Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

La región hace escuela
Titulos

23 marzo, 2021

¿Cuál es el papel de las mujeres en la política lavallina?

  •   Por El Despertador
           

Este es el primero de una serie de artículos en los que abordaremos, en estos tiempos de profundos cambios en el mundo, liderados fundamentalmente por mujeres, sobre cuál es el rol de que tienen en la política, y fundamentalmente en la política lavallina.

En ese sentido nos preguntamos, cómo ha sido en estos últimos años el ascenso de las mujeres en la política partidaria en Lavalle. Pero para eso siempre es interesante escudriñar la historia.

Las primeras «políticas» lavallinas

El primer partido en incorporar a mujeres en la lista de Concejales en Lavalle fue el Partido Comunista en el año 1958. Rosa Honores era su nombre. Por supuesto que no encabezaba la lista. La misma era encabezada por Julio Alberti, al que lo secundaban entre otros, Alcides Arnaldo Righi y Calixto Brizuela. Entre los suplentes también aparece otra mujer: Juana Brizuela.

En 1960 ya son varias las fuerzas que llevan a mujeres en sus listas: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Demócrata Cristiano. Recién en las elecciones de 1963, una mujer es elegida concejal, en este caso representando al Partido Demócrata: Nélida «Mecha» Perez.

En el caso del ejecutivo, en el año 1970 asumió la intendencia, Teresa C. de Appugliese hasta el año 1973 en que se celebraron elecciones y el peronismo accedió al poder.

La participación de las mujeres en Argentina

Según un estudio del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA: www.ela.org.ar) en Argentina sólo el 18% de los puestos de más alta decisión están ocupados por mujeres: es decir, 2 de cada 10. Si se consideran cargos de segunda línea, el estudio arroja que en los últimos 10 años, la participación efectiva de mujeres en «la política» aumentó del 19 a 25%. Sigue siendo muy bajo, si consideramos que las mujeres son la mitad de la población mundial.

«Las mujeres sin duda hemos avanzado en la conquista de derechos, pero todavía no logramos concretar el mismo avance en el acceso a espacios de poder que en gran medida siguen estando vedados», afirmó Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA y agregó: «si bien sobran los ejemplos de mujeres que son referentes en todas las áreas, antes que la comprobación del logro de la igualdad, la posibilidad de nombrarlas es un indicador que nos recuerda que estamos todavía lejos de lograr el objetivo … las podemos nombrar justamente porque todavía son muy pocas». Y nuestro departamento no es la excepción.

Y por Lavalle… ¿cómo andamos?

Es evidente que el entramado patriarcal ha dejado profundas huellas en la política, pero también es cierto que la Argentina se ha caracterizado por un ascenso de las mujeres a cargos relevantes y fundamentales en la estructura del Estado. En Lavalle la historia se remonta a la década del 50 cuando las primeras mujeres ocuparon listas en los partidos políticos, aunque recién en el año ’63 apareció la primera concejala.

Sin embargo, no fue hasta muy entrada la democracia, y podríamos decir hasta la aprobación de la ley de cupo femenino, que las mujeres comenzaron a tener relevancia en la política lavallina. Es indudable que ha habido cambios en las últimas décadas en Lavalle, pero ¿cómo han sido en un departamento que, en palabras de muchas jóvenes militantes feministas, por demás conservador y machista?.

Lavalle es un departamento que indudablemente ha sido liderado por hombres en este último tiempo. Allí lo atestiguan personajes públicos de la talla de Sebastián «Corcho» Brizuela, Roberto Righi o el propio Edgardo González, que han liderado los destinos de Lavalle de los últimos 25 ó 30 años. Tengamos en cuenta que además, en la actualidad, la totalidad de los Secretarios y casi todas las Direcciones municipales, tienen varones conduciéndolas. Sólo una Directora, Ana Menconi de Educación y Familia) y una Coordinación con rango de Dirección, Pierina Borromei en Comunicación y Prensa están conducidas por mujeres. En Subdirecciones y Jefaturas la proporción aumenta considerablemente, y esto es muy buen material de análisis. La situación en el Concejo Deliberante es bien distinta, donde, sin garantizar por sí mismo una perspectiva de género, la mitad de sus integrantes hoy son mujeres. Pero eso también tiene que ver con que está reglamentado. Ya lo vamos a ir desarrollando.

