Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

De colección

La región hace escuela

7 abril, 2021

Mal de Chagas, una enfermedad olvidada

  •   Por Juan Burba
           

El Chagas es una enfermedad causada por un parásito llamado Trypanosoma cruzi y aunque, generalmente, no presenta síntomas, en 3 de cada 10 personas puede provocar complicaciones en el corazón y en el sistema digestivo.
Se transmite a través de las vinchucas y otras chinches infectadas con el parásito. La enfermedad se transmite cuando la persona se rasca sobre la picadura e introduce la materia fecal del insecto introduciéndola en la herida (producida por la picadura), así también pueden introducirse a través de las mucosas de los ojos o la boca. Esa forma de transmisión se conoce como vectorial o por vectores (así se les dice a las Vinchucas que lo transmiten).

También existe la forma de transmisión congénita, que hoy es la más importante en nuestro país, y se trata de la transmisión de las embarazadas a los fetos. Por este motivo, la Ley Nacional 26.281 establece la obligatoriedad de realizar los análisis de Chagas dentro de los controles del embarazo en todo el país y a toda persona gestante. También se puede transmitir por transfusión de sangre o trasplante de algunos órganos de donantes infectados, al consumir bebidas o alimentos contaminados con materia fecal de vinchucas infectadas o por el uso compartido de jeringas en usuarios de drogas intravenosas.

Una aclaración importante que quizás no todos y todas sabemos: el Chagas no se transmite a través de la leche materna, ni por convivir, besar, abrazar o tener relaciones sexuales con personas con Chagas. También es importante saber que bebés, niñas, niños y adolescentes con Chagas, pueden curarse si reciben el tratamiento médico adecuado.
El Despertador entrevistó a Jesús Ceballos, quien es el referente del tema Chagas en el Área de Salud departamental, dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia. Ceballos nos explicó cómo trabaja el área en esta temática: «cuando se produce la captura de una vinchuca, inmediatamente se la manda al Hospital Lencinas para ser analizada y se elabora una planilla para verificar donde estaba, las características del grupo familiar y el domicilio». En ese momento, se procede a la desinfección del lugar y comienza una etapa llamada «de vigilancia», hasta que se obtiene el resultado del análisis de la vinchuca, «si es negativa se desinfecta y queda en vigilancia por otra posible captura si es positiva se activa un protocolo» nos explicó el referente.

Ese resorte consiste en hacer análisis de sangre a cada uno de los integrantes de la familia, si alguno o alguna sale positivo se pasa a la siguiente etapa, que es la de tratamiento. «Actualmente existen medicamentos muy efectivos» informó Ceballos, que en algunos casos pueden llegar a curar a los pacientes, sobre todo a los mas pequeños.

Sobre la transmisión vectorial, Jesús Ceballos comunicó que «la vinchuca busca lugares cálidos y secos, le encanta el desorden, las paredes agrietadas, los techos no alisados, la paja, y esas condiciones se dan en el secano, pero también en otras partes rurales y urbanas del departamento», explicó que «los corrales de cabras o los gallineros colaboran para que esté presente».

Informó también que la vinchuca más peligrosa es la especie Triatoma infestans: «hay muchos tipos, la vinchuca es la que se queda en la casa, las otras chinches son silvestres, entran a la casa como un mosquito e intentan picar, pero no se quedan adentro».

Pero en este momento, en Argentina y en Mendoza, la forma de transmisión más usual es la congénita, también llamada transmisión vertical, de la embarazada al feto. De todas formas la transmisión es muy baja, según nos informó Ceballos: «sólo el 3,5% de las mamás con chagas lo transmiten al bebé, y es un parásito que no provoca mayores problemas en el feto».

Sobre la situación en los más chicos y las más chicas Horacio Falconi, responsable de el Departamento de Enfermedades Zoonóticas y Vectoriales de la provincia nos informó que en el 2017 en Lavalle se realizó un estudio sobre 657 niños y niñas, y tan sólo el 0,13% del total arrojó tener Chagas, y por motivos congénitos. De todas formas, el análisis a embarazadas es obligatorio por ley. En ese sentido el referente lavallino nos informó que «desde el 2006 que no tenemos casos por vector en el departamento». El dato que complementa es que desde el 2013, las vinchucas capturadas, que según el año son entre 300 y 1000 para Lavalle, no están infectadas. «Si en una casa están todos sanos, y los pica una vinchuca que no tiene el parásito no hay contagio, si algún miembro de la familia tiene la enfermedad, puede haber contagio, cuando hay alguien con la enfermedad la casa debe estar en óptimas condiciones porque la persona es el reservorio de la enfermedad» aseveró Ceballos.

Quienes tienen la enfermedad de manera crónica suelen ser las personas mayores, ya que cuando eran pequeños no existían los niveles de control de la actualidad. En referencia a ese grupo nos informaron que «están contenidos, porque tienen sus controles, se hacen los electros».

Sobre los operativos de desinfección que cada tanto se ven en nuestro departamento, el especialista nos explicó que depende de las capturas y las condiciones de cada lugar en particular, y ejemplificó: «hace unos días llegaron un par de vinchucas de El Cavadito, y estamos esperando que pasen las lluvias para la desinfección, la provincia va organizando operativos según las capturas, y cuando desinfectamos desde el Área, coordinamos con Zoonosis de la Provincia». Horacio Falconi de la provincia informó que en Lavalle hay 1200 hogares en vigilancia permanente, que está a cargo de los y las agentes sanitarios, y que Lavalle está por debajo del 1% de las transmisiones intradomiciliarias, que es un indicador recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Consultamos también a fuentes extraoficiales que trabajan en el tema, incluso a nivel nacional, y nos aseguraron que «la situación en la provincia está bastante bien», afirmación que coincide con lo planteado por Ceballos y Falconi.

 


  • Comentarios

    Relacionadas