas de otras. Caba no quiso opinar, ya que deseaba pasar rápido la página, porque también se usaron políticamente las vacunas, (en una local de la UCR se vacunaba), la administración jujeña salió a criticar muy fuerte a las clínicas privadas, porque cuando pidieron los listados, en palabras de Gerardo Morales, solo faltó vacunar a los perros y los gatos.

En el caso de Mendoza, la estrategia como siempre fue victimizarse. Acusaron a la oposición de querer politizar el asunto, luego de que esperaban un dictamen de la fiscalía de Estado, para ver si podían entregar las listas, y solo las entregaron una semana después, al calor de una parte de la ciudadanía que comenzó a mirar con recelo la administración de las vacunas.

Esto último, sumado a una falta de estrategia real, por la falta de convencimiento de las autoridades sanitarias de la provincia, de que vendrían las vacunas, más una feroz campaña antivacuna Sputnik V profesada en los medios de comunicación que las autoridades consumen, parecen ser parte del problema que se generó, y no que hubiesen llegado tantas de una vez. Si las primeras vacunas llegaron a Mendoza a fines de diciembre, cómo puede entenderse que en el transcurso de 60 días solo se vacunaran 32.000 personas. Esto significa que se vacunaron a razón de 480 personas por día en toda la provincia.

La cantidad de profesionales vacunadoras en Lavalle en esa época era de 4 personas, la cantidad de vacunadoras, dos meses después es de 4 personas. Era una obviedad, que de seguir por este camino el cuello de botella llegaría tarde o temprano. Solo había que tomar nota de las advertencias de equipos de vacunadoras en todos los departamentos, muchos de ellos que alertaban sobre la situación.

Mendoza entonces, sin registro, sin control sobre las clínicas privadas, sin incorporación de vacunadores, y sin articulación con los municipios, era casi una obviedad que ralentizaría su vacunación.

De listas falsas y mal vacunados

Por más que algunos colegas periodistas quieran disimular los enormes errores de la administración provincial, sobre la base de una chicana entre radicales y peronistas, lo cierto es, que hay sobradas pruebas de la impericia en este tramo de la pandemia y de cosas oscuras, que lamentablemente el gobierno provincial terminó por oscurecer aún más cuando envió a la legislatura una lista apócrifa (trucha), luego de esconderla una semana. Ayer la rectificó. Pero quedó claro que hubieron decenas de vacunados mal vacunados, y que vip o no si hubiera habido una estrategia seria, (abrir un registro provincial hace un mes) la cosa podría haber sido diferente. El registro lo abrieron hace 5 días recién.

La perspectiva

Mendoza debería alinear las perspectivas con las de la Nación. Si el gobierno nacional dice que quiere tener 8 millones de vacunas para fines de mayo, a Mendoza vendrían algo así como 330.000 vacunas. A este ritmo sería imposible terminar este año la vacunación.

Mendoza debería multiplicar por diez su ritmo de vacunación, si quiere entrar al invierno con alguna chance de tener un respiro.

Habrá que ver como reaccionan las autoridades provinciales.


  • Comentarios

    Relacionadas