La intención es ponderar el trabajo de ellas, unas más que otras, pero trabajo militante al fin y al cabo, en un departamento lleno de estereotipos, en el cual la Reina, es el estereotipo más usado.

Lejos de eso, y afortunadamente, la militancia femenina en los partidos fue creciendo en los últimos tiempos. Y la participación política de las mujeres en la vida pública lavallina, más allá de lo partidario, también.

Hemos decidido, entonces, como introdujéramos, desarrollar una serie de entrevistas en profundidad, con mujeres referentes, pero sobre todo con opiniones claras (y diversas) acerca del rol de las mujeres en la política de nuestro departamento.

«Hay que revisar si esos espacios son con perspectiva de género»

Fabiana Denmani es Jefa de Familia, Género, Diversidad y Derechos Humanos de la Municipalidad de Lavalle, y es una de las encargadas de llevar adelante las políticas municipales en el tema que nos convoca. Representa a aquellas que están en lugares de la política lavallina, donde se toman decisiones al respecto, en un lugar de jerarquía, una jefatura, donde como decíamos, muchas son mujeres.

«Hay espacios donde las mujeres hemos podido ir avanzando un montón» comenzó Denmani, «en el Concejo (Deliberante), en este momento, está la misma cantidad de mujeres y varones, lo que no quiere decir que ocurra lo mismo al interior de cada partido político» aclaró. Con respecto a la composición del ejecutivo realizó un balance en dos aspectos, la cantidad de mujeres en cargos importantes y que mirada tienen las mujeres que los ocupan: «creo que nos falta bastante, la mayoría de los cargos son de varones, y hay espacios que tenemos las mujeres, pero hay que revisar si esos espacios de poder que ocupamos las mujeres, son con perspectiva de género y desde la sororidad, pienso que en muchos casos no está esa mirada».

Denmani, quién trabaja y maneja con detalle la Ley 26.485 (Contra la Violencia hacia las Mujeres), nos explicaba que «en todos los niveles del Estado las mujeres estamos ocupando algunos espacios importantes, y tenemos la responsabilidad de compartirlo con otras mujeres que suelen ser invisibilizadas» y cree que la clave está en la formación y capacitación de las personas: «estoy convencida de que falta mucha formación en los mujeres y varones» y expresó «se está en proceso el cambio de la mirada patriarcal a una que garantice iguales derechos y oportunidades, es por eso que para el 8 de Marzo se pensó en el lema ‘laboralmente iguales’, iguales en espacios de poder». Pero insiste con la importancia de la formación: «se pueden usar los espacios de poder a mi favor, con una perspectiva patriarcal y narcisista, o puedo hacerlo con perspectiva de género, el problema es desconocer un tema, es muy difícil, con la construcción social, cultural, religiosa de tantos años, que se pueda abrir la cabeza y ahí es fundamental la formación».

Volviendo a la reflexión en torno a quienes ocupan los espacios de poder en Lavalle «la lógica patriarcal nos dice que las mujeres se tienen que ganar los espacios, y no que los hombres los tienen que ceder», cuestionando el rol y la actitud de los varones. Los cargos ejecutivos, en ningún lugar del país, están reglamentados para la paridad de género. Que el presidente, un gobernador o un intendente incluya mujeres en sus gabinetes depende exclusivamente de su buena voluntad (y de la presión social que puedan recibir, ¡je!). Pero a nivel de los legislativos, en la gran mayoría del país las listas deben conformarse de manera alternada con varones y mujeres. Eso hace que los Concejos Deliberantes, las Legislaturas y el Congreso Nacional tiendan a la paridad. Al respecto nuestra entrevistada reflexionó: «la igualdad en cantidad no hace la misma paridad interna en las listas, si siempre el varón está primero en las listas, y las mujeres segundas, para hacer ‘como sí’, no sirve». Denmani cree que el hecho de que existan normas para la paridad «ayuda pero no alcanza».

