Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

18 abril, 2021

En Mendoza hubieron 497 casos de covid. La situación en Lavalle

  •   Por Juan Burba
           

Los casos de coronavirus en Lavalle van en aumento, podríamos decir que al mismo ritmo que la provincia. Así lo confirma Jésica Mazzeo, coordinadora de Área de Salud departamental, dependiente del Ministerio de Salud de la provincia, en diálogo con la 89.1: «el trabajo (del Área) obviamente ha ido en aumento, Lavalle tiene el mismo comportamiento de Mendoza en general, la curva va aumentando» y relativizó la gravedad del momento en función de la experiencia acumulada el año pasado: «es una segunda ola más que esperada, no nos agarra de sorpresa, tenemos la experiencia de lo que estaba pasando en Europa, ya se sabía que esto iba a pasar».

La funcionaria, como lo hizo también en otras entrevistas y redes sociales, rescató el trabajo del personal que conduce, y particularmente de la Brigada Covid: «desde el principio tuvimos una Brigada que nunca dejó de trabajar, actualmente estamos reforzándola con más personal, haciendo rotaciones, porque hay personal que está cansado, no relajado, como algunos han dicho», esto último en clara referencia a las palabras del Presidente Alberto Fernández en su última intervención por cadena nacional donde utilizó este término para referirse al sistema de salud.

Sobre la continuidad de los hisopados ante la aparición de síntomas Mazzeo informó en la entrevista radial que «muchas personas mandan mensajes a la página de Facebook (del Área) con lo que les pasa, si tienen síntomas o contacto estrecho, e inmediatamente se da aviso a la brigada». Aclaró también que no hay un telefoneo especifico de la Brigada, ya que «usamos nuestros teléfonos particulares que saben estar por toda la comunidad». Y ofreció los teléfono del Área que tienen atención hasta las 19 horas: 4941200 y 4941802.

Sobre las medidas adoptadas por el Gobernador Rodolfo Suárez, y en el contrapunto dado con las medidas adoptadas y sugeridas por el Gobierno Nacional, la funcionaria provincial manifestó que «cada provincia tiene una realidad totalmente distinta, y hay que trabajar de acuerdo a la realidad social, sanitaria y económica de cada provincia», y haciendo hincapié sobre esto último expresó que «hay que tener en cuenta el sistema económico, y comparto (con Suárez) que no estamos atravesando por un buen momento, y cerrar por completo significa una complicación, hay muchos negocios que viven el día a día, cualquier persona que tiene un suelo fijo tiene una situación, pero aquellas personas que dependen de abrir su negocio para comer cada día, se le hace muy pesado».

Defendió las medidas provinciales argumentando que «son medidas tomadas bajo un cuerpo de asesores que lo van guiando» en referencia al Gobernador. Desde su lugar, Mazzeo expresó que «no me parece mal la restricción horaria en la noche y también la restricción de la cantidad de personas». Sobre su experiencia en Lavalle, la encargada de la salud de nuestro departamento ejemplificó sobre el argumento de mantener abierta la economía: «el año pasado nos pasó que aislábamos personas por contacto estrecho y nos llamaban y nos decían: ‘necesito salir, no tengo con qué comer’ o ‘necesito hacer tal viaje porque si no mi familia no come’, nos partía el corazón».

Párrafo aparte para la cuestión escuelas

El SUTE y una gran cantidad de docentes a través de sus redes sociales y grupos de Whatsapp están expresando su opinión acerca de dejar las clases presenciales por un tiempo. Y en ese sentido, tanto el ministro nacional Nicolás Trotta, como su par mendocino José Thomas están siendo blanco de agudas críticas más allá de su color político partidario, por sostener la presencialidad.

A ese respecto, hoy más que nunca se está viendo qué hacer con las escuelas. Si bien no hemos podido asistir a datos departamentales, sabemos que más de 14 escuelas han reportado casos en Lavalle, lo que ha obligado a las autoridades escolares y supervisiones a tomar distintas medidas en resguardo de alumnas y alumnos de las instituciones. De esta forma, la «plantilla» del personal de la escuela (docentes, secretarias, preceptores, celadores) se ve, algunos días, diezmada porque están aislados por ser positivo o por contactos estrechos, de esta forma va quedando una presencialidad fuertemente afectada. Algunas veces incluso por «burbujas» completas o hasta el cierre de alguna escuela por 2 ó 3 días.
El que sí dio números fue el gobierno provincial la semana pasada. En la conferencia de prensa, la ministra de Salud, Ana María Nadal sostuvo que se habían registrado 260 contagios de alumnos y 750 entre docentes y auxiliares.

Números de la semana pasada

¿Cómo interpretarlos?. Depende, si los tomamos en relación a la cantidad de docentes y estudiantes que hay en la provincia, el número es ínfimo, 0,1%. Pero si lo tomamos en relación a la cantidad de casos registrados en Mendoza en el mes de marzo, el número es muy alto. En marzo se registraron 5292 casos. Así los 1100 casos se convierten en el 20% de los casos totales.

El huevo y la gallina

La única certeza es que si se baja la circulación, bajan los casos. Ese es uno de los aprendizajes del año anterior en el sentido sanitario. Pero también está claro que hay otros imponderables en relación a las escuelas. Hay una necesidad de que las escuelas estén abiertas, porque de esa manera también baja la desigualdad. Pero aumentan los casos. ¿Aumentan los casos? ¿Dónde se contagian niños y docentes? Pareciera ser que en la escuela muy poco. ¿Entonces? Hay protocolos, «burbujas», gel, barbijos, etc. ¿Entonces? La respuesta parece sencilla. ¿Y el transporte público? Para eso no hay respuestas, que se la arreglen como puedan. Ese es un gran dilema en ciernes y lo único lógico a esta altura es que alumnos y alumnas asistan semana de por medio o algún protocolo sumamente flexible, que permita asistir y que permita no hacerlo.

El Hospital realizará algunos cambios

La ocupación de camas no es preocupante en el Hospital Sícoli, ya que, según informó su directora, Roxana Giménez, a El Despertador «localmente estamos bastante bien, tenemos camas desocupadas, hasta ahora vamos en el día a día, tenemos algunos pacientes internados por Covid no graves, sólo por requerimiento de oxígeno».

De todas formas se ajustarán algunas cuestiones para evitar el colapso y, sobre todo, disminuir el riesgo de contagios. Según comunicó Giménez, este lunes se realizará una reunión con todos los jefes de servicio para acomodar la asistencia y los consultorios, y «para evitar el exceso de gente en el Hospital y ponerlos en riesgo, sin suspender servicios, sólo para reducir el número». Y explicó que «no queremos generar un problema dentro del Hospital, sin dejar de hacer la atención básica: controles de niños sanos, los controles del embarazo, enfermos crónicos y recetas por ejemplo». La doctora Giménez se comprometió a informar a El Despertador sobre cómo será el funcionamiento a partir del lunes, y adelantó que se incluirá en la reestructuración al espacio del Vacunatorio, para evitar que esté dentro de áreas de riesgo.

 


  • Comentarios

    Relacionadas