Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

13 mayo, 2021

Las quemas de un basural que ponen en riesgo la salud de las personas

  •   Por El Despertador
           

Así lo afirman vecinos de Puente de Hierro, y aseguran que el humo se dirige, casi siempre, hacia La Pega. En esta nota, que tiene continuidad con la anterior, vamos a intentar buscar las respuestas oficiales a la problemática planteada por vecinos de Lavalle y Guaymallén.

Hace 2 semanas publicábamos la denuncia de Héctor Ríos, vecino de La Pega, que luego de perder, por un cáncer de hígado, a su compañera de vida, comenzó a sospechar que la cercanía del Basural «Puente de Hierro» en el vecino departamento de Guaymallén, y particularmente la posibilidad de la quema de residuos tóxicos, haya tenido algo que ver con el fatal desenlace de su esposa. «Ahí es donde empecé a detectar ese humo que venía del basural y me di cuenta que todo el tiempo me pica la garganta y la nariz» nos decía Héctor en esa oportunidad.

Desde ese momento, y con el correr de los días, este vecino adoptado por La Pega hace 5 años, comenzó a realizar una serie de denuncias en instituciones públicas que, según entiende, deben tomar cartas en el asunto. Así es que visitó la Dirección de Ambiente de la Municipalidad de Lavalle y el Área de Salud departamental, dependiente del Ministerio de Salud de la provincia. Realizó además una denuncia formal ante la provincia en la Dirección de Protección Ambiental (DPA).

Ríos informó a El Despertador que, hasta el momento, no había tenido respuestas de ninguna de las instituciones a las que realizó presentaciones. Así es que decidimos consultar a las autoridades involucradas.

¿Qué pasa en Guaymallén y cómo afecta a Lavalle?

Consultamos a Elena Silvestrini, Subdirectora de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Guaymallén, comuna al cual pertenece el basural. Silvestrini reconoció que «es el principal pasivo ambiental que tiene el municipio» y que quieren hacer una «erradicación progresiva» considerando «la gran problemática social», en referencia a que hay alrededor de 150 familias que viven del basural, recuperando y reciclando. La funcionaria guaymallina explicó que esa comuna tiene un programa de reciclado inclusivo y un Centro Verde donde trabajan 43 recuperadores urbanos. Aseguró que no trabajan niños en el basural y que llevan un «control muy estricto» sobre ese tema.

Con respecto al manejo del basural informó que «los residuos se descargan en playas, donde la gente puede clasear, y en el mismo día se empujan a cavas y se tapan» aseguró que es un procedimiento que se hace diariamente y no semanalmente como figura en el informe provincial sobre la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), según publicábamos en nuestra nota anterior. Para esa tarea hay 2 máquinas trabajando permanentemente según Silvestrini.

Sobre el tema que desata la polémica, el de las quemas, la funcionaria aseguró que «dentro del basural no hay quemas y cuando se produce es rápidamente controlada porque tenemos operarios ahí de manera permanente», y reconoció que «es probable que haya quemas fuera del basural, en esos casos se hace un monitoreo donde los delegados reciben las denuncias, ahí hacemos el aviso, y como es una contravención, actúa la Policía Ambiental». La Policía Ambiental es una entidad municipal que, cuando es necesario, actúa con la Policía de la Provincia.

En el artículo 135 del código contravencional pena con multas económicas y arresto a quienes «sin causar incendio encendieran fuego en zona urbana o rural, en los caminos y en zonas de esparcimiento -públicas o privadas-, en calles, acequias, puentes, banquinas o basurales, sea quemando hojas, ramas, madera, basura, y/o cualquier otro material susceptible de ser incinerado, sin observar las precauciones necesarias para evitar su propagación».

En ese sentido la Subdirectora nos informó que en abril se controlaron de oficio 34 puntos con antecedentes de quemas en la zona del basural y alrededores y se mitigaron 6 quemas. Manifestó que no hubo denuncias telefónicas pero sí por contacto de la Delegación Municipal.

Informó también que a raíz de la denuncia de Héctor Ríos no hubo contacto con la Municipalidad de Lavalle y que la Provincia no se ha comunicado para notificar que hubiera ningún acta por la denuncia. Y que nunca han recibido denuncias de parte de vecinos o vecinas de Lavalle. Afirmó que la DPA, que es donde Ríos radicó su denuncia, hace inspecciones de manera sistemática en el basural.

Un vecino de Puente de Hierro, que prefirió mantener en reserva su identidad para evitar represalias, se contactó con El Despertador a raíz de la nota publicada hace 2 semanas. Aseguró que la práctica de las quemas es algo habitual, incluso dentro del basural, sobre todo los fines de semana. Que si bien se han hecho multas, las mismas no se pagan, y que luego de las quemas se utilizan máquinas para taparlas: «a la mañana temprano va la máquina y lo pechan, y a veces queda humeando».