Y en ese sentido volvió a referirse particularmente a Lavalle: «los varones de todas las instituciones, incluyendo a la familia como institución, han tenido durante toda la historia privilegios que no les permitieron tener perspectiva de género». Y como ejecutora de políticas públicas, en referencia a las mujeres en la política, pero también en la vida de la comunidad, la referente afirmó que «tenemos la esperanza de que la Ley Micaela, que se está retomando, colabore en este sentido, y vamos a ir viendo si podemos co-construir otra perspectiva». Asume que «es un tema que les incomoda al 100% de los varones, y eso implica reacomodarse a estas nuevas cosas, los medios y las redes están todo el tiempo exponiendo a los varones que ejercen violencia política».

«los varones de todas las instituciones, incluyendo a la familia como institución, han tenido durante toda la historia privilegios que no les permitieron tener perspectiva de género».

En referencia a esa incomodidad rescata que «puede ser positivo, aceptando que las mujeres son esenciales en la vida política», pero lo analiza desde otro lado: «puede ser que se hagan lindos discursos pero en la realidad siguen gozando de sus privilegios». Analiza que «la mayoría de las referentes de la municipalidad que garantizan tareas son mujeres, sin embargo la mayoría de los jefes son varones, y son los más visibles». Expresó que «las mujeres están en tareas administrativas, operativas y territoriales, y eso tiene que ver con la historia del sistema patriarcal, palabra que asusta». A su vez, las mujeres que tienen que trabajar y están en lugares de decisión, buscan a otras mujeres para las tareas de cuidados: «cuando tengo que ir a trabajar busco niñeras y no niñeros».

Por todo ello nuestra entrevistada propone la organización: «toda lucha se ha conquistado con las mujeres en las calles, a ningún varón se le ocurrió hacer leyes por las mujeres, de la nada, las normas surgen desde las organización del las mujeres, después viene la norma».

 

«la mayoría de las referentes de la municipalidad que garantizan tareas son mujeres, sin embargo la mayoría de los jefes son varones, y son los más visibles»

Con respecto a la estructura municipal para abocarse a la temática, y que de alguna manera muestra la voluntad política para abordarla, nuestra entrevistada opina que «es muy complejo acompañar a mujeres víctimas y sobrevivientes de violencia, esta tarea implica tiempo y dedicación sistemática para poder acompañar y empoderar, estas dos últimas son tareas que se realizan desde la interdisciplinariedad, y a veces no nos permite desarrollar otras acciones». Nuestra entrevistada concluyó con una propuesta: «es importante que cada área esté fortalecida desde las incumbencias específicas, pero todas pensando y gestionado desde la integralidad, por eso es necesario que Género y Diversidad sea un Oficina específica para la temática, para hacer una acompañamiento, para un empoderamiento real, como lo tienen otras municipalidades».

«Las mujeres no tenemos que aceptar cargos, en los que no vamos a figurar»

Vanesa Caballero es Concejala por el radicalismo desde el 2017 y actualmente es la Secretaria de la Mujer del Comité lavallino de la UCR. Se autodenomina «lopecista» en referencia al sector que tiene como principal referente al actual diputado Jorge López.

Consultada sobre el rol de las mujeres en la política lavallina, Caballero distinguió desde, el punto de vista institucional, al legislativo del ejecutivo. Sobre su ámbito de desempeño manifestó que «dentro del Concejo con la mujeres se trabaja mucho, se dialoga, se investiga, se consultan pareceres» más allá de los colores políticos. Y rescató los últimos tiempos: «siempre en el Concejo ha sido así, pero desde que está Carina Segovia como Presidente, el diálogo es totalmente diferente, pudimos entendernos, por primera vez tuvimos participación en cosas que antes pasaban sólo por el ejecutivo, cambió todo, la estructura de trabajo, el sentido institucional» y dijo que a pesar de «que tenemos diferencias, de las misma diferencias sacamos cosas en común» hablando particularmente de las otras mujeres del cuerpo.

Sobre el resto de las concejalas nos contó que: «me acompañaron en varios proyectos (específicos del tema género), como el de Ley Micaela o la del Banco Rojo» rescatando que «entre mujeres siempre hay un acompañamiento» pero, más allá de la profunda valoración de trabajo con otras ediles, reconoció que «el tema es que todas tenemos un freno, nos dicen: ‘hasta ahí'» en referencia a presiones externas de diferente índole.

Sobre el ejecutivo Vanesa Caballero fue tajante: «en la estructura de gobierno no hay mujeres que se puedan sentar a dialogar, hay una sola Directora, y hay un montón de mujeres valiosas que, quizás en algún momento ocuparon una banca, y después quedaron, pero fuera del gabinete». Hizo especial referencia en una de las mujeres de mayor peso: «Ana Menconi tiene mucho liderazgo, pero no ha habido apertura a nadie más». Enfatizó que «los jefes son todos varones y con ellas charlo mucho (mujeres que se desempeñan en cargos de segunda o tercera línea), pero me cuentan que les cuesta, agradecen el lugar que tienen, pero sé que les cuesta tomar decisiones».

Junto a nuestra entrevistada analizamos el lugar de las mujeres hacia adentro de su fuerza política, la UCR: «yo pertenezco a un grupo (el lopecismo) en el que me siento muy cómoda, me siento muy respetada y valorada a través de la escucha, que ya es un montón».

Partiendo del diagnóstico sobre el cual los cargos más importantes los ostentan los varones, y que las mujeres ocupan las segundas y terceras líneas, de menor visibilidad pero de gran importancia para sostener los procesos y políticas del Estado, la concejala radical opina que «las mujeres no tenemos que aceptar estos cargos, en los que vas a hacer todo para, y después no vas a figurar, nos tenemos que empoderar desde otra mirada, no puedo aceptar cargos que no nos van a dejar crecer y experimentar otras cosas, no nos pueden decir que ya va a llegar nuestro momento, hoy el momento llega tanto para un hombre como para las mujeres, está en nosotras tomar la decisión si estamos dispuestas a ocupar esos lugares».

«las mujeres no tenemos que aceptar estos cargos, en los que vas a hacer todo para, y después no vas a figurar, nos tenemos que empoderar desde otra mirada, no puedo aceptar cargos que no nos van a dejar crecer y experimentar otras cosas, no nos pueden decir que ya va a llegar nuestro momento…»

Sobre las normas que establecen paridad nuestra entrevistada opinó: «en los lugares donde las mujeres no tienen tanta llegada ayuda la paridad, porque quieran o no, tienen que pensar en nosotras, no tienen alternativa, ya no es ‘las ponemos a ellas por el cupo femenino’, tienen que sentarse a debatir con nosotras, hasta que se llegue a la igualdad es necesario que las mujeres que ocupan los cargos, tengan perspectiva de género, es la forma de darle a otras mujeres la oportunidad».

Se nos hizo inevitable preguntarle a Caballero sobre lo sucedido con un referente de su espacio hace algunos días, nos referimos a Alfredo Cornejo sobre los dichos hacia la intendenta de Santa Rosa, Flor Destéfanis. Vanesa Caballero expresó: «vale la aclaración que dio Alfredo, no hace referencia a que a ella la manejan, si no él es el que maneja, aclara que no está de acuerdo con la administración pública» de todas formas reconoció que «el enojo de la Intendenta es entendible», pero justificó a Cornejo afirmando que «rescató siempre el trabajo de todas las mujeres y siempre acompaño el proceso de todas a las que en algún momento trabajamos con él».

Vanesa Caballero eligió terminar su conversación con nosotros y nosotras con una frase acuñada en el seno del radicalismo: «si una mujer entra a la política, cambia la mujer, si muchas mujeres entran a la política, cambia la política»

«Vale la aclaración que dio Alfredo, no hace referencia a que a ella la manejan, si no él es el que maneja, aclara que no está de acuerdo con la administración pública» de todas formas reconoció que «el enojo de la Intendenta es entendible»,

Muchas son las mujeres que en Lavalle ocupan importantes lugares de la política, en el marco de estos artículos iremos conversando con cada una de ellas para conocer sus opiniones y poner en situación a los varones que, en su momento, también deberán dar sus opiniones.

 


  • Comentarios

    Relacionadas