Consultado sobre el motivo por el cual podría quemarse expresó que «el basural ya se llenó, no le entra más nada, mirá la altura que tiene, comparado con las fincas que están cerca, al quemar reducen la basura, por eso siguen quemando». Aseguró que las quemas fuera del basural las hacen, entre otros, «el viejo molino de agua abandonado, la chacarita de la calle Miralle, y donde estaba el otro basural que la municipalidad dejó como escombrera, también queman», en referencia a otro terreno, en frente del actual basural, que la Municipalidad de Guaymallén alquila para el mencionado fin. De todas formas, el vecino aclaró que la mayoría de las quemas se realizan dentro del basural «casi todas las noches, tipo ocho, y a la mañana temprano se puede ver el humo, que casi siempre va para el lado de La Pega».

Le preguntamos a nuestro informante, que vive a unos 600 metros del basural, si ha notado alguna repercusión en la salud de su familia: «cuando está el humo, se tose y se tose, con la garganta seca y se te junta, sobre todo en la mañana, una mucosidad insoportable».

La denuncia de La Pega

Cómo mencionamos, el peguino Héctor Ríos afirmó que no ha recibido ninguna respuesta oficial de parte de las autoridades. Así que también anduvimos preguntando por Lavalle.

Consultamos a Jésica Mazzeo, Coordinadora del Área Sanitaria de Lavalle, donde Ríos presentó una nota para que le realicen un chequeo en profundidad que pudiera detectar algunas sustancias tóxicas en su organismo. La funcionaria explicó que la denuncia había sido derivada a Ambiente de la provincia, para su tratamiento, y con respecto a los análisis afirmó que el denunciante «puede acercarse a cualquier centro de salud o al Hospital para ser asistido y realizarse los análisis que se consideren pertinentes».

Ríos continuó con malestares, ahora también gástricos y decidió hacerse ver esta semana: «fui al Hospital Sícoli y logré que me dieran una orden para una ecografía abdominal, de acá a 20 días, también me revisaron la garganta y me descubrieron irritación y en teoría soy alérgico, pero hace 4 años yo no tenía ningún tipo de alergia».

Con respecto a la Municipalidad de Lavalle pudimos hablar con Oscar Chacón, de la Dirección de Ambiente que nos informó que se comunicaron con la Dirección de Protección Ambiental (DPA) de la provincia «particularmente con la persona que recibió la denuncia (de Héctor Ríos), y quedó de venir para ir juntos a inspeccionar el lugar, el miércoles de la semana pasada, y no ha venido ni ha llamado, entonces lo que hicimos, desde el municipio, es una nota exigiendo el tratamiento adecuado de los residuos en este macrobasural, y adjuntando la denuncia de Ríos, con copia a la DPA y al Municipio de Guaymallén».

Belén Levatino es especialista en gestión de los residuos en la UNCuyo, y fue consultada, por el programa «La Huella de Carbono» que se emite los martes por la 89.1, acerca de esta problemática. La académica indicó que el tema de los basurales es algo muy complejo e hizo énfasis en la necesidad de políticas públicas para el tratamiento y en la urgencia de comenzar a producir menos cantidad de basura. Sobre el impacto para la salud de las personas en las cercanías de los basurales explicó que: «la gente que vive cerca de los basurales, por lo general, tiene enfermedades respiratorias y enfermedades gastrointestinales, en este caso por vectores, como las aves, ratas y perros, que comen de esos residuos y llevan enfermedades a las inmediaciones».

Sobre la falta de respuestas oficiales a su denuncia, Héctor Ríos, descreído a tal punto, afirmó que «en los carteles donde se venden terrenos acá, yo, con mi nombre, voy a poner: el aire de este lugar está contaminado, señor comprador, téngalo en cuenta» y cerró «te aseguro que la Concejal de este distrito está dejando mucho que desear».

Nadie nos escucha

Podría ser la síntesis con la que una trabajadora del basural sintetiza la precariedad en la que trabajan para el reciclado.

Apenas comenzada la pandemia el año pasado, trabajadoras del lugar dialogaron con el programa de radio La Diaria, que se emite por FM La Mosquitera, que conduce la colega Laura Fiocheta. Allí hicieron una descripción detallada de la falta de acompañamiento por parte del Estado, y la falta de acompañamiento en la pandemia.

Es destacar que alrededor de 200 familias viven del trabajo que realizan cotidianamente en el lugar, y que en época de pandemia, fueron muy poco o nada escuchados por las autoridades en general.

 


  • Comentarios

    Relacionadas